publicidad

Prohíben pesca en el Golfo de México por el derrame de crudo

Prohíben pesca en el Golfo de México por el derrame de crudo

Autoridades federales cancelaron la pesca entre el Río Mississippi y Florida debido al derrame de crudo en el Golfo.

Un plan

VENICE, Lousiana - Las autoridades federales cancelaron la pesca entre el Río Mississippi y Florida debido a una cuantiosa fuga de crudo en Golfo de México y el consiguiente desastre ambiental que podría ser controlado en al menos una semana más.

Mientras tanto, decenas de especies animales están amenazadas por la marea negra del crudo que  llegó a las costas de Louisiana, entre las cuales se hallan delfines y cachalotes, lo que suscita la preocupación de los ambientalistas.

La esperanza por el control del derrame podría ser demasiado optimista porque depende de una estrategia de tecnología menor que nunca ha sido intentada en aguas profundas.

El plan es sumergir en el mar unas cajas de concreto y metal que pesan 74 toneladas (67 toneladas métricas) para atrapar el petróleo y bombearlo hacia una barcaza en la superficie.

Si eso ha de funcionar para una fuga a 1.5 kilómetros (5,000 pies) de profundidad está por verse, pues el sistema ha dado resultado sólo en aguas poco profundas.

Si no funciona, y las maniobras para poner en marcha un mecanismo concebido para "evitar un reventón" sigue sin dar resultado, el petróleo seguirá brotando posiblemente durante meses hasta que un segundo pozo se perforado para cerrar el primero.

El nuevo plan, del consorcio petrolero BP PLC, comenzará a operar dentro de seis y ocho días debido a que los soldadores tienen que unir las cajas.

publicidad

El presidente Barack Obama ha suspendido todo proyecto de perforación petrolera en el mar al menos que las plataformas tengan nuevas medidas para prevenir desastres.

Obama recorrió el domingo la zona y negó las críticas que su gobierno fue demasiado lento para responder e hizo muy poco para evitar la catástrofe, que comenzó el 20 de abril con una explosión en una plataforma petrolera.

El presidente Obama dijo que el derrame era un "desastre ambiental enorme y potencialmente sin precedentes", e insistió en rechazar que el gobierno sea responsable.

BP es reponsable

"BP es responsable de la fuga. BP pagará la cuenta", dijo con el rostro empapado por la lluvia en Venice, una comunidad costera del Golfo de México que sirve como un centro de preparación de respuesta.

El presidente de BP, Lamar McKay, en declaraciones a la cadena ABC, justificó los antecedentes de seguridad de su compañía y dijo que el derrame se debió a "una falla de equipo".

Las imágenes de satélite indican que el tamaño de la mancha de petróleo se triplicó en sólo dos días, lo cual sugería que la fuga era más cuantiosa que antes.

Varios animales silvestres, como tortugas, han sido encontrados muertos en la playa pero era demasiado pronto para determinar si la causa era la explosión de la plataforma.

Incluso si el pozo es cerrado en una semana, los pescadores y las autoridades de la vida salvaje se preguntan cuándo comenzará la recuperación el golfo.

publicidad

Algunos comparan la situación con el huracán del que Louisiana todavía está recuperándose después de casi cinco años.

Más de 17,600 kilómetros cuadrados (6,800 millas cuadradas) de áreas federales de pesca, entre la desembocadura del Misisipí y la bahía de Pensacola en Florida fueron cerradas el domingo por al menos 10 días por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

Mortandad

La marea negra provocada por la explosión y el hundimiento de una plataforma petrolera en el Golfo de México, que arroja a las aguas cerca de 800,000 litros diarios de petróleo -o más, según algunas estimaciones- anuncia una gran catástrofe ecológica, según especialistas.

"Esa mancha de petróleo que llega podría diezmar a los delfines "narigones", de los que apenas quedan algunas decenas", destaca Michael Jasny, experto de la ONG Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, interrogado por la AFP.

En lo que respecta a los cachalotes, ya sintieron el impacto de la mancha de petróleo, según Jasny. Las hembras, en efecto, utilizan las aguas del Golfo de México situadas al sur y al este del delta del Mississippi para criar a su progenie. Y esa zona ya está "bajo los embates directos" de la marea negra.

Los peces también podrían desaparecer de la región, destaca Doug Rader, especialista en océanos del Environmental Defense Found.

publicidad

"Cerca de la superficie, el mar es como una autopista para las larvas, que siguen la corriente hacia las zonas de desove situadas más lejos", dice.

"Es en esa zona de superficie donde el petróleo es más tóxico y las animales son más sensibles, y ello podría poner fin a toda una generación de meros y otras especies ictícolas", agrega.

La pesca deportiva del pargo rojo es una importante fuente de ingresos en la región, los mismo que la cría de camarones, lo que hace temer asimismo consecuencias catastróficas.

Por lo demás, "las zonas húmedas del delta del Mississippi son las más importantes del continente y es allí donde todas las aves migratorias nidifican actualmente", insiste Dean Wilson, defensor de la cuenca del Atchafalaya, una zona de humedales al oeste del delta.

El emblema de Luisiana, el pelícano pardo, acababa de ser retirado de la lista de especies en peligro de extinción en noviembre último. Forma parte de las numerosas aves que atraviesan la cuenca en búsqueda de climas más cálidos y bajan al humedal para alimentarse de peces que viven allí.

A pesar de que los pelícanos no están directamente afectados por la marea negra, las plantas y los peces de los que se alimentan se verán inevitablemente afectados.

"Esta región tiene una de las grandes concentraciones de ecosistemas marinos sensibles del mundo, y es muy dependiente de las empresas y economía humanas", destaca Rader, para quien "esto hace emerger el fantasma de una de las mayores catástrofes ambientales en Estados Unidos".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad