publicidad
Coleman es la decimoquinta mujer ejecutada desde que se reinstauró la pena de muerte en EEUU en 1976, y la sexta en Texas.

Posponen ejecución de Kimberly McCarthy

Posponen ejecución de Kimberly McCarthy

Kimberly McCarthy se convertiría este martes en la primera mujer ejecutada en Estados Unidos desde 2010, sin embargo su castigo fue reprogramado.

Coleman es la decimoquinta mujer ejecutada desde que se reinstauró la pe...
Coleman es la decimoquinta mujer ejecutada desde que se reinstauró la pena de muerte en EEUU en 1976, y la sexta en Texas.

Su víctima: una maestra jubilada

WASHINGTON - Kimberly McCarthy se convertiría este martes en la primera mujer ejecutada en Estados Unidos desde 2010, sin embargo su castigo fue reprogramado para el 3 de abril. McCarthy había sido condenada a muerte en Texas (sur) por el asesinato de una anciana durante un robo, informaron los servicios penitenciarios.

¿Debe aplicarse la pena de muerte? Opina en los Foros.

Larry Mitchell, juez estatal de distrito en Dallas, reprogramó el castigo para Kimberly McCarthy hasta abril, dando tiempo así para que los abogados de la ex terapeuta de ancianos apelen que el jurado que dictó su sentencia fue predominantemente blanco y tomó la decisión basándose en su raza.

McCarthy, de 51 años, es negra. Su víctima, la maestra jubilada de 71 años Dorothy Booth, era blanca.

publicidad

McCarthy estaba en el corredor de la muerte desde hace 14 años y recibiría una inyección letal el día de hoy. Con ello se convertiría la 13a mujer ejecutada desde la reinstauración de la pena de muerte en Estados Unidos en 1976.

Kimberly McCarthy fue condenada a muerte por el asesinato, en 1997, de su vecina Dorothy Booth cerca de Dallas.

La asesinó y luego le robó

McCarthy fue declarada culpable de ingresar por la fuerza a la casa de Booth con el pretexto de pedirle prestado un poco de azúcar, según documentos judiciales a los que accedió la AFP.

A continuación, golpeó a la anciana con un candelabro, la apuñaló cinco veces y le cortó un dedo para robarle un anillo de diamantes.

McCarthy salió luego al volante del automóvil de la víctima en busca de crack, vendió el anillo por $200  y utilizó la tarjeta de crédito de la fallecida al menos cuatro veces después del homicidio.

La Fiscalía la acusó además de la muerte de otras dos personas mayores.

La cuarta ejecución de una mujer en Texas

La primera condena de McCarthy, en 1998, fue revertida en apelación, pero confirmada en un segundo juicio en noviembre de 2002.

“Hoy, un caso como este, con un contexto de adicción a las drogas y otras circunstancias atenuantes, podría terminar sin pena de muerte”, dijo Richard Dieter, director del Centro de Información sobre la Pena Capital (DPIC).

publicidad

“Kimberly McCarthy fue condenada a muerte cuando Texas condenaba a muerte a 40 personas por año. Hoy en día, las penas de muerte han descendido a ocho por año”, agregó.

Esta es la cuarta ejecución de una mujer en Texas desde 1976, de un total de 493, aunque otras nueve esperan en el corredor de la muerte.

Por otra parte, es la primera mujer que será ejecutada en Estados Unidos desde la muerte de Teresa Lewis el 23 de septiembre de 2010 en Virginia (este), según datos del DPIC.

A diferencia de lo que sucede con los hombres, las negras constituyen una minoría entre las mujeres ejecutadas en Estados Unidos: McCarthy será la tercera ejecutada de un total de 13 mujeres, según el DPIC.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad