publicidad
Lo que pasa en el condado Suffolk es tan sólo un reflejo de situaciones similares a través de todo Estados Unidos.

¿Por qué ellos odian a los hispanos?

¿Por qué ellos odian a los hispanos?

En el condado de Suffolk de NY un grupo de jóvenes adolescentes parece haber adoptado un nuevo pasatiempo...

Lo que pasa en el condado Suffolk es tan sólo un reflejo de situaciones...
Lo que pasa en el condado Suffolk es tan sólo un reflejo de situaciones similares a través de todo Estados Unidos.

Desafortunadamente para Marcelo Lucero, él se cruzó en el camino de los muchachos una noche de sábado del mes de noviembre de 2007 cuando iba rumbo a la casa de un amigo en el centro de Patchogue. Lucero no era mexicano, era de Ecuador, pero el ataque contra él fue simplemente por su apariencia étnica.A Lucero le pegaron y lo apuñalaron hasta que murió. Los adolescentes han sido detenidos y procesados. Su juicio comenzará el 18 de febrero.El asesinato de Lucero fue un duro golpe para su familia en Ecuador y Nueva York, y para sus amigos y vecinos quienes lo describen como un hombre tranquilo y amable, que siempre buscaba la manera de ayudar a otros. Pero su muerte ayudó a descubrir un funesto patrón de conducta por parte de los jóvenes. Resulta que Lucero fue solo la última víctima de lo que se había vuelto un pasatiempo rutinario: buscar a hispanos para atacarlos.Comisión investigadoraLas autoridades creen que estos adolescentes habían estado cazando a sus víctimas por más de un año y que otros jóvenes pueden estar implicados. Las víctimas eran seleccionadas al azar, caminando por la calle, montando en bicicleta, lavando ropa en lavanderías automáticas. Uno de los adolescentes implicados dijo a la policía: "No salgo a hacer esto muy a menudo, quizás una vez a la semana".La publicidad que rodea el caso de Lucero motivó a otros a llamar y denunciar ataques similares. Los fiscales lograron identificar al menos otras ocho víctimas latinas que fueron atacadas en un período de 14 meses.El caso llevó a la comisión del condado Suffolk a establecer un grupo de trabajo para investigar crímenes de odio. Y es que el problema no es solo los ataques contra hispanos, sino que estos no estaban siendo reportados por temor, y los que eran reportados fueron ignorados por la policía. El grupo de trabajo de 13 miembros tendrá la labor de analizar por qué estos crímenes de odio estaban pasando desapercibidos y qué está causando las tensiones raciales en el condado.Números peligrososLo que pasa en el condado Suffolk es tan sólo un reflejo de situaciones similares a través del país. Según el FBI, los crímenes de odio contra latinos aumentaron en el 2007. Se reportaron 1,256 ofensas cometidas basadas en el origen étnico o nacionalidad de una persona y de esos casos un 61.6 por ciento fueron contra latinos. En los últimos 4 años ha habido un 40 por ciento de aumento en los crímenes de odio.El Centro de Pobreza Legal del Sur dice que también se ha producido un aumento en los grupos de odio. Subieron de 602 en el año 2000 a 888 en el 2007, un incremento del 48 por ciento. Los grupos de supremacistas blancos que se concentran normalmente en atacar judíos o afro-americanos ahora persiguen también a los latinos. Y se atribuye el crecimiento de estos grupos de odio al tono negativo del debate migratorio.No debería ser tan complicado darse cuenta por qué los crímenes de odio han aumentado tanto en el condado Suffolk o cualquier otro del país. Hay un patrón claro. Cuando tenemos a políticos y comentaristas en los medios que acusan a los inmigrantes de quitarle empleos a los norteamericanos, de ensuciar nuestras calles, de propagar enfermedades, de amenazar nuestra cultura y los catalogan de criminales, no debía sorprendernos que alguien se tome la libertad de intentar eliminarlos si piensan que no abra consecuencias.Como si fueran criminalesCuando las autoridades migratorias se meten a casas y negocios acorralan a los inmigrantes, los detienen y deportan, no debe sorprender que alguien con una mente enferma piense que atacar a hispanos como si fueran una plaga es una forma de limpieza social. Ya ni parece importar si están en el país legalmente o no.Lucir hispano es suficiente para ser discriminado, atacado o como en el caso de Lucero, asesinado.No hay nada que justifique que adolescentes salgan a cazar hispanos con la intención de hacerles daño. Pero ayudaría si aquellos que ostentan el poder y tienen la atención de las masas cambiaran el tono del debate migratorio. No son los inmigrantes los que están amenazando los valores norteamericanos, sino aquellos que no valoran la vida los que son la verdadera amenaza.¿Cree usted que las autoridades han hecho suficiente para detener la escalada de crimenes de odio contra hispanos en Estados Unidos? Comente aquí.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad