publicidad

Plan de salud: Republicanos en contra y demócratas, cautelosos

Plan de salud: Republicanos en contra y demócratas, cautelosos

Mientras los republicanos rechazaron el plan de salud de Obama, los demócratas lo recibieron con cierta cautela.

Los demócratas

WASHINGTON, DC - Los demócratas en el Congreso acogieron cautelosamente el nuevo plan de reforma al sistema de salud del presidente Barack Obama como la última esperanza de llevarlo a buen puerto, mientras los republicanos lo desmenuzaron, reduciendo la perspectiva de acuerdo alguno en la cumbre bipartidista que Obama programó para el jueves a fin de reanudar el debate.Un año después de exhortar al Congreso a que reforme el costoso e ineficiente sistema de salud, Obama finalmente presentó el lunes su propio plan.

Para ello utilizó un proyecto ya aprobado por el Senado como su punto de partida, haciéndole cambios destinados a satisfacer a los demócratas en la Cámara de Representantes.

Aun después de meses en los que el cuidado de la salud pasó de ser la prioridad de Obama a nivel nacional a una complicación política, el presidente optó por un último intento de proyecto de ley a gran escala.

Cuesta un billón de dólares a lo largo de una década, requiere que prácticamente todos estén asegurados o paguen una multa e introduce nuevos requisitos a las empresas aseguradoras, incluso la autoridad del gobierno federal para bloquear grandes aumentos en las primas.

A fin de cuentas, Obama podría tener que conformarse con mucho menos de lo que propuso el lunes, o quizás nada.

Si Obama vuelve a fracasar en su intento de reformar el sistema de salud al igual que Bill Clinton y otros presidentes, es probable que la cuestión no vuelva a plantearse muy pronto.

publicidad

"Esta es la última vez", afirmó el titular de la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, el demócrata Charles Rangel.

El destino del plan dependerá de la habilidad de Obama de "vender" su plan en la cumbre del jueves y la reacción de los legisladores y el público en los días siguientes.

Los republicanos

Por su parte, los opositores republicanos rechazaron el nuevo plan de salud de Obama este lunes, y lo acusaron de arruinar su "cumbre" bipartidaria que se realizará esta semana por no escuchar sus ideas.

"Es una desilusión que los demócratas en Washington o no están escuchando o están ignorando completamente lo que los estadounidenses a lo largo del país han dicho", dijo el líder del Senado republicano, Mitch McConnell.

El nuevo plan de Obama no hace mención de la controversial "opción pública", un seguro de salud alternativo ofrecido por el gobierno.

Sin embargo, los republicanos aún así consideran que el nuevo plan le daría control al gobierno federal sobre el sistema de salud privado.

"El presidente ha lisiado la credibilidad de la cumbre de esta semana al proponer que el gobierno federal controle el sistema de salud en base a una ley partisana que el pueblo estadounidense ya rechazó", dijo John Boehner, el representante "número uno" de los republicanos.

publicidad

Las fieras críticas de los republicanos se dan previo a un encuentro televisado entre Obama y los líderes republicanos el jueves.

La cumbre es vista como la última oportunidad del presidente para ganar el apoyo de los republicanos para una reforma clave en su gobierno.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Like most children in this country, Arlette Espaillat is fighting to improve her reading comprehension skills. This is especially difficult for Arlette: she moved to the US from the Dominican Republic only two years ago, and she cannot yet read at the level that experts recommend for her grade. Here is her story.
publicidad