publicidad

Piden destituir a jefe policiaco tras la muerte de un hispano a manos de la policía

Piden destituir a jefe policiaco tras la muerte de un hispano a manos de la policía

Un nuevo caso de presunta brutalidad policial contra un inmigrante en California generó nuevas protestas.

La comunidad latina de Salinas, California, pidió la destitución del jefe de la policía de este condado luego de que en un nuevo caso de presunta brutalidad policial contra un inmigrante terminara fatalmente.

Carlos Mejía, originario de El Salvador, murió tras un altercado con la policía de Salinas. El incidente fue videograbado y muestra a un inmigrante, de 44 años de edad, con unas tijeras de campo y seguido por dos agentes que lo llaman a bajar el arma blanca, al tiempo que lo apuntan con sus armas.

El trabajador campesino parece discutir con ellos y sigue caminando hacia una esquina, dándoles la espalda a los agentes que de improvisto le disparan en varias ocasiones.

 

Un video sobre la muerte de hispano a manos de la policía en California Univision

Todavía los agentes, sin hacer caso a gritos de testigos, esposan al hombre ya herido, tirado boca abajo sin tener movimiento y quien poco después muere.

De acuerdo a Kelly McMillin, jefe de policía, Mejía intentó lanzarse hacia uno de los policías con las tijeras y en ese momento el policía de atras le dispara varias veces.

McMillin dijo en conferencia de prensa que estaba llevando su propia investigación a la par de la que lleva el FBI, para hacerla llegar al Departamento de Justicia.

La víspera, decenas de personas se manifestaron en las calles contra este nuevo caso de brutalidad policiaca, el segundo en los últimos meses contra inmigrantes.

Mientras el jefe del Departamento de Policía de Salinas (SPD, por sus siglas en inglés), Kelly McMillan, hizo un llamado a la comunidad a mantener la calma luego de registrarse crecientes protestas.

publicidad

McMillan dijo que se realiza una profunda investigación sobre los últimos dos incidentes, en la cual se han involucrado representantes del FBI y de la división de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El incidente del jueves en el vecindario de Alisal, en Salinas, antecede a otro similar registrado en marzo pasado, cuando Ángel Ruíz, de 42 años, murió tras los disparos de policías en un restaurante luego que se negó a arrojar un arma de fuego.

McMillan dijo que este departamento generalmente tiene un promedio de un incidente con arma de fuego con residentes cada año, pero aceptó que en lo que va del año se han dado tres.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad