publicidad

Phoenix se indigna por la muerte de otro afroamericano a manos de un policía

Phoenix se indigna por la muerte de otro afroamericano a manos de un policía

La muerte de Rumain Brisbon por parte de un agente de Arizona, sacaron a las calles a unas 200 personas.

La muerte a tiros de Rumain Brisbon, un sospechoso afroamericano desarmado, a manos de un policía blanco de Arizona desató la indignación en Phoenix. La noticia de este último incidente fatal llega en medio de la agitación nacional sobre el actual policial en las comunidades negras de EEUU tras los fallecimientos de Michael Brown, en Missouri, y Eric Garner, en Nueva York.

La Policía de Phoenix dijo que el agente temió que el sospechoso estuviera armado durante un enfrentamiento ocurrido el martes, pero algunos críticos dicen que el agente fue demasiado lejos.

A pesar de los esfuerzos del departamento por ser “transparente” con la información, los inconformes realizaron una vigilia y marcha el jueves por la noche para protestar contra la muerte a tiros de Brisbon, de 34 años.

Unos 200 manifestantes marcharon a la jefatura de policía de Phoenix y bloquearon algunas calles, de acuerdo con Reuters.

Alrededor de 200 personas, entre ellas activistas de derechos civiles, religiosos y miembros de la comunidad, se reunieron en el Civic Space Park el jueves por la noche y se dirigieron a la sede de la policía, de acuerdo con reportes de la cadena CBS.

Los manifestantes exigieron a la policía revelar el nombre y los antecedentes del agente que disparó mortalmente contra Brisbon; dado que los únicos datos que se saben ahora del oficial son que tiene 30 años y que lleva siete años en servicio en el departamento de Policía.

publicidad

¿Cómo ocurrió la muerte de Brisbon?

Según la versión policial, detallada en un comunicado, Rumain Brisbon estaba vendiendo drogas en un coche cuando el policía le pidió que levantara las manos, orden a la que el sospechoso no accedió.

Brisbon corrió hacia un edificio de apartamentos, donde ambos comenzaron un forcejeo durante el cual el sospechoso metió las manos en los bolsillos del pantalón, lo que, según el relato de la Policía, hizo pensar al agente que tenía un arma. El oficial le disparó dos veces al sospechoso provocándole la muerte.

Los agentes descubrieron después que lo que tenía en los bolsillos era un frasco del fármaco oxycodone, mientras que en el vehículo donde estaba vendiendo droga hallaron marihuana y un rifle semiautomático.

De acuerdo con medios locales Brisbon tenía un largo historial delictivo por asalto y robo.

Sin embargo, la abogada del abatido afroamericano, Marci Kratter, explicó a medios de Arizona que tiene testigos que contradicen la versión policial.

Garner y Brown, los casos que encendieron las protestas

Este suceso llega en un momento en el que la desconfianza entre la Policía y las minorías en Estados Unidos es uno de los temas centrales de debate, tras las protestas y la indignación que dejaron los recientes casos de Michael Brown y Eric Garner.

Garner, de 43 años y asmático, murió el pasado 17 de julio por asfixia después de que un policía vestido de civil, Daniel Pantaleo, le colocara el brazo alrededor del cuello y ejecutara una llave de estrangulamiento, acto que fue grabado por un transeúnte en vídeo.

publicidad

La decisión de un gran jurado de no imputarlo ha provocado protestas inmediatas en Nueva York y en otros puntos de la nación, sólo una semana después de la ola de manifestaciones en todo el país que siguió a una decisión similar de otro gran jurado.

El 24 de noviembre el policía Darren Wilson quedó libre sin cargos tras matar a tiros en agosto al joven negro Michael Brown, que iba desarmado, en circunstancias aún por aclarar.

Tanto el presidente del Gobierno, Barack Obama, como su secretario de Justicia, Eric Holder, han comparecido públicamente en la última semana para dejar claro que la Administración está comprometida en mejorar la confianza entre agentes y minorías en el país.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad