publicidad
El presidente de Estados Unidos finalmente se dijo a favor de la construcción de una mezquita en la "Zona Cero".

Pese a polémica, Obama apoya construcción de mezquita en 'Zona Cero'

Pese a polémica, Obama apoya construcción de mezquita en 'Zona Cero'

El presidente Barack Obama finalmente se pronunció a favor de construir una mezquita en la "Zona Cero".

El presidente de Estados Unidos finalmente se dijo a favor de la constru...
El presidente de Estados Unidos finalmente se dijo a favor de la construcción de una mezquita en la "Zona Cero".

Libertad religiosa

WASHINGTON, D.C. - Después de eludir el tema durante varias semanas, el presidente Barack Obama se pronunció enérgicamente a favor de construir una mezquita cerca del sitio donde se produjeron los ataques del 11 de septiembre de 2001, señalando que un país que tiene como principio fundador la libertad religiosa debe permitirlo.

Compromiso con la libertad

"Como ciudadano, como presidente, considero que los musulmanes tienen el mismo derecho a practicar su religión que cualquier otra persona en este país", dijo Obama ante una multitud que lo escuchaba atentamente en la Casa Blanca el viernes por la noche, reunida para observar el mes santo del Ramadán.

"Eso incluye el derecho a construir un lugar de oración y un centro comunitario en propiedad privada en el bajo Manhattan, conforme a las leyes y mandatos", dijo.

publicidad

"Así es Estados Unidos, nuestro compromiso con la libertad religiosa debe permanecer inquebrantable", apuntó.

Obama hizo las declaraciones durante una cena anual en el comedor de la Casa Blanca, para celebrar el mes santo musulmán del Ramadán.

La Casa Blanca no había asumido una postura sobre el tema de la mezquita, que sería parte de un centro islámico que se construiría con un costo de $100 millones, a dos calles de la "Zona Cero", el lugar donde perecieron casi 3.000 personas cuando un par de aviones tomados por extremistas se estrellaron en las torres del Centro de Comercio Mundial, el 11 de septiembre del 2001.

Creció la polémica

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs, había insistido en que la controversia era un asunto local.

Pero la polémica creció a todo el país. Varios políticos republicanos, incluida la ex gobernadora de Alaska, Sarah Palin, y el ex líder de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, expresaron su oposición. También se pronunció en contra la Liga Antidifamación, un grupo defensor de los derechos civiles de los judíos.

Obama abordó el asunto el viernes, y se mostró enfático.

Aunque insistió en que el lugar donde se encontraban las torres gemelas era un sitio "consagrado", señaló que la forma apropiada de honrarlo consistía en aplicar ahí los valores estadounidenses.

publicidad

"Nuestra capacidad de mostrar no sólo tolerancia, sino respeto hacia quienes son diferentes a nosotros, representa un modo de vida, una doctrina intrínsecamente estadounidense, que contrasta notablemente con el nihilismo de quienes nos atacaron en aquella mañana de septiembre, y quienes siguen participando hoy en conspiraciones contra nosotros", dijo.

Familiares de las víctimas

Por su parte, los familiares de las víctimas de los atentados de 2001 se declaraban "atónitas" ante este gesto.

"El presidente declaró obsoletos nuestros recuerdos del 11 de septiembre y el carácter sagrado de la zona cero", al defender el viernes el controversial proyecto, denunció una de las organizaciones que agrupa a familiares de víctimas de los ataques contra las Torres Gemelas en Nueva York, que dejaron unos 3,000 muertos en 2001.

"Estamos atónitos", indicó la organización "Familias del 9/11 para una América fuerte y segura", que considera que Obama "abandonó Estados Unidos en el lugar en el que el corazón de Estados Unidos se rompió hace nueve años, y donde sus verdaderos valores estaban a la vista de todos".

"Ahora este presidente declara que las víctimas del 9/11 y sus familias deben soportar otra carga. Debemos mantenernos callados en el último lugar en Estados Unidos donde todavía se recuerda (el atentado del) 9/11", añadió.

publicidad

Riesgo político

La intervención de Obama contiene un potencial riesgo político, de cara a las elecciones legislativas de noviembre.

Un sondeo CNN/Opinion Research difundido recientemente, reveló que el 68 por ciento de los estadounidenses se opone a la construcción de esta mezquita y el 29 por ciento se declara a favor.

La oposición republicana no desperdició esta oportunidad: el representante de Nueva York en la Cámara Baja del Congreso, Peter King, acusó al presidente de haber "cedido a favor de lo políticamente correcto".

Para el republicano, la comunidad musulmana "abusa" de sus derechos y "ofende inútilmente" a muchas personas con este proyecto.

El Centro para las relaciones islamico-estadounidense saludó la intervención de Obama, estimando que debería "servir de aliento a quienes combaten la creciente islamofobia" en el país.

Varias asociaciones de musulmanes estadounidenses se declaran preocupadas por el "clima de islamofobia exacerbada" en el país, sobre todo antes del 11 de septiembre, que coincide este año con el fin del Ramadán, que se rige por el calendario lunar.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad