publicidad

Pastor de iglesia bautista Ebenezer, Raphael Wornack, habló de Obama, Martin Luther King

Pastor de iglesia bautista Ebenezer, Raphael Wornack, habló de Obama, Martin Luther King

El pastor Raphael Warnock, sucesor del doctor King, al frente de la iglesia Ebenezer, habla de Obama y los retos por delante.

La lucha continúa...

"El triunfo de Obama es algo grandioso". La frase pertenece al reverendo Raphael Warnock, pastor de la iglesia bautista Ebenezer, en Atlanta, la misma desde donde Martin Luther King Jr. lideró el movimiento de los derechos civiles en Estados Unidos hace más de 40 años.

En el marco del 80º aniversario del nacimiento del laureado activista, que se celebra este lunes 19, Warnock habló con Univision Inteactive Media (UIM) sobre el impacto de la asunción del primer presidente afroamericano en la historia del país y los retos por delante para las minorías."Creo que el triunfo de Obama es algo grandioso, ciertamente para afroamericanos, cuando se considera nuestra historia en este país. Hubo un tiempo en que fuimos considerados por la Constitución como menos que seres humanos. Claramente, hemos recorrido un largo camino y el triunfo de Obama es bueno no solo para afroamericanos en Estados Unidos, sino para todo el mundo".

Warnock es el pastor, desde 2005, de la misma iglesia que lideró Martin Luther King, Jr, ubicada en la avenida Auburn, en el centro de Atlanta. Desde allí, King sacudió los cimientos de la injusticia y el racismo en este país, al frente del movimiento de derechos civiles en la década del sesenta, hasta su asesinato en 1968.

Univision Interactive Media habló con Warnock, quien no ocultó su entusiasmo por la inminente mudanza de Obama a la Casa Blanca. Aunque también se mostró cauto. "La lucha no termina porque Barack Obama ganó la presidencia. Todavía luchamos contra los fantasmas del pasado de Estados Unidos, llámese racismo".

publicidad

"Hemos elegido a un afroamericano como nuestro presidente, y ése es un gigantesco paso. Pero el racismo no es simplemente acerca de si una persona puede ser elegida a un cargo en particular. El racismo es profundo, estructural y sistémico, reforzado y enfatizado en todos los niveles de nuestra sociedad".

"Aún en el área de la política electoral es todo un tema -siguió-, ya que solo el 6 por ciento de los funcionarios electos es afroamericano, y somos el 12 o 13 por ciento de la población. Y creo que esa representación puede ser peor para nuestros hermanos y hermanas latinas. Así que tenemos importantes coaliciones que construir, tenemos que conectar uno a otro, tenemos que ver que tenemos más cosas en común, que las que nos separan".

"Me interesan mucho las alianzas estratégicas que podemos levantar con la población latina, que en unos pocos años será la minoría más importante en el país. Así que tenemos que continuar".

Poderoso mensaje

¿Cree que el triunfo de Obama es un paso hacia la igualdad?

Es un paso mayor en términos de simbolismo y sustancia. Simbólicamente, Barack Obama, siendo una persona de color, y estando en el lugar donde está, transmite un poderoso mensaje a nuestros jóvenes. Les da a ellos una muy clara visión sobre la personalidad afroamericana, que es diferente de lo que vemos representado en los medios, en informes periodísticos, en videos musicales.

publicidad

''Les permite no solo a los padres afroamericanos, sino también a los latinos, a mirar a sus hijos a los ojos y decirles sin vueltas, 'puedes ser lo tú quieras ser'", añadió durante la reciente charla telefónica.

"Pero también es un poderoso mensaje en términos de sustancia -continuó-, por su propio compromiso, porque su corazón está en el lugar correcto. Creo que comenzaremos a ver los cambios en las políticas de gobierno que queremos respecto del cuidado de la salud, ya que tenemos unos 50 millones de norteamericanos sin cobertura".

La palabra

Martin Luther King Jr., además de un soldado de la no violencia y el compromiso con los más débiles, fue un iluminado con las palabras. Su retórica aún es motivo de estudio y admiración.

Obama, también, descolla en el manejo del discurso. Y a Warnock, no se le escapa ése detalle: "Obama dijo que el mundo debe saber que somos una poderosa nación, no por el tamaño de nuestro presupuesto, nuestra economía o nuestra fuerza militar, pero por el gran espíritu norteamericano, los corazones de nuestra gente y nuestro compromiso con los principios democráticos".

"Eso representa un punto distinto de partida que lo que hemos escuchado en los últimos 8 años, en fuerte contraste con los dichos aquellos, como aquel acerca de los enemigos, 'déjenlos venir'".

publicidad

Presión

A juicio de Warnock, hay cuestiones no resueltas que esperan al nuevo presidente. Y se lo harán recordar, una y otra vez.

"Quienes hemos estado interesados en los temas de justicia social, de juego limpio, para que todos los norteamericanos tengan acceso a la promesa de Améerica, tenemos que completar lo incompleto, en especial en referencia a la pobreza, precisamente a lo que se dedicó Marthin Luther King Jr. en los últimos 3 años de su ministerio".

En los zapatos de King

"Nosotros lo tomamos muy en serio. Tendremos que presionar a Obama sobre estos temas, como lo haríamos con cualquier otro presidente. Lyndon B. Johnson fue un presidente de los derechos civiles, porque fue presionado".

"Cuando King le dijo al presidente 'necesitamos una ley de derecho al voto', su respuesta fue 'usted tiene toda la razón. Pero ahora regrese al sur y organice. Y oblígueme a hacerlo'. Tenemos que presionarlo a Obama, no porque su corazón no esté en el lugar debido, sino porque así es la naturaleza de la política".

¿Cómo recibieron la noticia del triunfo de Obama en Ebenezer, la noche del 4 de noviembre?

Estábamos en medio de un servicio de adoración, que habíamos programado . El resultado de las elecciones fue recibido con entusiasmo, con aplausos y con mucho fervor

¿Cómo se siente estar en los zapatos de Martin Luther King, Jr?

publicidad

Es muy gratificante ser el pastor de la iglesia Bautista Ebenezer. He sido un discípulo del doctor King, casi toda mi vida. Siempre he estado profundamente atraído por lo que hizo desde esta pequeña iglesia en Atlanta, Georgia. Nunca me imaginé que estaría en este lugar, en este maravilloso momento en nuestra historia. Pero no siento que estoy caminando en los zapatos del doctor King. Yo diría que estoy siendo sostenido por sus hombros, para tratar de caminar en sus zapatos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad