publicidad

Padres hispanos universitarios

Padres hispanos universitarios

En total 168 padres y madres hispanos, representantes de 10 países, se graduaron como nuevos profesionales en Florida.

168 padres y madres

ORLANDO - Las largas horas de estudios y tesón dieron sus frutos y marcaron el principio de una vida mejor para 168 padres y madres hispanos, representantes de unos diez países, que esta semana se graduaron como nuevos profesionales en Florida.Los hispanos, residentes en el centro de Florida, recibieron el jueves sus títulos de los Sistemas Universitarios Ana G. Méndez (SUAGM), de Puerto Rico.

Los SUAGM ofrecen programas acelerados y bilingües orientados a un estudiantado adulto en sus campus de Orlando y en el sur de Florida, y cuya cuarta ceremonia de graduación coincidió con la conmemoración de los cien años del natalicio de su fundadora, Ana G. Méndez, una maestra boricua que creó estos centros en 1949.

La ceremonia efectuada en un hotel en Orlando, fue presidida por el presidente de SUAGM, José F. Méndez, hijo de la fundadora, quien enfatizó el sacrificio que hicieron para llegar hasta esa meta.

Entre los graduandos, 61 se recibieron con menciones de honor cum laude, magna cum laude y summa cum laude y la mayoría optó por carreras relacionadas con la educación, pero también de psicología, información de sistemas, administración de empresas, salud pública y del área de hospitalidad y hostelería, contadores, justicia criminal y manejo de recursos humanos, entre otras.

Hijos orgullosos

Mary Acosta obtuvo su licenciatura en Gerencia en Hospitalidad mientras sus hijos José de 15 años, Pedro de 13 y Jerick de 8, levantaban sus cámaras, orgullosos ante el triunfo de su mamá.

publicidad

Junto a ellos, los abuelos, Marcos Acosta y Eugenia Hernández, no lograron contener las lágrimas de orgullo y emoción de ver a su hija caminar con su título en sus manos.

"Mi hija es una triunfadora", dijo a Efe Eugenia, entre sollozos, mientras que José Vázquez, esposo de Mary, asentaba con la cabeza.

Para esta familia puertorriqueña el título es un triunfo compartido, en el que cada uno aportó su granito de arena: los abuelos cuidando de los nietos, los niños ayudando con los quehaceres, y el padre, trabajando largas horas como camionero para que Mary pudiera ir a la universidad.

"Fue un tiempo duro, de sacrificios, pero se siente muy bien verla graduarse. Eso le abrirá las puertas para que su trabajo sea permanente", aseguró a Efe Vázquez, ya que su esposa Mary trabaja como gerente en Disney World, pero de manera temporal.

Madre, esposa, estudiante

Otra de los graduandos fue María Montalvo, de 52 años y a quien le diagnosticaron cáncer en los ovarios hace unos años.

"Ha sido un poco difícil. Soy madre, esposa, maestra y además estudiante", dijo a Efe Montalvo, quien es coordinadora del Programa ESOL de la Escuela Primaria Saddler, en Orlando, y quien se recibió con una maestría en Liderazgo Educativo.

"El magisterio siempre ha sido lo mío y con 27 años de experiencia enseñando y esta maestría, tengo muchas posibilidades de ser pronto directora, tal vez de la misma escuela en la que trabajo", comentó con esperanza esta madre puertorriqueña que enfrenta de nuevo el cáncer, ahora en sus senos.

publicidad

"Pero no me amilano, lo vencí una vez y lo venceré de nuevo y así como sólo falté una vez a clase, cuando me hicieron la cirugía (para erradicar el cáncer) y continué a pesar de ellos enviando mis tareas a la escuela, voy a vencer este nuevo reto", dijo.

Armando Ramos Soto, de 59 años, abandonó su carrera de 25 años como catedrático y hace diez meses dejó Venezuela y llegó hasta Orlando, donde reside una de sus dos hijos.

Estudiar para triunfar

"Llegué y vi que tenía que seguir estudiando para triunfar, así que de profesor me convertí en alumno, y tengo planes de aprender inglés perfectamente, aunque con acento, eso sí, para lograr mi meta de convertirme en abogado y contador público autorizado, aquí en Florida", señaló a Efe este abuelo y padre de familia quien obtuvo una maestría en Administración de Empresas.

Para el puertorriqueño René David Rosado, de 30 años, quien se levanta todos los días a las cuatro de la mañana para ir al trabajo, además ser esposo y padre de tres hijos, iniciar estudios universitarios podría parecer una locura.

"Mi sueño era perseguir una carrera más amplia en el campo de la justicia criminal, pero cuando me diagnosticaron con la Enfermedad de Chrons, una condición que me inflama los intestinos, supe que tenía que cambiar mis planes y ser bilingüe, y con esta maestría que tuve oportunidad de lograr de manera acelerada pienso que voy en buen camino hacia un mejor futuro en el campo de los negocios", aseguró este licenciado en Justicia Criminal y con una maestría en Gerencia de Negocios.

publicidad

Los 168 padres y madres hispanos lograron graduarse a través del programa acelerado bilingüe "Ahora", que ofrece esa universidad puertorriqueña, acreditada por la Comisión de Estudios Universitarios Independientes de Florida desde 2003.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad