publicidad
Cecilia Muñoz, directora del Consejo de Política Pública Doméstica de la Casa Blanca.

Olvídese del sabotaje del republicanos, consiga cobertura

Olvídese del sabotaje del republicanos, consiga cobertura

Columna de opinión de Cecilia Muñoz, directora del Consejo de Política Pública Doméstica de la Casa Blanca.

Cecilia Muñoz, directora del Consejo de Política Pública Doméstica de la...
Cecilia Muñoz, directora del Consejo de Política Pública Doméstica de la Casa Blanca.

Por Cecilia Muñoz, directora del Consejo de Política Pública Doméstica de la Casa Blanca

Como madre, casi nada es más importante para la seguridad de mi familia que una buena cobertura de salud en la que pueda confiar. Como hija que ha perdido a su madre por cáncer de mama, casi nada es más importante para mí que asegurarme de que todos podamos tener esa tranquilidad. La cobertura de salud se trata, por supuesto, de nuestra capacidad de mantenernos saludables y lidiar con las enfermedades cuando surjan. También se trata de la salud económica de nuestras familias y de nuestro país. Eso es lo que motivó al Presidente Obama a trabajar tanto para aprobar e implementar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio.

Trabajo en la creación de políticas públicas desde hace muchos años, por lo que sé cómo pueden ser las batallas políticas. No obstante, me sigue pareciendo sorprendente que tantos oponentes a esta ley, incluidos miembros republicanos del Congreso, gobernadores republicanos y sus aliados, hayan hecho su prioridad política desalentar, asustar y prevenir a las personas que viven en Estados Unidos a conseguir esta tranquilidad mental y seguridad económica que aporta el tener cobertura de salud. Una cosa es no estar de acuerdo con una política; pero es otra intentar convencer a la gente de que no hagan algo que está tan claro que les va a servir bien, a ellos y a nosotros. Como alguien que se ha pasado su carrera profesional documentando la cantidad de hispanos de este país, como yo, que carecen de cobertura de salud (el 30 % vivimos sin seguro), me horroriza que haya gente que se esfuerce por evitar que los latinos consigan un seguro.

publicidad

No les escuche. Consiga cobertura.

La ofensa más reciente proviene de un grupo que ha lanzado anuncios dirigidos a latinos en los que manifiestan que las primas para cobertura de salud son demasiado altas. No conocen los hechos: se calcula que 6 de cada 10 personas sin seguro que viven en Estados Unidos son elegibles para recibir cobertura que cuesta $100 o menos por persona al mes a través de los Mercados de Seguros de Salud o de Medicaid. Eso es porque la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio ofrece créditos fiscales para aquellas familias que trabajan duro para conseguir planes de salud asequibles y reducir la prima que tienen que pagar de su bolsillo. Eso es algo que a las personas que quieren desanimar a los latinos a inscribirse se les olvida, convenientemente.

Esta campaña publicitaria para confundir a los latinos y que no consigan cobertura para sus familias va acompañada de una estrategia de campo. En Florida y Texas, dos estados con millones de personas sin seguro, muchos de ellos latinos, los republicanos han aprobado una ley tras otra para evitar que los navegadores (que suelen ser grupos de confianza en las comunidades, capacitados para ayudar en la inscripción) ayuden a la gente que lo necesita.

En otros estados donde hay menos obstáculos, nos cuentan una y otra vez que los navegadores ayudan prestando atención individual a la gente que la necesita, sobre todo si se trata de gente que recibe cobertura por primera vez. A pesar de los esfuerzos de los republicanos, los navegadores ayudan a latinos en todo el país a conseguir el mejor plan para cada uno; podrá encontrar un navegador cerca de usted en www.CuidadoDeSalud.gov o www.HealthCare.gov.

publicidad

Como si no fuera suficiente poner obstáculos a los navegadores, algunos gobiernos estatales republicanos, incluidos Florida y Texas, se resisten a la expansión de Medicaid, que cubriría a millones de personas más de sus electorados, sin ningún coste para los estados, sencillamente porque creen que es una buena política con su partido querer hacerle daño al Presidente. Como resultado, se le está negando a cinco millones de personas que viven en Estados Unidos acceso a cobertura asequible. La campaña para evitar que las personas consigan cobertura para sí mismos y para sus familias es cruel y cínica, pero la mejor respuesta es simple: consiga cobertura. A pesar de todos los obstáculos que han creado los oponentes a la ley, cuando el Mercado de Seguros de Salud se inauguró el año pasado, más de 10 millones de latinos sin seguro eran elegibles para comprar una cobertura asequible, y muchos han comenzado ya el proceso. Pero hemos luchado para aprobar esta ley para que todas las familias que viven en Estados Unidos reciban la tranquilidad que aporta tener cuidado de salud asequible y acceso justo a una seguridad económica; no descansaremos hasta que todas las personas tengan exactamente eso.

Mis padres inmigrantes me enseñaron que Estados Unidos es la tierra de las oportunidades, el hogar del Sueño Americano. Este país hizo que sea posible para ellos ser propietarios de una vivienda, educar a sus niños y ahorrar para una jubilación confortable. Mi madre tuvo suerte de tener cobertura; luchó contra el cáncer durante 18 años antes de perder la batalla y mis hijas nacieron durante esos años y tuvieron la suerte de conocerla. Y tienen aún más suerte: se están criando en un mundo donde todas las personas que viven en Estados Unidos podrán conseguir seguro de salud de calidad y asequible. Vaya a www.CuidadoDeSalud.gov, que ahora funciona mejor que nunca, o a www.HealthCare.gov para encontrar un plan que sea adecuado para usted, o encuentre a un navegador para que le ayude a tomar la decisión. Incluso puede solicitar un seguro por teléfono llamando al 1-800-318-2596, en inglés, español y otros 150 idiomas más. Lo haga como lo haga, ahora es el momento: consiga cobertura.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad