publicidad

Obama viaja en tren hacia la investidura presidencial

Obama viaja en tren hacia la investidura presidencial

El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama llegó a la estación de trenes Union Station en Washington.

Desde Filadelfia

PHILADELPHIA - El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, llegó a la estación de trenes Union Station en Washington el sábado tras un simbólico viaje en tren, tres días antes de jurar como presidente.

Obama llegó a la capital tras viajar todo el día en un tren desde Filadelfia, haciendo las mismas paradas que hizo el presidente Abraham Lincoln antes de su investidura hace un siglo y medio.

Miles de partidarios saludaron mientras el tren pasaba por pequeños pueblos y estaciones, y el presidente electo animó con discursos a las multitudes que enfrentaban el frío.

Unas 47,000 personas en Wilmington, Delaware y Baltimore (Maryland, este) acudieron a saludar al mandatario electo.

Se espera que cientos de miles de personas asistan a la juramentación de Obama el martes en Washington.

Apoyo ante problemas

Durante su escala en Baltimore, Obama instó a los estadounidenses a que muestren el espíritu combativo de los patriotas que libraron la Guerra de Independencia, y se resistan a caer en el desaliento ante los problemas del país.

Siguiendo el precedente ilustre de Abraham Lincoln, Obama abordó un tren el sábado en la última etapa de su viaje a la capital prometiendo recuperar el espíritu nacional pero advirtiendo sobre los exigentes desafíos que enfrenta el país.

"A partir de ahora, comprometámonos a trabajar para perfeccionar nuestra unión", dijo en una histórica estación ferroviaria de Filadelfia antes de iniciar su viaje rumbo a Washington.

publicidad

Su discurso

Obama recordó también el pasado haciéndose eco de las palabras de la Declaración de la Independencia, Lincoln y el difunto presidente John Kennedy. Rememoró a los fundadores de la patria que arriesgaron todo sin garantía de éxito en Filadelfia en el verano de 1776.

"Estaban dispuestos a jugárselo todo: sus vidas, sus fortunas y su honor sagrado por un conjunto de ideales que siguen iluminando al mundo: que somos iguales. Que nuestro derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad no proceden de nuestras leyes sino de nuestro hacedor. Y que un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo puede sostenerse".

Fue un día memorable para la familia Obama. Y para Michelle Obama, fue el momento de celebrar sus 45 años. El día triunfal del presidente electo -una jornada donde vio saludar su paso por multitudes a lo largo de la ruta de 220 kilómetros (137 millas)-comenzó en Filadelfia con una discusión breve sobre el futuro del país con 41 personas a quienes conoció durante su largo trayecto hacia la Casa Blanca.

El viaje que realizó Obama de Filadelfia a Washington DC, hacia su investidura presidencial., se asemejanza al que hizo Abraham Lincoln, en 1861.

Sus escalas

En Delaware, se unió a la comitiva Joe Biden y varios miembros de su familia, pero antes de subirse al convoy, ambos participaron en un acto con simpatizantes.
publicidad

Siguiendo un modelo

Evocando Lincoln

"Lo que se precisa es una nueva declaración de la independencia, no sólo en nuestro país, sino en nuestras vidas: de la ideología y la estrechez de miras, el prejuicio y la intolerancia, un llamado no a nuestros instintos fáciles sino a nuestros mejores ángeles", dijo desde la 30th Street Station de Filadelfia.

Efe

"Ambos asumieron la presidencia en momentos difíciles para el país y ambos son artífices de una nueva era política", agregó.

Al igual que Lincoln, Obama hizo su carrera política en Illinois, donde además lanzó su campaña electoral desde el Capitolio estatal en Springfield.

Con la familia y más ...

Obama realiza el viaje en compañía del vicepresidente, Joe Biden, sus respectivas familias y un grupo de ciudadanos estadounidenses que participarán a lo largo del recorrido en varios eventos.

Los primeros en iniciar el viaje fueron los Obama, desde la estación de la calle 30 de Filadelfia, lugar de donde partió el último tramo de la ruta que realizó Lincoln en febrero de 1861.

Efe

Selectos invitadosEntre los invitados, agregó, esta la mexicoamericana Rosa Mendoza, una maestra de Las Vegas (Nevada) y, como lo fue Obama en sus inicios en Chicago, una activista comunitaria, y Juliana Sánchez, una viuda y madre de dos hijos, de Albuquerque (Nuevo México).
publicidad

Sánchez, una trabajadora de salud, figuró en el publirreportaje que la campaña de Obama emitió en horario de máxima audiencia el 29 de octubre pasado, antes de las elecciones, en el que habló de las vicisitudes para sobrevivir en plena crisis económica.

Alta seguridad

También esta Gregg Weaver, un conductor de los trenes en que viajó Biden, y será precisamente él quién tenga la tarea de presentar al vicepresidente electo ante el público. El recorrido en un tren contratado a la compañía Amtrak, denominado en inglés Whistle Stop Train Tour, en alusión al silbato de las antiguas locomotoras a vapor, realizó su primera parada en Claymont, localidad del estado de Delaware de donde es originaria la familia del futuro vicepresidente Joe Biden.

Máxima seguridad

El viaje de Lincoln en 1861 duró doce días. Obama lo comprimirá en uno solo y en medio de una vigilancia policial sin precedentes. Se espera que "miles" de agentes de 40 departamentos policiales vigilen la ruta de unos 220 kilómetros entre Philadelphia y Washington, tomando en cuenta que en cada parada habrá multitudes.

Aunque el Servicio Secreto asegura que no hay amenazas contra Obama, la presencia de dignatarios y la investidura del primer presidente negro en la historia de la nación obligan a tomar precauciones.

Además del simbolismo, el viaje también tiene cuestiones prácticas. El sector de transporte espera que, con este golpe publicitario, el entrante Gobierno de Obama llame la atención sobre la urgencia de invertir más en la infraestructura nacional, en especial en mejoras al transporte de las masas.

publicidad

En medio de la crisis

Obama llegará a Washington en medio de ecos históricos al final de la tarde, por última vez antes de asumir la presidencia.

En estos últimos días la historia ha sido una constante compañera de Obama, pero el recuerdo más claro no ha sido Lincoln, sino otro presidente al que también reverencia, Franklin D. Roosevelt, y sus discursos durante la Gran Depresión.

A punto de asumir la conducción del país en la peor crisis económica desde la década de 1930, la cual Roosevelt debió heredar, Obama advirtió el viernes que las cosas podrían ponerse peores antes de comenzar a mejorar y presionó al Congreso para actuar en su plan de estímulo económico.

Y este sábado advirtió que a Estados Unidos le esperan "días difíciles", aunque al mismo tiempo se mostró optimista y elogió la larga tradición de cambios de mando pacíficos en este país.

La grandeza del país

En su última alocución radial antes de convertirse en el 44 presidente, dijo a sus conciudadanos que el mundo será testigo el próximo martes de "un rito que va al corazón de nuestra grandeza como país".

"Por 43ra vez, llevamos a cabo la pacífica transferencia de poder de un presidente al siguiente", dijo Obama.

El presidente electo, cuya investidura tendrá lugar ante una vasta multitud en el Capitolio y a los ojos del mundo, advirtió que con la crisis económica el pueblo norteamericano está frente a tiempos "de grandes desafíos".

publicidad

"Estamos en días difíciles, y nos esperan días difíciles por delante. Nuestro país está en guerra. Nuestra economía está en grandes dificultades. Y hay mucho trabajo por hacer para restaurar la paz y promover la prosperidad".

"Pero al acercarnos a esta larga tradición estadounidense, recordamos que nuestros desafíos pueden concretarse si evocamos el espíritu que ha sostenido nuestra democracia desde que George Washington juró su mandato".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad