publicidad

Obama trazó balance de sus primeros 100 días en la presidencia

Obama trazó balance de sus primeros 100 días en la presidencia

El presidente trazó un balance de sus 100 días en la Casa Blanca: 'Estoy orgulloso de los logros, pero no satisfecho".

Escombros de la recesión

WASHINGTON, DC - El presidente Barack Obama trazó un balance de sus primeros 100 días en la Casa Blanca durante un discurso en el que también reconoció que 'nos queda mucho por hacer'.

"Hemos empezado bien. Pero es sólo el comienzo. Y estoy orgulloso de lo que hemos logrado, pero no estoy satisfecho", resaltó el mandatrio quien dijo además que el gobierno continúa monitoreando de cerca la situación  generada por la epidemia de gripe porcina, o influenza humana.

Pónle nota al presidente.

Obama afirmó que se han "sentado unas nuevas bases" para la "política exterior" del país durante los cien primeros días de su mandato.El mandatario señaló que Estados Unidos "ha comenzado a poner fin a la guerra en Irak" y ha marcado una nueva estrategia en Afganistán y Pakistán.

También citó como logros la decisión de cerrar la cárcel en Guantánamo y de prohibir la tortura sin excepciones. El presidente opinó que en sus primeros cien días de mandato su gobierno ha "empezado bien, pero éste es apenas el comienzo".

Obama también se refirió a la gripe porcina, que ya dejó su primera víctima mortal en EU, un bebé mexicano, y que ha contagiado a 91 personas en este país.

"Es una situación muy seria y cada estadounidense debe saber que su gobierno entero toma todas las precauciones y preparativos para hacerle frente", indicó el jefe de Estado.

publicidad

Por otro lado, la crisis económica ha sido el tema que ha dominado la agenda pública en los primeros 100 días del mandato de Obama y en este ámbito el presidente constató que "millones de personas están aún sin trabajo o vivienda, y se perderá más, antes de que termine esta recesión".

Auguró "tiempos difíciles" para la industria automovilística y reconoció que el flujo del crédito sigue restringido y las previsiones del déficit a largo plazo del país "son todavía demasiado altas".

Pero al mismo tiempo, destacó las medidas que ha adoptado contra la crisis económica, que incluyen un plan de estímulo de $787,000 millones.

Obama prometió que su gobierno se centrará en evitar que en el futuro se repitan los errores que llevaron a esta crisis.

"Debemos sentar unos nuevos cimientos para el futuro, unos cimientos que fortalezcan nuestra economía y nos ayuden a competir en el siglo XXI", dijo.

Los retos

Uno de esos cimientos es su proyecto presupuestario para el año fiscal 2010, de cerca de $3.4 billones, que según Obama, por su inversiones en educación, energías renovables y salud.

"Me complace el progreso logrado, pero no estoy satisfecho", sostuvo.

"Pueden esperar un esfuerzo incansable de esta Administración para fortalecer nuestra prosperidad y nuestra seguridad, en los segundos cien días, y los terceros cien días, y en todos los demás", prometió.

publicidad

Ello, reconoció el presidente, llevará "mucho trabajo aún por hacer" y requerirá tiempo, pero EU "verá días mejores y reconstruiremos una nación más fuerte".

"Aún tenemos que enfrentar amenazas que van desde el terrorismo hasta la proliferación nuclear y la gripe pandémica. Y todo esto significa que lo que pueden esperar de este gobierno son esfuerzos indesmayables por aumentar nuestra prosperidad y reforzar nuestra seguridad en el próximo periodo de cien días, en el siguiente y todos los días por venir".

"Así que nos queda mucho por hacer. Es una labor que tomará tiempo. Requerirá esfuerzo. Pero Estados Unidos de Norteamérica verá días mejores. Vamos a forjar una nación más sólida. Y seguiremos siendo una luz de esperanza para todos los viajeros agobiados que, más allá de nuestras costas, aún sueñan de que este país es uno donde todo es posible", dijo.

Reforma

Consultado sobre la reforma migratoria, una promesa de su campaña, Obama, reiteró  su compromiso de lograrla y prometió que para ello buscará la cooperación de quienes estén interesados en resolver "este problema crucial".

"Queremos avanzar en este proceso. No podemos continuar con este sistema fallido. No es bueno para nadie", señaló.

publicidad

Se calcula que en Estados Unidos viven alrededor de 12 millones de indocumentados.

Resaltó que los estadounidenses deben estar convencidos de que se está haciendo todo lo posible por garantizar la seguridad de las fronteras.

Obama indicó que el ingreso de trabajadores indocumentados al país se ha convertido en un factor de presión en las comunidades fronterizas y es fuente de una enorme serie de problemas.

El presidente fue consultado sobre su estrategia frente a la reforma migratoria y sobre si está dispuesto a estudiar el tema con el senador republicano John McCain, su rival en las elecciones de noviembre.

"Me gustaría unirme a él y a otros para analizar este problema crucial", indicó.

Obama también afirmó que espera citar a un grupo de expertos para analizar el asunto, "en un marco que sirva para avanzar este proceso", y para "mostrar que existe una estrategia bien concebida".

Además, "queremos demostrar que podemos conseguir resultados respecto a la inmigración", dijo el jefe de la Casa Blanca.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad