publicidad

Obama propuso revolución educativa para mejorar la salud económica de EU

Obama propuso revolución educativa para mejorar la salud económica de EU

El presidente dijo en un discurso ante la Cámara de Comercio Hispana que ayudaría a recuperar la economía de Estados Unidos.

"Sí se puede"

WASHINGTON, DC - El presidente Barack Obama utilizó hoy su primera alocución a la comunidad hispana para presentar un plan de mejora del sistema educativo del país, un área más en sus reformas para recuperar la salud económica a largo plazo.Obama habló ante la Cámara de Comercio Hispana de Estados Unidos, donde fue acogido a su llegada con una salva de aplausos y gritos de "sí se puede", la versión en castellano de su lema electoral, Yes we can.

Se trataba de su primer discurso ante un público hispano desde su investidura, hace siete semanas.

La selección puso de relieve tanto la influencia de una comunidad con un creciente papel en la política del país, como la relevancia de la reforma educativa en un grupo, cuyos estudiantes se encuentran, según las estadísticas, por detrás de sus compañeros no latinos.

Según afirmó el presidente, "el lugar de Estados Unidos como líder se encuentra en peligro a menos que hagamos un mejor trabajo en la educación de nuestros hijos".

Mejorar todo el sistema

La iniciativa de Obama busca una mejora de todo el sistema, desde la educación preescolar a la universitaria, si bien, al menos por el momento, no prevé la aprobación de leyes educativas nuevas y buena parte de sus propuestas son de adopción voluntaria por parte de los estados.

publicidad

Así, el presidente estadounidense busca aumentar el número de plazas de preescolar, de modo que los niños comiencen la educación formal con al menos los primeros rudimentos de la escritura y la lectura.

En primaria y secundaria, propone un endurecimiento de los estándares de enseñanza y la posible ampliación de los horarios y los cursos lectivos.

Una de sus propuestas más polémicas, a la que se oponen los sindicatos de enseñantes, es la de conceder incentivos a los maestros que consigan mejores resultados de sus alumnos.

Los sindicatos alegan que ello fomentará la rivalidad entre los maestros en lugar del trabajo en equipo.

Menos deserciones

Obama también quiere reducir el porcentaje de alumnos que abandonan los estudios antes de concluir la educación secundaria, un problema que afecta especialmente a los estudiantes latinos.

Un 22 por ciento de estos alumnos no llega a graduarse de secundaria, el triple que los estudiantes blancos no latinos.

"Abandonar los estudios de secundaria ha dejado de ser una opción. No cuando nuestra proporción de abandono se ha triplicado en treinta años. No cuando los no graduados cobran la mitad que un diplomado universitario. No cuando los estudiantes latinos abandonan en mayor proporción que cualquier otro", sostuvo.

El presidente estadounidense también quiere fomentar una mayor proporción de estudiantes universitarios para 2020.

publicidad

Según recordó en su discurso, Estados Unidos ha descendido en una década del puesto número dos mundial en número de graduados universitarios anuales al puesto número once.

Responsabilidad de padres

Obama, que hizo hincapié en que las medidas que proponga deben estar acompañadas, para tener éxito, de la responsabilidad tanto de los padres como de los alumnos, reconoció que sus medidas no serán siempre populares entre todos.

Muchos demócratas, indicó, "se resisten a la idea de compensar la excelencia entre los maestros con un mayor sueldo, aunque sepamos que eso puede marcar la diferencia en clase", afirmó.

Por su parte, numerosos republicanos "se oponen a nuevas inversiones en la educación preescolar, pese a las pruebas determinantes de lo importante que es", añadió.

Pese a esas críticas, insistió, es imperativo invertir en el sistema educativo para garantizar la salud económica del país.

"Pese a contar con recursos sin par en el resto del mundo, hemos dejado que nuestras calificaciones se rebajen, que nuestras escuelas se desmoronen, que se quede corta la calidad de la enseñanza y que otros países nos superen", declaró.

Según el presidente estadounidense, "el relativo declive de la educación estadounidense es insostenible para nuestra economía, insostenible para nuestra democracia e inaceptable para nuestros hijos".

publicidad

"El lugar de Estados Unidos como líder económico global estará en peligro", afirmó, "a menos que hagamos un trabajo mejor que hasta ahora en la educación de nuestros hijos".

Mejor pago a maestros

La nueva política para la educación pública incluye pago adicional para los mejores maestros y jornadas más largas y ciclos escolares extendidos para los estudiantes.

Estas propuestas, que constituyen la visión del nuevo presidente de un sistema de educación que responda a los desafíos del siglo XXI, seguramente generarán críticas fuertes, particularmente del sindicato de maestros.

El gobierno de Obama apoya las llamadas escuelas por estatutos (charter schools en inglés), que en Estados Unidos son escuelas elementales o secundarias que reciben fondos públicos, pero que están libres de algunas de las reglas que se aplican a otras escuelas públicas a cambio de producir ciertos resultados, establecidos en un estatuto particular para cada escuela.

Los educadores se oponen a las escuelas por estatutos porque reciben dinero de los contribuyentes que de otro modo iría a las escuelas públicas tradicionales. Los sistemas basados en la paga por mérito para los maestros son rechazados de plano por los sindicatos de maestros, una fuerza poderosa en el Partido Demócrata al que pertenece Obama.

Obama reconoció esto en el discurso el martes durante una reunión ante la Cámara de Comercio Hispana de Estados Unidos.

publicidad

Resistencia al cambio

"Demasiados simpatizantes de mi partido se han resistido a la idea de premiar la excelencia en la enseñanza con paga extraordinaria, pese a que sabemos que puede representar una diferencia en el aula", declaró Obama al pronunciar su primer discurso importante de su presidencia referido a la educación. "Demasiadas personas del Partido Republicano se han opuesto a las inversiones nuevas en la educación temprana, a pesar de la evidencia convincente sobre su importancia".

El mandatario alegó que la reestructuración de largo alcance en el sistema de educación de Estados Unidos es un imperativo económico que no puede esperar, a pesar de la urgencia de la crisis financiera y otros problemas que requieren atención inmediata.

"A pesar de contar con recursos que no tienen comparación en cualquier otra parte del mundo, hemos permitido que nuestra calidad educativa decaiga, que nuestras escuelas se desmoronen, que la calidad de los maestros se quede corta y que otras naciones nos superen", dijo Obama.

"El declive relativo de la educación estadounidense es insostenible para nuestra economía, insostenible para nuestra democracia e inaceptable para nuestros hijos. No podemos darnos el lujo de permitir que esto siga así. Lo que está en juego es nada menos que el sueño estadounidense", agregó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad