publicidad

Obama nombró directores de comisión para derrame en el golfo. Pide investigar a fondo

Obama nombró directores de comisión para derrame en el golfo. Pide investigar a fondo

Barack Obama anunció una comisión presidencial para investigar el derrame de petróleo en el Golfo de México.

Obama nombró directores de comisión para derrame en el golfo. Pide inves...

Los más experimentados

WASHINGTON, D.C. - El presidente Barack Obama anunció el sábado que el senador de Florida Bob Graham y el ex administrador de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) William K. Reilly encabezarán una comisión presidencial para investigar el derrame de petróleo en el Golfo de México.

El demócrata Graham es un ex gobernador y senador de Florida. Reilly fue el administrador de la EPA bajo el presidente George Bush padre. Estaba a cargo de la agencia cuando ocurrió el derrame de petróleo del buque Exxon Valdez en Alaska.

"No puedo pensar en otras dos personas que vayan a traer más experiencia o mejor criterio a la tarea", dijo Obama en su alocución semanal en la radio y la internet.

publicidad

Obama planea nombrar a otros cinco miembros del panel, que examinará desde la causa del derrame hasta la seguridad de las exploraciones petroleras frente a las costas y las operaciones en el Servicio de Administración de Minerales, la agencia federal que otorga los permisos de perforaciones.

"Pero sólo podemos continuar las perforaciones marinas si tenemos seguridad de que desastres como el British Petroleum (BP) no volverán a suceder", dijo el mandatario en su mensaje radiofónico sabatino.

¿Qué fue lo que pasó?

"Necesitamos ver integralmente cómo opera la industria petrolera y de gas y cómo podemos regularla", dijo el mandatario.

Dijo que hay diversas investigaciones en curso, incluyendo una revisión independiente de la Academia Nacional de Ingeniería.

Destacó que la comisión que recién formó "considerará las causas de raíz del desastre y ofrecerá opciones de seguridad y ambientales para prevenir que suceda un desastre similar".

El mandatario aclaró que si el desastre por el derrame se ocasionó por la ausencia de un reglamento o legislación, así debe saberlo.

El derrame, que Obama calificó de desastre ambiental, comenzó el 20 de abril cuando la plataforma petrolera Deep Horizon, de British Petroleum, estalló en aguas cercanas a la costa de Luisiana.

Once trabajadores murieron y un oleoducto submarino quedó dañado. Desde entonces, unos 795,000 litros –210,000 galones-- de crudo han brotado por día a las aguas del golfo, amenazando playas, tierras protegidas, áreas pesqueras y fauna a lo largo de la costa.

publicidad

A un mes de la explosión, residentes de la región y funcionarios electos se muestran impacientes ante la incapacidad de BP de tapar el escape y han llamado al gobierno a hacerse cargo. BP arrendaba la plataforma y es responsable por la limpieza.

El gobierno va a respaldar los esfuerzos de la compañía para evitar más derrames, pero el senador republicano David Vitter dijo que se necesita hacer más.

Vitter dijo que muchas personas en Louisiana están decepcionadas porque los demócratas que lideran el Congreso han realizado audiencias, mientras el derrame sigue esparciéndose por el Golfo de México.

BP ofrece 'transparencia'

En tanto, la compañía petrolera BP señaló su compromiso de ser "abierta y transparente" en su respuesta al derrame de petróleo en el Golfo de México en una carta enviada al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y la Agencia de Protección Ambiental (EPA) estadounidense.

La compañía informó en un comunicado de que expresó "su compromiso permanente" de cooperar con el DHS y la EPA para "facilitar el acceso por el Gobierno estadounidense y para tomar muestras y datos de seguimiento" de su respuesta al derrame.

El compromiso se hizo en una carta enviada a la secretaria del Departamento de Seguiridad Nacional, Janet Napolitano, y la responsable de la EPA, Lisa Jackson, fechada el 20 de mayo.

"Estamos comprometidos a proporcionar al pueblo estadounidense la información que necesitan para comprender el impacto medioambiental del vertido y las medidas de respuesta que se han adoptado", indicó el presidente ejecutivo de BP, Tony Hayward, en un comunicado.

publicidad

Hayward señaló que BP está trabajando mano con el Gobierno Federal, y las autoridades estatales y locales para reunir la información sobre el agua y el fondo marino para "mejorar continuamente la eficacia de los esfuerzos de nuestra respuesta".

Imágenes en vivo

La compañía señala que está haciendo un esfuerzo por informar en su página web donde, a través de una cámara submarina, transmite en directo el petróleo que sale del pozo, una medida que tuvo que tomar por la presión gubernamental y ciudadana para conocer la cantidad real de crudo que se escapa a las aguas del Golfo.

El director de operaciones de BP, Doug Suttles, anunció el viernes que la compañía iniciará una nueva operación para tratar de taponar el flujo de petróleo a principios de la semana que viene, probablemente el martes.

La operación consistirá en la introducción primero de líquidos pesados y después de lodo y cemento que al endurecerse podría taponar la fuga causada por la explosión y posterior hundimiento hace un mes de una plataforma operada por la petrolera.

Contaminación preocupante

Luego que la catastrófica fuga de petróleo en el Golfo de México puso en evidencia los riesgos de la fuerte dependencia de Estados Unidos en combustibles fósiles, Obama dio a las agencias federales poco más de un año para establecer estándares de eficiencia de consumo de combustible y de emisión de gases de efecto invernadero para camiones y autobuses comerciales.

publicidad

Tales vehículos contaminan mucho y consumen bastante combustible, a pesar de ser superados por mucho en número por los autos de pasajeros. La Unión de Científicos Preocupados, un grupo de defensa ambiental, dijo que los camiones grandes representan aproximadamente 4 por ciento de todos los vehículos en las carreteras de Estados Unidos, pero devoran más de 20 por ciento del combustible.

Según la EPA, los camiones comerciales representan 21 por ciento de las emisiones de gas de efecto invernadero en el sector de transporte, en comparación de 33 por ciento de los autos de pasajeros y 29 por ciento de las camionetas todo terreno, pick-ups y minifurgonetas.

Los estándares nuevos, que se emitirán en julio del próximo año, se aplicarían a camiones grandes y autobuses, entre los modelos 2014 y 2018.

"El desastre en el Golfo sólo subraya que aunque buscamos que la producción interna reduzca nuestra dependencia del petróleo importado, nuestra seguridad en el largo plazo depende del desarrollo de fuentes alternativas de combustible y tecnologías nuevas de transporte", señaló el presidente.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad