publicidad
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama rindió un homenaje a las víctimas del tiroteo en Tuscon, Arizona.

Obama: 'Hablemos los unos con los otros de modo que cure, no que hiera'

Obama: 'Hablemos los unos con los otros de modo que cure, no que hiera'

Obama pronunció un discurso en Tucson en honor a las víctimas de la masacre

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama rindió un homenaje a las v...
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama rindió un homenaje a las víctimas del tiroteo en Tuscon, Arizona.

Llamó a la unidad

TUCSON, Arizona - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, instó a los estadounidenses a no volverse "los unos contra los otros" y a hablarse de "modo que cure, no que hiera", tras el tiroteo en Tucson (Arizona) y la polémica que ha generado sobre sus motivos.

Obama's Remarks in Tucson

Obama intervino en el transcurso de una ceremonia de homenaje a las víctimas del tiroteo el pasado sábado en Tucson, en el que murieron seis personas y otras catorce quedaron heridas, entre ellas la congresista Gabrielle Giffords, considerada según la Policía el objetivo principal del ataque.

Visitó a congresista en el hospital

El mandatario dedicó un apartado especial a la congresista, a la que visitó hoy en el hospital, y que, cuando él se marchaba, "abrió los ojos por primera vez", reveló, entre aplausos ensordecedores de todo el público puesto el pie en el pabellón.

publicidad

Giffords "sabe que estamos aquí, que la queremos y que la estaremos apoyando en lo que será un camino difícil" para su recuperación, indicó, mientras una conmovida Michelle Obama abrazaba al marido de la congresista, el astronauta Mark Kelly, sentado a su lado.

El presidente estadounidense recordó que nadie puede saber aún qué desencadenó el atentado y declaró que lo que no pueden hacer es usar esta tragedia como una ocasión más para volverse los "unos contra los otros".

"En lugar de apuntarnos con el dedo o echar la culpa, usemos esta oportunidad para ampliar nuestra imaginación moral, para escucharnos los unos a los otros más cuidadosamente, para agudizar nuestros instintos de empatía, y recordemos todos los modos en que se enlazan nuestros sueños y esperanzas", declaró el mandatario estadounidense.

Obama recordó a cada una de las seis víctimas mortales, desde el juez federal John Roll a la niña de nueve años Christina Taylor Green, para afirmar que "la pérdida de esta maravillosa gente nos debería hacer a cada uno de nosotros intentar ser mejores en nuestras vidas diarias".

Polémica  tras tiroteo

El tiroteo ha abierto el debate acerca de si el supuesto culpable, Jason Lee Loughner, actuó impelido por los insultos y duras palabras que se han intercambiado en los últimos tiempos políticos de izquierda y derecha y comentaristas en radio y televisión.

publicidad

Ello ha hecho que surjan numerosos llamamientos a mantener un tono más civilizado en el intercambio político.

Según Obama, "si estas muertes contribuyen a una mayor educación en nuestro discurso público, recordemos que lo que causó esta tragedia no fue una mera falta de educación, sino porque sólo un discurso público más civilizado y honesto puede ayudarnos a afrontar nuestros desafíos como nación".

"Podemos hacerlo mejor. Los que murieron aquí, los que salvaron vidas, me ayudan a creerlo. Puede que no podamos detener todo el mal en el mundo, pero como nos tratemos los unos a los otros depende enteramente de nosotros", subrayó.

Según indicó el presidente, ante una audiencia de 14,000 personas en el centro McKale de la Universidad de Arizona y otras 10.000 que no pudieron entrar en el pabellón, "las fuerzas que nos dividen no son tan fuertes como las que nos unen".

El mandatario habló durante una ceremonia en memoria de las víctimas del ataque a tiros perpetrado el fin de semana en Tucson, Arizona.

Advirtió contra la tentación de encontrar "explicaciones simples" al tiroteo que ha conmocionado a Estados Unidos.

"Las cosas malas existen, y tenemos que cuidarnos de las explicaciones simples después de lo sucedido", dijo en un funeral público para las víctimas en la sede de la Universidad de Arizona en Tucson.

publicidad

Obama habló al final de un acto en un abarrotado foro de la Universidad de Arizona. Sus declaraciones se refirieron a la retórica furiosa que se desató después de los disparos.

 Algunos demócratas denuncian el clima de odio conservador que cobró vigor entre los seguidores de políticos como la ex candidata republicana a la Presidencia, Sarah Palin, y que podría haber llevado al acusado Jared Loughner, de 22 años, a actuar, impulsado por las divisiones de la política estadounidense.

El título de la ceremonia en la Universidad de Arizona, "Crecemos juntos: Tucson y Estados Unidos", podría dar un indicio sobre la voluntad de apaciguar los ánimos.

"El presidente cree que en este momento lo más importante que deberíamos hacer es dirigir nuestros pensamientos y plegarias a quienes han sido impactados y asegurarnos de que nos unimos y avanzamos como país", declaró Nicholas Shapiro, portavoz de la Casa Blanca.

El discurso de referencia de un presidente estadounidense en tiempos de crisis sigue siendo el de Abraham Lincoln durante la batalla de Gettysburg en Pennsylvania en 1863, en el que, con menos de 300 palabras, pronunció loas a los muertos y mostró el camino a los sobrevivientes.

Bill Clinton, tras el atentado de 1995 en Oklahoma City (168 muertos) prometió que haría justicia, pero también hizo énfasis en la necesidad de estar unidos ante la adversidad.

publicidad

Numerosos analistas notaron que Clinton había entonces recuperado su prestigio presidencial, que había quedado empañado tras una derrota en las elecciones legislativas del otoño (boreal), antes de lograr una reelección triunfal en 1996.

Obama, cuyo partido también fue derrotado en las últimas elecciones de medio mandato, podría aprovechar la oportunidad para recuperar una posición por encima de cualquier partido, un leitmotiv de su campaña de 2008 que no surtió efectos desde que ocupa la Casa Blanca, en parte debido a la polarización del tablero político.

En declaraciones después de la tragedia de Tucson, Obama buscó establecer un vínculo directo de empatía con sus compatriotas, afirmando: "Todos sentimos pena y estamos en estado de skock".

"Como presidente de Estados Unidos, pero también como padre, paso por supuesto mucho tiempo pensando en las familias", agregó. Entre las víctimas mortales figura una niña de 9 años, la edad de su hija menor.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad