publicidad

Obama en medio de controvertida política sobre detenidos y las torturas

Obama en medio de controvertida política sobre detenidos y las torturas

El presidente enfrenta varias cuestiones más que candentes, a las que se ha sumado la del uso de tortura en interrogatorios.

Obama en medio de controvertida política sobre detenidos y las torturas...

Varios frentes

WASHINGTON, DC - Pese a que ha dicho que prefiere mirar hacia el futuro, el presidente Barack Obama se ha volcado al pasado para lidiar con las persistentes versiones de tortura durante los interrogatorios a los sospechosos de terrorismo durante el mandato de su antecesor, George W. Bush.Se trata de otro dolor de cabeza para un gobierno que se esfuerza por manejar dos guerras, una dolorosa recesión económica y un temario abultado en el Congreso.

La selección el lunes de un veterano fiscal federal para que realice una investigación penal sobre los presuntos casos de tortura en los interrogatorios y la autorización de Obama para la creación de una nueva comisión de interrogatorios llevan al presidente a urgar cada vez más en el legado de seguridad nacional de los años de su antecesor.

publicidad

Eso incluye una intensificación de la guerra en Afganistán, la retirada de Irak y la suerte irresoluta que correrán los detenidos en la prisión de Guantánamo.

La aprobación de Obama para crear una nueva unidad especial de interrogación permitió allanarle el camino a la decisión del secretario de Justicia, Eric Holder, de designar a un fiscal federal junto a la divulgación por parte del gobierno de un informe detallado sobre los métodos de interrogación usados durante el gobierno de su predecesor.

Según el reporte, los interrogadores de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) realizaron ejecuciones simuladas, amenazaron con matar a los hijos de uno de los detenidos y con violar a la madre de otro.

La nueva unidad especial de interrogación operaría dentro de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), pero bajo la supervisión de un grupo intersectorial y bajo la presidencia del asesor nacional de seguridad de la Casa Blanca.

Los funcionarios de la Casa Blanca afirmaron que la revelación de la decisión de Obama de nombrar una nueva comisión para los interrogatorios el mismo día de la divulgación del informe sobre abusos y del anuncio de un fiscal especial, fue pura coincidencia.

Sin embargo, el hecho de que Obama haya creado una nueva unidad de interrogatorios podría contribuir a mantener viva la controversia, pese a su esperanza de dejar en el pasado la política de interrogatorios del gobierno de Bush y de centrarse en el futuro.

publicidad

Los colaboradores del presidente dijeron que Obama aprobó el viernes la creación de una nueva unidad de interrogatorios e informó a los miembros del Congreso sobre el asunto durante el fin de semana.

Las decisiones anunciadas el lunes por la Casa Blanca han pasado a engrosar una serie de asuntos cruciales a los que se ha abocado el gobierno, como la creación de un plan de salud a nivel nacional después de muchas décadas, y la histórica ley energética, además de tratar de reflotar a las empresas automotrices y financieras.

Obama no quiere ser retratado como alguien suave ante los presuntos terroristas, por lo que se halla bajo presión tanto de la derecha como de la izquierda para hacer algo.

"Mi impresión en general es que ellos (la Casa Blanca) están intentando ser pragmáticos mientras envían el mensaje claro de que no volveremos a torturar, pero también reconociendo la necesidad de conseguir la información sobre el terrorismo, sin llegar a la tortura", dijo Michael O'Hanlon, analista en seguridad nacional de la Institución Brookings.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad