publicidad

Obama empuja la reforma de salud en el Senado

Obama empuja la reforma de salud en el Senado

Instará al bloque demócrata a superar las diferencias camino a la aprobación de su propuesta de reforma de salud.

Con los demócratas

WASHINGTON, DC - El presidente Barack Obama hará una infrecuente visita dominguera al Capitolio para instar a los senadores demócratas a que sigan trabajando y superen sus diferencias camino a la aprobación de su propuesta de reforma del sistema nacional de salud, su principal prioridad de política interna.El presidente planea participar de una reunión del bloque demócrata la tarde del domingo, como respuesta a los pedidos de los legisladores de que intervenga para ayudar al líder de la mayoría oficialista en el Senado, Harry Reid, a terminar de empujar en el Congreso el paquete legislativo.

"Esto es lo que se supone debe hacer el presidente, usar su púlpito para amedrentar", dijo el senador Tom Harkin el sábado. "No he visto mucho de eso", agregó.

El principal desacuerdo es sobre un propuesto plan de seguro médico del gobierno que competería con aseguradoras privadas. Varios demócratas moderados se oponen al plan y el líder de la mayoría del Senado, Harry Reid, no puede permitirse el lujo de perder ni uno de los 60 votos con los cuenta frente a la firme oposición republicana.

Sesión sabatina

El sábado, los líderes del Senado iniciaron una rara sesión sabatina en el sexto día de un agrio debate sobre la reforma de salud, que la jerarquía demócrata quiere someter a voto la próxima semana.

publicidad

La reforma sanitaria fue una promesa electoral de Obama en 2008 y es una de sus máximas prioridades legislativas.

El mes pasado, Obama también hizo "lobby" en persona cuando la Cámara de Representantes debatió su propia versión de la reforma para ampliar la cobertura médica universal.

La cámara baja aprobó la reforma el pasado 7 de noviembre por estrecho margen.

Grandes divisiones

Cuando llegue al Senado, Obama se topará con grandes divisiones entre las filas demócratas, en parte porque la versión de la reforma que estudia la cámara alta incluye una "opción pública" y permite la financiación del aborto bajo ciertas circunstancias.

Durante el debate de hoy se prevé que los senadores sometan a votación varias enmiendas, incluyendo una relacionada con límites a las compensaciones de ejecutivos de las aseguradoras privadas.

También hay una enmienda republicana para que todo el proyecto de ley sea regresado al Comité Financiero del Senado para corregir los recortes de poco más $40 mil millones a agencias que otorgan servicio médico a domicilio.

Costos muy altos

"Los costos de salud están demasiado altos (...) al final, lo que importa no es lo que decimos sino lo que hacemos", para mejorar el sistema de salud, argumentó el líder de la minoría republicana del Senado, Mitch McConnell.

publicidad

En el pleno de la cámara alta, el senador republicano John McCain y el demócrata Max Baucus se trenzaron en agrias discusiones sobre los recortes aprobados

Se prevé que el Senado continúe el debate mañana a partir del mediodía.

Hasta el momento, el Senado ha votado por mantener los recortes a los fondos del programa de "Medicare" para ancianos y jubilados, algo que, según observadores, conlleva grandes riesgos políticos de cara a los comicios legislativos de 2010.

Aprobaron 34 enmiendas

Los senadores también aprobaron una enmienda que garantiza el acceso a mamografías preventivas para las mujeres, incluyendo a menores de 50 años de edad.

En total, los demócratas han presentado 34 enmiendas, mientras que los republicanos promueven un total de 38.

El proyecto de ley ante el Senado pretende extender la cobertura médica a otros 31 millones de estadounidenses que carecen de seguro de salud, y tiene un costo de $848 mil millones de dólares en un plazo de 10 años.

La meta: 60 votos

Para el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, la meta es conseguir los 60 votos necesarios para impedir cualquier táctica dilatoria de quienes se oponen a la reforma de salud en la versión actual, que incluye a varios demócratas moderados.

Uno de los puntos de discordia en el proyecto de ley, contenido en 2,074 páginas, es la inclusión de la "opción pública", que permite al Gobierno competir con las aseguradoras privadas.

publicidad

Aunque en la versión del Senado, los gobiernos estatales participarían en la "opción pública" de forma voluntaria, los conservadores, en general, la han tachado como una injerencia costosa del Gobierno.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad