publicidad

Obama dijo que la lucha contra la marea negra en el Golfo durará años

Obama dijo que la lucha contra la marea negra en el Golfo durará años

El presidente Barack Obama comparó la marea negra provocada por el derrame en el Golfo de México con "una epidemia".

Discurso a la nación

WASHINGTON, DC -  El presidente Barack Obama comparó la marea negra en el Golfo de México con "una epidemia", contra la que su país luchará "durante meses e incluso años".

Así lo indicó la noche del martes en una alocución televisiva al país, calificada por muchos analistas como respuesta estratégica a la baja popularidad del mandatario en las encuestas, especialmente por aquellos que consideran que el actual gobierno ha dado una respuesta tardía a la peor catástrofe ecológica en la historia de Estados Unidos.En su primer mensaje desde la Oficina Oval a la nación, para tratar de garantizar a los estadounidenses que está a cargo de la crisis ambiental, Obama advirtió que exigirá al presidente de la junta de BP reservar el dinero necesario para compensar a las numerosas personas afectadas por la "negligencia" de la compañía.

El mandatario dijo que la fuga de crudo en el Golfo de México ha provocado tristeza e indignación, sentimientos que son más profundos e importantes que el dinero. Habló del nerviosismo entre la gente que podría perder su modo de vida."Me niego a permitir que eso ocurra", dijo el mandatario, quien pese a todo afirmó que en las próximas semanas se podrá recuperar "el 90 por ciento" del crudo que mana del pozo de BP averiado en el Golfo de México.

publicidad

Plan de respuesta

Obama expuso lo que describió como el plan para hacer frente al problema: "La limpieza, lo que hacemos por ayudar a nuestros vecinos del Golfo y lo que vamos a hacer para asegurarnos de que una catástrofe como esta no se repita".

Así, explicó que desde el comienzo de la crisis, el Gobierno federal ha desplegado "el mayor esfuerzo de limpieza medioambiental de nuestra historia" y cuenta con 30 mil personas en cuatro estados para combatir la marea negra.

No obstante, matizó que "una movilización de este tipo y magnitud no va a ser nunca perfecta, y siempre surgirán nuevos problemas", y por efectiva que sea la respuesta "aún habrá más crudo y más daños antes de que este asedio haya terminado".

Guardia nacional

El presidente dijo además que autorizó la movilización de 17 mil miembros de la Guardia Nacional para luchar contra el desastre y llamó a los gobernadores de los estados afectados por el desastre a ponerlos a trabajar enseguida.

"Autoricé la movilización de cerca de 17 mil miembros de la Guardia Nacional en la costa", declaró Obama durante un discurso pronunciado desde el Salón Oval de la Casa Blanca.

"LLamo a los gobernadores de los estados afectados a poner estas tropas a trabajar lo antes posible", agregó.

Asimismo, aseguró que su gobierno combatirá las consecuencias del desastre "durante todo el tiempo que haga falta" y la compañía responsable, BP, tendrá que resarcir todos los daños que ha causado.

publicidad

El derrame es aún peor

Horas previas a su discurso, Estados Unidos elevó el cálculo del flujo de petróleo que escapa desde el fondo del Golfo de México advirtiendo que podría alcanzar los hasta los 60 mil barriles por día, unos 9,5 millones de litros, según una estimación revisada al alza por la administración.

"Este cálculo junta varias metodologías científicas y los datos más recientes del fondo del mar, y representa un paso significativo en nuestros esfuerzos de calcular el petróleo que está escapando del pozo de la BP", indicó el secretario de Energía Steven Chu a través de un comunicado.

La cifra más reciente refleja un incremento en el flujo de crudo que los científicos calcularon después de que robots submarinos a principios de este mes cortaron un tubo doblado cerca del fondo del mar, el cual al parecer estaría restringiendo el flujo del petróleo, tal como ocurre cuando se dobla una manguera de jardín para evitar el paso del agua.

Los funcionarios de BP calcularon que el cortar ese tubo doblado probablemente incrementó el flujo en un 20%.

Combinación de datos

El tubo fue retirado para que BP pudiera instalar una tapa contenedora que atrapa el petróleo, que es llevado hasta un buque cisterna ubicado en la superficie marina.

Estas nuevas cifras se basan en una combinación de datos científicos, que incluyen un análisis de un video de alta resolución tomado por robots submarinos, medidores de presión, sonares y medidas tomadas al petróleo recolectado en el instrumento de contención instalado sobre el pozo.

publicidad

Esta es la cuarta vez -y quizás aún no la última- que el gobierno estadounidense ha tenido que elevar su cálculo sobre la cantidad de petróleo que se ha derramado.

Desastre sin precedentes

El derrame de crudo, que los científicos han calculado que antes de que se colocara la campana de contención sobre el pozo averiado pudo llegar a los 9,5 millones de litros diarios, representa "un desastre medioambiental sin precedentes" que recibirá "una respuesta sin precedentes", sostuvo el mandatario.

El presidente estadounidense también reiteró su promesa de que el Gobierno obligará a la empresa responsable del vertido, British Petroleum (BP), a pagar en su totalidad las indemnizaciones que le correspondan.

Con estas declaraciones, el gobernante adelantaba en cierto modo el contenido de su discurso a la nación de esta noche, el primero de su mandato.

Desaprueban gestión

La mayoría de los estadounidenses desaprueba la forma en que el presidente Barack Obama ha manejado la crisis de contaminación de crudo en el Golfo de México, aunque mucha más gente culpa a BP por la lentitud de su respuesta, reveló el martes un sondeo de The Associated Press Press-GfK.

El sondeo descubrió que el 52% no aprueba la forma en que ha actuado el mandatario en el manejo del desastre, frente al mes anterior cuando una gran mayoría no quiso pronunciarse.

Empero, la gestión de Obama en general no salió tan mal parada, permaneciendo virtualmente en el 50%.

publicidad

Indignación contra BP

Los estadounidenses dirigieron la mayor parte de su indignación contra BP. El 83% criticó la actuación de la empresa británica tras la explosión y hundimiento de la plataforma de prospecciones el 20 de abril que ocasionó el derrame.

La desaprobación popular por la conducta de Obama en el manejo de la crisis es similar al porcentaje de estadounidenses furiosos con la respuesta de su predecesor George W. Bush a la devastación causada por el huracán Katrina en los estados del golfo.

En noviembre del 2005, dos meses después del huracán, el 53% criticó la forma en que Bush manejó el impacto de Katrina, según un sondeo de AP-Ipsos. Ahora, al igual que entonces, la mayoría de los estadounidenses quedaron indignados ante la lenta respuesta del gobierno, y el 54% dijo que veían con muy malos ojos la reacción de la burocracia.

Culpan a instituciones

El publico ha dirigido la mayor parte de su indignación a la empresa petrolera que alquilaba la plataforma. Un 83% criticó la actuación de BP tras la explosión del 20 de abril que mató a 11 trabajadores y causó la fuga de crudo.

Empero, los norteamericanos también culpan a las instituciones de todo tipo, desde las compañías privadas hasta el Congreso.

Todo ello pone de manifiesto la falta de fe del público en el gobierno y las dificultades que tendrá Obama para intentar convencer al país que ejerce su liderazgo y está a cargo de la situación.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad