publicidad

Obama-Bush-McCain, reunión cum

Obama-Bush-McCain, reunión cum

Obama y McCain se reunieron en la Casa Blanca para tratar el rescate financiero, junto a otros líderes del Congreso.

Obama-Bush-McCain, reunión cum b6790113b9d2483bac28f959c88bd7e0.jpg

Tensión e incertidumbre

WASHINGTON, DC - El plan de $700,000 millones para rescatar al sistema financiero seguía estancado en el Congreso pese al "optimismo" demócrata de un pronto acuerdo con el gobierno de George W. Bush, quien se reunió en la Casa Blanca con los candidatos Barack Obama y John McCain y líderes del Congreso."Estamos en el medio de una seria crisis financiera", dijo Bush desde la Casa Blanca. "Toda nuestra economía está en peligro", agregó.

En ese contexto, el mandatario mantuvo una reunión con los candidatos presidenciales y  líderes del Congreso en la Casa Blanca para discutir, a puertas cerradas, el plan de rescate para Wall Street que suscita hostilidad entre los legisladores.Bush llamó por teléfono al aspirante demócrata a sucederlo para manifestarle su voluntad de "trabajar hacia una solución rápida y sin línea partidaria del plan de rescate financiero", dijo el vocero presidencial Tony Fratto.

publicidad

Obama aceptó inmediatamente la invitación, y asistirá hoy jueves a última hora al encuentro en Washington, dijo su portavoz Bill Burton.

Por su parte, el candidato republicano anunció que suspendía su campaña para dedicarse a la crisis financiera y extendió la invitación al candidato demócrata para que se postergue el debate presidencial previsto para mañana viernes en Mississippi.

"Es claro que no ha surgido un consenso para respaldar la propuesta del gobierno y no creo que el plan que está sobre la mesa sea aprobado en su estado actual", estimó McCain

Obama, por su parte, respondió que continuaría con su campaña y que seguiría adelante con el plan de concurrir al debate televisivo.

Ya entrada la noche, ambos candidatos presidenciales instaron en un comunicado conjunto a demócratas y republicanos a trabajar unidos para superar los avatares económicos que vive el país.

"Los estadounidenses enfrentan un momento de crisis económica. Cualquiera sea la forma en que esta crisis comenzó, todos tenemos la responsabilidad de trabajar para resolver y restaurar la confianza en nuestra economía", indicaron en el texto.

"Soy optimista"

Más temprano, el secretario del Tesoro, Henry Paulson, y el presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, habían defendido su estrategia en el Congreso, tras haberlo hecho ya el martes, con escaso éxito.

publicidad

El plan consiste en desbloquear fondos públicos por hasta $700,000 millones para comprar los activos dudosos o "tóxicos" que afectan el balance de los bancos y siembran dudas sobre la solidez del sistema.

Paulson repitió varias veces que la única forma de destrabar el sistema es devolver la confianza al mercado verificando los balances de los bancos y lograr que el crédito, "vital para la economía", volviera a funcionar.

"Queremos estimular a los bancos y financieras a prestar dinero para hipotecas", declaró Paulson ante los representantes.

"Debemos actuar para impedir que continúen la serie de quiebras de instituciones financieras y la paralización del crédito que amenaza el bienestar financiero de las familias estadounidenses, la viabilidade las empresas, pequeñas y grandes, y la salud misma de nuestra economía", añadió.

Líderes demócratas, que al término de la audiencia habían criticado la defensa de la estrategia contra la crisis en Wall Street, se mostraron por la noche "optimistas" sobre la posibilidad de un rápido acuerdo con el gobierno.

"Soy optimista (...) Aún no lo hemos logrado pero puedo decirles que estamos cerca", aseguró a periodistas el senador Chris Dodd, que preside el Comité bancario del Senado.

Por la tarde, un portavoz del influyente congresista demócrata Barney Frank había dicho a la AFP que la oposición coordinaba en el Senado y la Cámara de Representantes su "rechazo" al plan gubernamental de rescate bancario.

publicidad

Coletazos en todo el mundo

Por su parte, el número dos del Fondo Monetario Internacional (FMI), John Lipsky, dijo que otras naciones podrían verse obligadas a considerar medidas semejantes a las adoptadas por Washington.

"Es posible que los gobernantes de otros países desarrollados tengan que enfrentar desafíos similares durante los próximos meses", advirtió.

Por si fuera poco, la Comisión de operaciones bursátiles estadounidense (SEC) citó a más de 20 fondos especulativos ("hedge funds") sospechosos de propagar rumores para hacer bajar la cotización de importantes instituciones financieras y beneficiarse, afirmó el miércoles a última hora el Wall Street Journal en su sitio en internet.

Según el diario, los títulos serían los de los bancos Goldman Sachs, Morgan Stanley, Washington Mutual, Merrill Lynch, Lehman Brothers y de la aseguradora AIG.

Previamente, el FBI había confirmado a la AFP la marcha de una amplia pesquisa en Estados Unidos, sin precisar si los cuatro gigantes del sector finanzas están implicados, tal como ha afirmado la prensa local.

Según medios estadounidenses, el FBI investiga alegaciones de fraude contra Lehman Brothers, Fannie Mae y Freddie Mac y contra la aseguradora AIG.

Desde la semana pasada, la Fed inyectó ya más de $170,000 millones en dinero fresco ante la falta de liquidez en el sistema.

publicidad

El retraso en la adopción del plan de Paulson y las reticencias de los legisladores dejaron el miércoles a los mercados en un moroso compás de espera, y la bolsa de Nueva York cerró mixta: el Dow Jones bajó 0,27% pero el Nasdaq subió 0,11%.

Las plazas europeas cerraron en baja, aunque las asiáticas habían acabado en verde.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad