publicidad
El presidente Barack Obama rodeado por el liderazgo del Congreso. El senador republicano Mitch McConnell (izq.) y el presidente de la Cámara de Representantes, John Boenner (der.). Junto a ellos los demócratas Nancy Pelosi y Harry Reid.

Obama busca espacios en el Congreso para gobernar sus últimos dos años en la Casa Blanca

Obama busca espacios en el Congreso para gobernar sus últimos dos años en la Casa Blanca

El mandatario está obligado a negociar con los republicanos tras la derrota de su partido el martes.

El presidente Barack Obama rodeado por el liderazgo del Congreso. El sen...
El presidente Barack Obama rodeado por el liderazgo del Congreso. El senador republicano Mitch McConnell (izq.) y el presidente de la Cámara de Representantes, John Boenner (der.). Junto a ellos los demócratas Nancy Pelosi y Harry Reid.


publicidad

El presidente Barack Obama está obligado a buscar espacios en el Congreso para gobernar sus últimos dos años en la Casa Blanca, luego de la derrota del Partido Demócrata el martes en las elecciones de medio término.

En una jornada marcada por el abstencionismo y la apatía de los electores, los republicanos ampliaron su poder en la Cámara de Representantes y recuperaron el Senado, que perdieron en 2006 durante el segundo mandato del presidente George W. Bush (2001-2009).

El martes, poco antes del cierre de las mesas electorales y el conteo de votos, la Administración anunció que el mandatario invitó a los líderes de ambas cámaras a una reunión en la Casa Blanca este viernes.

"El presidente ha invitado a los líderes de ambos partidos en ambas cámaras del Congreso a una reunión el viernes por la tarde", dijo a periodistas un funcionario de la Casa Blanca.

 

“Tienen la oportunidad (los republicanos) de aprobar leyes que puedan ser formadas y no vetadas”, dijo a UnivisionNoticias.com Roberto Izurieta, director del departamento de Política Latinoamericana de la Universidad George Washington. “Para hacerlo, deben dejar de lado el discurso y la plataforma de los partidarios del Tea Party (ultraconservadores) y no tratar de revocar el ObamaCare (ley de reforma de salud)”.

“También el presidente, los demócratas y los republicanos necesitan buscar temas en donde pueda haber un acuerdo, por ejemplo en energía, inmigración, infraestructura y comercio, entre oros”, agregó.

publicidad

Agenda pendiente

A partir de ahora Obama buscará espacios para gobernar con un Congreso adverso y un Partido Republicano con la mirada puesta en las elecciones presidenciales de 2016 para reconquistar la Casa Blanca.

La influencia de las redes sociales en las votaciones Univision

La campaña de medio término detuvo el accionar del Congreso durante meses, dejando sobre la mesa de debates temas pendientes como la reforma migratoria, el salario mínimo y las negociaciones con Irán, entre otros.

Incluso Obama se vio forzado a guardar una especie de “cuarentena” de su partido y se recluyó en la Casa Blanca ante los temores de que su imagen afectara candidaturas que los demócratas creían conservar para no perder el control del Senado. De todas formas perdieron.

La Casa Blanca está consciente que, desde enero de 2011 cuando los republicanos arrebataron a los demócratas el control de la Cámara de Representantes, ninguna ley importante ha sido aprobada y nada parece indicar, por ahora, que las cosas vayan a cambiar en el corto plazo.

publicidad

Si bien los republicanos ganaron el control del Senado, no tienen los 60 votos necesarios para aprobar leyes y necesitan votos demócratas. Al igual que la Casa Blanca, están obligados a negociar con sus adversarios para romper la inacción de los últimos años.

 

¿Inicia la carrera a la presidencia de los Estados Unidos? Univision

 

Torciendo brazos

La duda está en si Obama negociará o no con los republicanos la última parte de su segundo mandato. Izurieta recordó que “durante su primera Administración trató de hacerlo, pero en mi opinión el Partido Republicano estaba secuestrado por el Tea Party y nos llevó a casi el cierre del gobierno y al casi no pago de la deuda”.

“Desde entonces, el presidente ha optado por la ofensiva y ahora hay una nueva oportunidad”, apuntó. “Y si los dos lados se sientan a la mesa a negociar de buena fe, hay muchas cosas en las que se puede avanzar”, presagió.

De las claves del triunfo republicano, Izurieta mencionó el ataque a Obama. “En las elecciones de medio tiempo votan las bases y a estas les gustan las campañas de ataques”. Agregó que en este tema los republicanos “hicieron bien” la tarea y los demócratas, por el contrario, “estuvieron a la defensiva y perdieron”.

publicidad

A la pregunta si los electores están cansados de los demócratas y si esa fue una de las principales razones del triunfo republicano, Izurieta dijo que los votantes “están cansados de ambos partidos”, y que si bien la popularidad de Obama es baja, “es mucho más baja la popularidad del Congreso en manos republicanas”.

De los comicios presidenciales de 2016, Izurieta dijo que “si los republicanos piensan que recibieron un respaldo a una agenda extrema (acabar con el ObamaCare y ser más duros en el tema de inmigración), recibirán una gran derrota en dos años”.

“La ecuación del triunfo electoral se mantiene”, subrayó. “Ayer votó la base electoral, pero dentro de dos años votarán más jóvenes latinos, afroamericanos y mujeres, sectores donde a los demócratas les va bien. Y son sectores que los republicanos deberían conquistar en estos dos años presentando reformas que beneficien a estos sectores electorales. Pero si piensan que pueden seguir ganando elecciones con votantes blancos de más de 35 años, se equivocan”.

Qué dice la Casa Blanca

El Presidente está “ansioso por volver a trabajar” tras el paréntesis electoral, dijo el martes un alto funcionario de la Casa Blanca.

Mientras el gobierno aguarda la postura del liderazgo republicano, Obama seguirá haciendo uso de sus funciones ejecutivas para hacer avanzar su agenda con medidas unilaterales que no requieren la aprobación del Congreso, dio el portavoz de la Administración, Josh Earnest.

publicidad

La Casa Blanca no olvida que desde la aprobación, en 2010, de la reforma al sistema de salud (cuando los demócratas controlaban ambas cámaras del Congreso), Obama no ha conseguido sacar adelante ninguna de sus otras prioridades, como la reforma migratoria o el aumento del salario mínimo.

La Agencia Francesa de Noticias (Afp) advirtió que, pese al moderado optimismo de la Casa Blanca, es poco probable que el presidente encuentre ayuda en el nuevo Congreso para aprobar leyes como la reforma migratoria.

El mandatario no lo ha conseguido en los casi seis años que lleva en la Casa Blanca, con la excepción de la ley S. 744 que el Senado aprobó el 27 de junio de 2013 pero que el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes detuvo en seco, agregó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad