publicidad

Nueva tormenta de nieve tiene paralizado el noreste de Estados Unidos

Nueva tormenta de nieve tiene paralizado el noreste de Estados Unidos

Cuando aún no se derrite la nieve en la costa este del país, una nueva tormenta cae en el noreste de Estados Unidos.

Más frío que antes

WASHINGTON, DC - La segunda gran tormenta de nieve en menos de una semana se abatió este miércoles por la mañana en el noreste de Estados Unidos, con más de 25 centímetros (10 pulgadas) de acumulación en el norte de Maryland, lo que ha provocado una alerta generalizada en toda la zona y ha dejado sumido a Washington en su tercer día de paralización completa.

La alerta emitida por el Servicio Nacional de Meteorología afecta, además de la capital estadounidense, a Nueva York, donde se han suspendido las clases, a Filadelfia, en Pensilvania; Baltimore, en Maryland; Newark y Atlantic City, en Nueva Jersey; y Dover, en Delaware; entre otras grandes ciudades.El nuevo temporal, que ya obligó el cierre por 24 horas del aeropuerto international Dulle, cerca a la capital estadounidense, se sumará a los 80 centímetros de nieve que cayeron hace unos días, en el llamado Snowmageddon, una de las tormentas más intensas de las que se tiene registro.

Se trata de un temporal más frío y con más viento que el del pasado fin de semana, por lo que podría resultar más peligroso, han alertado los meteorólogos.

Mientras, en el corredor densamente poblado que va de Washington a Filadelfia abrir las vías de tránsito y restablecer los servicios es la principal actividad hoy, casi la única.No hay trabajo ni transporte

publicidad

El Gobierno federal cerró por segundo día consecutivo sus puertas, con lo que se quedaron en casa los 230 mil funcionarios que trabajan en el área metropolitana de Washington, y lo mismo hizo gran parte de los negocios privados de la zona, donde el transporte público está restringido.

Las escuelas están cerradas y algunos distritos han anunciado que no abrirrían hoy, martes.

Carámbanos de hielo en los tejados, cornisas de nieve asomando al vacío y grandes trincheras blancas levantadas por las palas quitanieve en las calles, hacen de Washington un paisaje de postal navideña.

Pero después de tres días de ejercicio con la pala y de no poder moverse muy lejos de casa, algunos residentes desean que todo vuelva a la normalidad.

Nueva York sin escuelas

En tanto, las autoridades de Nueva York anunciaron que todas las escuelas públicas de la ciudad permanecerán cerradas el miércoles ante la inminente llegada de la que se pronostica como una fuerte tormenta de nieve.

"Ordenamos el cierre de todas las escuelas públicas de la ciudad aunque por el momento no sepamos si la tormenta será tan severa como se dice", dijo hoy el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, quien en conferencia de prensa explicó que se espera que caigan entre 10 y 35 centímetros de nieve.

El alcalde aseguró que las previsiones apuntan al acercamiento de un temporal que puede poner "en peligro la seguridad ciudadana" de los neoyorquinos, por lo que medidas como el cierre de los colegios "se deben tomar a tiempo, pese a que en ocasiones los pronósticos meteorológicos se equivoquen".

publicidad

"Atrapados"

Robert Davis, quien vive en una zona residencial de Virginia, a escasos 20 minutos de Washington, explicó a Efe que en 20 años ésta fue la primera vez que no pudo ir a trabajar.

"Me siento atrapado. Nunca había visto una cosa así. Y claramente, el Gobierno aquí no está preparado para afrontar una tormenta de estas dimensiones", dijo mientras seguía trabajando con la pala junto a su hijo para intentar liberar de nieve la entrada al garaje de su casa.

La normalidad que ansía Davis se reanudaba este lunes a pequeños pasos. El aeropuerto Dulles, el mayor de la región, y el Baltimore-Washington abrieron hoy sus puertas de nuevo.

Actividad a medias

Menos actividad registraba el aeropuerto Reagan National, el más cercano a la capital, que permitió el despegue y aterrizaje de solo algunos vuelos. El metro no llega hasta la terminal aérea debido a que todas sus operaciones por encima de tierra están canceladas.

Decenas de miles de residentes siguen sin energía y las compañías eléctricas han alertado que tardarán algunos días en restablecer completamente el servicio.

Durante el fin de semana el número de casas sin electricidad en Maryland, Virginia, Washington, Pensilvania y otros estados afectados por la tormenta llegó a 400 mil.

Calles bloqueadas

Las autopistas y la mayoría de las vías principales de tráfico están despejadas, pero las calles secundarias y las vías residenciales siguen alfombradas de nieve.

publicidad

Por ello, muchos residentes son incapaces de sacar sus automóviles del garaje o de la acera donde los estacionaron el viernes.

La sensación de aislamiento es más aguda en las afueras de Washington, donde es necesario un vehículo hasta para ir a comprar leche.

La nueva tormenta

La tormenta del viernes y el sábado cubrió el aeropuerto de Dulles con 80 centímetros de nieve, una cifra récord, y dejó cantidades algo inferiores en Baltimore y Washington, según el Servicio Nacional de Meteorología.

Mientras, la nueva tormenta localizada hoy en Oklahoma se dirige hacia la zona, a donde llegará hoy en la tarde.

"Existe el potencial de acumulación de nieve de 20 centímetros o más. Hay una alta posibilidad de que supere los 25 centímetros", informó el Servicio Nacional de Meteorología.

Siguen sin energía

Decenas de miles de residentes siguen sin energía y las compañías eléctricas han alertado que tardarán algunos días en restablecer completamente el servicio.

Durante el fin de semana el número de casas sin electricidad en Maryland, Virginia, Washington, Pensilvania y otros estados afectados por la tormenta llegó a 400 mil.

Las autopistas y la mayoría de las vías principales de tráfico están despejadas, pero las calles secundarias y las vías residenciales siguen alfombradas de nieve.

publicidad

Pese a la gran carga de nieve, la tormenta anterior provocó la muerte a solo dos personas, un padre y un hijo que fueron atropellados el viernes por un tractor que resbaló y les cayó encima.

Además, el peso de la nieve ha derribado algunos árboles y tejados en la región, incluido el techo de una estación de bomberos que se hundió hoy de madrugada en el norte de Virginia, pero no causó víctimas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad