publicidad
Un estudiante de 13 años salvo su vida y la de sus compañeros luego de que el conductor del autobús en el que viajaban sufrió un paro cardiaco.

Niño de 13 años manejó un autobús escolar

Niño de 13 años manejó un autobús escolar

Un estudiante de 13 años salvo su vida y la de sus compañeros luego de que el conductor del autobús en el que viajaban sufrió un paro cardiaco.

Un estudiante de 13 años salvo su vida y la de sus compañeros luego de q...
Un estudiante de 13 años salvo su vida y la de sus compañeros luego de que el conductor del autobús en el que viajaban sufrió un paro cardiaco.

Washington.- Jeremy Wuitschick, de 13 años, tomó el control de un autobús y con ello salvo su vida y la de sus compañeros en Milton, Washington. 

Los estudiantes viajaban rumbo a su escuela cuando el conductor sufrió un paro cardiaco. El vehículo siguió avanzando solo, pero por fortuna Jeremy se dio cuenta de la situación rápidamente. 

El relató haber notado que el conductor se "veía chistoso". Pronto se dio cuenta de que algo estaba mal. Así que corrió al frente, tomó el volante y dirigió el vehículo a un lado del camino. Como pensaba que no podría alcanzar los frenos, prefirió retirar las llaves para detenerlo. Otros estudiantes llamaron al 911. 

publicidad

A continuación, Jeremy y Johnny Wood, otro estudiante, le practicaron la maniobra de resucitación cardiopulmonar al conductor. Fueron auxiliados por otro conductor cuyo vehículo circulaba detrás del autobús y fue testigo de lo que ocurrió. Se le practicó la maniobra hasta que llegaron los paramédicos.

El chico fue alabado por todos y no es para menos. Su reacción fue pronta y acertada, demostró que sabe cómo reaccionar ante una situación difícil.

Por su parte, Jeremy dijo que actuó por instinto e inspirado en un libro donde el personaje principal controla un autobús y retira las llaves para apagarlo. 

¿Podrías reaccionar como Jeremy Wuitschick si estuvieras en una situación así? Opina en nuestros Foros.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad