publicidad
Vilma Soltesz había viajado a Hungría con su esposo para pasar ahí unas vacaciones de un mes tras los cuales regresarían al Bronx.

Mujer obesa murió por no conseguir boleto de regreso a casa

Mujer obesa murió por no conseguir boleto de regreso a casa

Una mujer obesa murió luego de que tres compañías aéreas le negaran un boleto de regreso a su casa debido a su peso, que era de 190 kilos.

Vilma Soltesz había viajado a Hungría con su esposo para pasar ahí unas...
Vilma Soltesz había viajado a Hungría con su esposo para pasar ahí unas vacaciones de un mes tras los cuales regresarían al Bronx.

No pudieron acomodarla en los aviones

Una mujer murió luego de que tres compañías aéreas le negaran un boleto de regreso a su casa debido a su peso, que era de 190 kilos, informó El Mundo.

¿Consideras que las aerolíneas estuvieron equivocadas? Opina en nuestros Foros.

Su esposo planea interponer una demanda multimillonaria contra esas compañías.

Vilma Soltesz había viajado a Hungría con su esposo, de donde son originarios, para pasar ahí unas vacaciones de un mes tras los cuales regresarían al Bronx.

La mujer, de 56 años, sufría de insuficiencia renal y diabetes, además de obesidad mórbida. Sumado a esto, se encontraba en una silla de ruedas debido a que le faltaba una pierna.

publicidad

Sin embargo, el regreso se vio obstaculizado luego de que el matrimonio no pudo conseguir un boleto para volver a su hogar en EEUU, donde debía seguir con su tratamiento.

Para llegar a Hungría, la pareja tomó un vuelo y pagó tres boletos, dos para la esposa y uno para el marido. Pero en Europa las cosas se complicaron y ninguna de las tres compañías aéreas con las que intentaron volar quisieron llevar a Soltesz debido a su sobrepeso.

En Praga, una de ellas, la KLM, se negó a llevarla debido a que no tenían extensor de cinturón de seguridad y a que "físicamente, no fue posible embarcarla en el avión, a pesar de todos los esfuerzos realizados hasta el final", reportó El Mundo.

Delta, por su parte, se negó porque "no pudieron mover a la mujer de la silla de ruedas a los tres asientos". Transcurrieron 30 minutos y no se pudo acomodar a Soltesz y se optó por bajarla, ya que había otros 140 pasajeros que no podían retrasarse, informó el New York Post.

La pareja regresó a Hungría, pero la salud de la mujer empeoraba. "Estaba muy enferma y no confiaba en que los hospitales de la Hungría ex comunista pudiesen atender sus necesidades", ha expresado el abogado Holly Ostrov Ronai.

Dos días después de eso, Vilma murió. 

"Estoy solo ahora. A donde quiera que vot, voy solo. La extraño mucho", dijo su esposo Janos. "Hubo sólo dos mujeres en mi vida, mi madre, con quien viví 23 años, y Vilma, con quien viví 33 años", dijo Janos.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad