publicidad
.

Mucama acusadora: 'No quiero que ninguna mujer pase por lo que me pasó a...

Mucama acusadora: 'No quiero que ninguna mujer pase por lo que me pasó a mi'

Mucama acusadora: 'No quiero que ninguna mujer pase por lo que me pasó a mi'

Mucama acusadora: 'No quiero que ninguna mujer pase por lo que me pasó a mi'

Insiste con que fue atacada

NEW YORK - La empleada de hotel que acusa al ex director del FMI Dominique Strauss-Kahn de crímenes sexuales declaró el jueves ante la prensa que ella y su hija "lloran todos los días" desde que tuvo lugar el presunto intentó de violación el pasado 14 d mayo. 'No quiero que ninguna mujer pase por lo que pasé yo', djo la inmigrante africana.

"Con mi hija lloro todo los días", y "quiero mostrarme valiente para todas las mujeres del mundo", dijo Nafissatou Diallo en una breve declaración a la prensa en Broooklyn.

Su abogado Kenneth Thompson, que tomó la palabra luego, afirmó que con su clienta defendía a "todas las mujeres que fueron víctimas de agresiones sexuales en todo el mundo".

La intervención pública de Diallo, vestida con traje y pantalón oscuros y una camisola blanca, tuvo lugar en un centro comunitario cristiano en Canarsie, un barrio humilde de Brooklyn, al día siguiente de una reunión de ocho horas con los fiscales del caso.

Diallo había iniciado su ofensiva mediática a principios de la semana con una sorpresiva aparición pública ante medios estadounidenses.

Sus presentaciones ante la prensa tienen lugar en medio de las crecientes dudas sobre si el fiscal Cyrus Vance continuará adelante con el caso contra Strauss-Kahn, casi un mes después del descubrimiento de contradicciones y mentiras en el testimonio de la empleada.

publicidad

Strauss-Kahn, quien goza de libertad bajo palabra, está acusado de siete cargos, entre ellos el de intento de violación.

La fiscalía anunció el martes un nuevo aplazamiento de la próxima audiencia del caso, del 1 al 23 de agosto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad