publicidad

Michelle Knight perdona a su secuestrador Ariel Castro

Michelle Knight perdona a su secuestrador Ariel Castro

La joven que vivió martirizada durante once años por Ariel Castro habló del perdón hacia su secuestrador.

Una de las víctimas del monstruo de Cleveland relata espeluznante experiencia /Univision

La joven Michelle Knight parece haber perdonado a su secuestrador, pese a que vivió once años martirizada bajo secuestro, violaciones y abusos en la "casa del horror" de Cleveland, Ohio.

En una entrevista para NBC, una de las tres cautivas liberadas tras una década de encierro, dijo que no le guarda rencor a Ariel Castro, el psicópata que la torturó y abusó de ella cuando tenía 21 años de edad.

En su lugar, ¿perdonarías a Ariel Castro? Opina aquí.

"Si hiciera algo malo, aún se tratara de una pequeña cosa, yo quisiera que me perdonaran", dijo frente a la prensa. "Así que puedo perdonarlo por lo que hizo mal, porque así es la vida", añadió.

Knight mide menos de un 1.50 metros y fue maltratada en su juventud. Y cuando fue secuestrada explica en la entrevista que poco a  poco se adaptó a esa situación.

"Es difícil al principio. No quieres adaptarte. No quieres hacer nada al principio. De pronto te preguntas ¿por qué no?, estoy aquí, dejemos que terminen. Poco a poco terminas diciendo: 'okay, lo que sea, háganlo'", declara.

 

Hablan mujeres secuestradas por Ariel Castro /Univision Puerto Rico

A Michelle no le gusta el color rosa pues de ese color estaba pintado el cuarto en el que estuvo secuestrada. "Ese fue el primer cuarto donde la tortura comenzó", añadió.

"Ahí fue donde (Ariel Castro) procedió a atarme como un pescado a la pared. Mis piernas y manos estaban atadas de manera que quedaban lejos del piso", relata.

Knight también afirma que sintió pena cuando Castro, de 53 años, fue a prisión.

"Yo estaba triste por ello, pero me sentía confundida al mismo tiempo. Era un ser humano, y todo ser humano necesita ser amado, aunque halla hecho cosas incorrectas", añadió.

Ariel Castro había sido condenado a más de mil años tras las rejas por secuestrar, golpear y violar a Gina De Jesús, Amanda Berry y Michelle Knight, a quienes mantuvo cautivas por diez años en su casa en Cleveland.

publicidad

Unos meses después de su arresto decidió quitarse la vida pero dejó dos cartas antes de morir, en las que se arrependía por el crímen cometido.

Tuvo una vida dura

El 23 de agosto de 2002, Michelle fue la primera de las tres víctimas en subir en el auto del sospechoso, Ariel Castro, de 52 años.

Ese día de agosto, la joven tenía una audiencia en el tribunal para recuperar la custodia de su hijo.

Según la prensa local, su familia reportó su ausencia, pero después de 15 meses el FBI retiró su nombre de la lista de personas reportadas como desaparecidas.

Su reporte de búsqueda dice que la joven no estaba en su sano juicio y que tenía la tendencia a huir. Eso hizo pensar, incluso a sus familiares más cercanos, en la probabilidad de una fuga más que de un secuestro.

Antes del secuestro, Michelle ya contaba con una historia de vida muy triste: en la secundaria fue violada por uno de sus compañeros de clase, y fruto de la agresión quedó embarazada y tuvo que abandonar sus estudios, dijo a los medios un miembro de su familia.

En su hogar, la pareja de su madre era violento. Según la prensa local el hombre había estado en prisión por haberle roto el brazo a un niño.

Una acusación de violación contra la chica fue desestimada.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad