publicidad
El sistema de inmigración en EU continúa igual de resquebrajado a pesar de la promesa de Obama de trabajar en una reforma.

Mensajes contradictorios de Obama

Mensajes contradictorios de Obama

Tras la posesión de Obama se han visto señales contradictorias en cuanto a cómo procederá en materia de inmigración.

El sistema de inmigración en EU continúa igual de resquebrajado a pesar...
El sistema de inmigración en EU continúa igual de resquebrajado a pesar de la promesa de Obama de trabajar en una reforma.

Fue importante para Obama procurar restaurar la confianza en nuestra economía y promover su paquete de estímulo económico. Pero en el resumen del presidente sobre los males que afectan al país tanto a nivel doméstico como externo, el tema que notoriamente estuvo ausente fue el de inmigración.Es ese delicado tema que simplemente no desaparece. Un problema difícil de enfrentar, especialmente cuando el país está dividido entre los que quisieran ver a los inmigrantes encaminados hacia la legalización y los que prefieren que todos los inmigrantes indocumentados sean arrestados y deportados.Lo cierto es que el sistema de inmigración en Estados Unidos continúa igual de resquebrajado que cuando comenzó el proceso electoral. En un momento pareció como que sería "el tema de campaña" que decidiría la elección del 2008. Pero eso fue hasta que la economía reflejó un dramático descenso.¿Posición consistente?La posición del presidente Obama sobre inmigración ha sido bastante consistente. El votó a favor de la construcción de un muro que proporcionaría seguridad en la frontera, pero también ha apoyado y continúa apoyando la idea de una reforma migratoria amplia. Sin embargo, ahora que la nueva administración ha tomado posesión, recibimos señales contradictorias en cuanto a cómo procederá el gobierno en materia de inmigración.En una entrevista reciente con el popular presentador de radio en español Eduardo Sotelo, el "Piolín", Obama reiteró su compromiso de formar un grupo de trabajo que ayude a establecer una agenda para una reforma migratoria. "Comenzaremos por tratar de mejorar el sistema actual para que las personas que quieran llegar a ser ciudadanas pueden hacerlo. Que sea más económico, más rápido y que facilite el patrocinio a miembros de la familia", dijo.Pero pocos días después de esa entrevista, agentes de inmigración hicieron la primera redada que se ha realizado en un lugar de trabajo desde que Obama asumió el cargo. Según informes, los agentes del Servicio de Inmigración ICE tomaron por asalto una fábrica de motores en Bellingham, Washington, y arrestaron a docenas de personas, la mayoría mexicanos y centroamericanos, bajo sospechas de que se encuentran en el país ilegalmente. El grupo proinmigrante America's Voice calificó la redada de "inconsistente con la visión del presidente acerca de la reforma migratoria".

Una y otra vez Obama ha señalado lo inhumano que es separar a las familias. Durante su discurso de aceptación en la Convención Nacional Demócrata Obama dijo: "No conozco a nadie que se beneficie cuando una madre es separada de su pequeño hijo". El lenguaje en la plataforma del partido con respecto a las redadas de inmigración dice: "Es un problema cuando nosotros sólo imponemos nuestras leyes contra los inmigrantes en redadas que son ineficaces, separan a las familias y dejan a personas retenidas sin acceso adecuado a asesoría legal"."Las redadas de inmigración que se concentran en trabajadores indocumentados que no son criminales no arreglarán nuestro maltrecho sistema de inmigración ni tampoco hacen más seguro a nuestro país", dijo America's Voice en un comunicado de prensa poco después de la redada en Bellingham.Los damnificadosEl 13 de febrero el Departamento de Seguridad Interna emitió un informe diciendo que de los más de 2 millones de inmigrantes que fueron deportados entre 1998 y el 2007, 100,000 eran padres de niños que son ciudadanos de Estados Unidos. El Servicio de Inmigración revisa ahora si establecer procedimientos para determinar si los inmigrantes retenidos en redadas tienen hijos menores de 18 años que son ciudadanos norteamericanos. El presidente Obama ha acentuado la importancia de lidiar con la economía y la crisis hipotecaria antes de tratar el tema migratorio, y eso es entendible. El ha evitado dar una orden ejecutiva que ponga una moratoria a las redadas. Pero es tiempo de que las acciones de la administración sean más acordes con sus buenas intenciones hacia inmigrantes en nuestro país y con su compromiso de reparar nuestro maltrecho sistema de inmigración.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad