publicidad
.

Manifestantes contra guerra logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7b...

Manifestantes contra guerra

Manifestantes contra guerra

Masivas marchas de protesta contra la guerra en Irak tuvieron lugar este sábado en Estados Unidos, Chile y Europa.

Aniversario bélico

WASHINGTON - Masivas marchas de protesta contra la guerra en Irak tuvieron lugar este sábado en Estados Unidos, Chile y distintos países de Europa poco antes de que se cumpla el cuarto aniversario de la invasión a ese país por tropas norteamericanas, el 20 de marzo de 2003.

Miles de personas se manifestaron el sábado en Washington para exigir el fin de la guerra en Irak.

Más de 50.000 personas, según la prensa estadounidense en el lugar, partieron del centro de Washington, no lejos de la Casa Blanca, para dirigirse hacia el edificio de las Fuerzas Armadas.

La organización Answer también realizaba el sábado manifestaciones en San Francisco y Los Angeles (California, oeste).

En Europa la mayor manifestación se llevó a cabo en España, donde según sus organizadores unas 400.000 personas participaron en una marcha en Madrid contra la invasión que fuera apoyada en 2003 por el gobierno conservador de José María Aznar, a pesar del mayoritario rechazo de la población.

Decenas de manifestantes vestidos de naranja, al estilo de los prisioneros islamistas de Guantánamo, portaron una pancarta gigante mientras encabezaban el cortejo.

Españoles en protesta

Otras personas exhibieron afiches en los que se catalogaba al presidente estadounidense George Bush y a Aznar de "criminales de guerra", a la vez que se les solicitaba, al igual que al primer ministro británico Tony Blair, pedir disculpas por el sufrimiento iraquí.

publicidad

Medios de prensa españoles dieron a conocer que unas 1.500 personas se manifestaron en Barcelona y otros cientos protestaron en ciudades como Sevilla y Granada.

Marchas fuera de EU

En Turquía unas 6.000 personas marcharon el sábado en Estambul, al grito de "¡Fuera Estados Unidos!" y "¡paren la ocupación!"

Manifestaciones también tuvieron lugar en las ciudades griegas de Atenas y Salónica, donde cientos de personas solicitaron el "fin de la ocupación".

En Dinamarca, cientos de individuos marcharon contra la participación de Copenhague en la guerra, cantando y mostrando pancartas frente a la embajada estadounidense en la capital danesa, de acuerdo al sitio web del diario Politiken.

Dinamarca ha desplegado tropas en Irak desde agosto de 2003, la mayoría de ellas en la localidad de Basra, bajo dirección de las fuerzas británicas.

En la capital de Chipre, Nicosia, unas 300 personas protestaron frente a la embajada de Estados Unidos, junto a un grupo de políticos europeos de izquierda que participaban en una conferencia en la principal ciudad chipriota.

La manifestación fue organizada por el izquierdista Consejo de Paz Pancyprian y el principal orador fue el líder comunista Demetris Christofias.

Finalmente, en Chile un grupo de manifestantes conformado por partidos y organizaciones de izquierda encabezó este sábado una protesta pacífica frente a la embajada de Estados Unidos en Chile.

publicidad

Más de un centenar de personas inició una marcha desde el centro de Santiago hasta la sede diplomática ubicada en el sector oriente de la capital chilena, con carteles en contra de la estrategia militar del gobierno de George W. Bush.

La manifestación contó con dirigentes de los partidos de izquierda, entre ellos el ex candidato presidencial del pacto Juntos Podemos, Tomás Hirsch, quien hizo un llamado "a la paz".

Cristianos oraron por la paz

En este fin de semana de protestas, miles de cristianos oraron por la paz durante una ceremonia en la Catedral Nacional de Washington.

Después de la ceremonia en la iglesia, el viernes por la noche, los participantes marcharon con linternas, en medio de la nieve y el viento, avanzando hacia la Casa Blanca, donde la policía comenzó a detener a varios manifestantes poco antes de la medianoche.

Las leyes sobre las protestas requieren que los manifestantes sigan avanzando cuando llegan a la acera de la Casa Blanca. "Les hicimos tres advertencias y ellos rompieron las reglas", dijo el teniente Scott Fear.

"Hay una zona de la acera de la Casa Blanca donde hay que seguir moviéndose". La protesta marcó el comienzo de lo que sería una serie de actos previo al aniversario de la invasión encabezada por Estados Unidos a Irak, que comenzó el 20 de marzo del 2003.

El aniversario se cumple el martes. Un centenar de personas cruzó la calle desde el Parque Lafayette, donde miles de manifestantes se reunieron, para protestar en la acera de la Casa Blanca, el viernes por la noche.

publicidad

La policía esposó a varios manifestantes y los subió en autobuses para llevarlos ante las autoridades. La policía añadió que informará el sábado el total de manifestantes detenidos.

Las ventanas de la Casa Blanca permanecían a oscuras. Inconformes por la guerra John Pattison, de 29 años, manifestó que junto a su esposa viajaron en avión desde Portland, Oregon, para asistir por primera vez a una manifestación antibélica. Dijo que con el tiempo, al ver como avanzaba la guerra y la política exterior estadounidense, comenzó a oponerse al conflicto en Irak.

La coalición ecuménica que organizó la protesta, Christian Peace Witness for Iraq, distribuyó 3,200 boletos de entrada al servicio religioso de la catedral. La iglesia estuvo repleta, a pesar de que el aguanieve y la nieve impidieron que algunos llegaran.

"Esta guerra, desde un punto de vista cristiano, está equivocada moralmente, y lo estuvo desde el principio", manifestó el reverendo Jim Wallis, fundador de uno de los grupos que patrocinó el acontecimiento, al finalizar el servicio. "Esta guerra es ... una ofensa a Dios", expresó, y fue aplaudido y aclamado por los feligreses.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad