publicidad

Manchas de petróleo se desparraman por la costa del Golfo

Manchas de petróleo se desparraman por la costa del Golfo

El derrame en el Golfo no ha creado una sola mancha, sino muchas que acosan a los varios estados de la costa.

Manchas de petróleo se desparraman por la costa del Golfo 798e09e1c5d645...

Alquitrán

PANAMA CITY BEACH, Florida - El derrame de petróleo en el Golfo de México no ha creado una sola mancha, sino muchas que acosan a los varios estados de la costa. En los delicados pantanos de la costa de Louisiana, el crudo, espeso como pasta, sofoca los juncos y atrapa a los pelícanos.Burbujas de alquitrán del tamaño de una moneda al de un plato manchan las arenas blancas en Alabama y el noroeste de Florida.

En Mississippi no se ve nada raro, excepto la ausencia de turistas, pero al oeste de Tampa, en la Florida, una capa aceitosa verde cubre la superficie marina.

"Ya no nos estamos enfrentando a un derrame grande y único", dijo el lunes el almirante de la Guardia Costera, Thad Allen, en la Casa Blanca. "Enfrentamos una suma de cientos y miles de manchas de crudo que van en muchas direcciones distintas".

publicidad

El enorme embudo invertido colocado sobre el pozo de BP que derrama crudo desde el lecho marino está succionando una cantidad considerable del petróleo, según funcionarios, aunque los observadores no se ponían de acuerdo sobre cuánto capturaba realmente.

Los videos desde el fondo del Golfo seguían mostrando nubes negras de crudo que surgían hacia la superficie.

BP anunció que pretende cambiar el embudo actual con uno mayor el mes próximo. Los directivos indicaron que las tareas iniciales de limpieza pueden demorar meses y que los efectos del derrame podrían sentirse durante años.

Mientras tanto, los residentes que viven del turismo y de la pesca se preguntan cómo minimizar los daños y salvar una temporada que está por dejar atrás su mejor momento.

En la tienda de playa Salty Dog Surf Shop en Panama City Beach, cerca del borde este de la zona que alcanzó el derrame, el gerente Glen Thaxton vendía camisetas, sandalias y lentes de sol el lunes.

Los funcionarios locales habían advertido que el crudo podría llegar a la arena en 72 horas.

"Esto se podría frenar de repente de forma muy rápida", dijo Thaxton. "Así que hemos llamado a los proveedores para decirles que no nos envíen nada más hasta nuevo aviso".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad