publicidad

Los psicólogos que enseñaron a la CIA cómo torturar

Los psicólogos que enseñaron a la CIA cómo torturar

Dos psicólogos recomendaron técnicas como el "submarino", bofetadas en la cara y entierros simulados.

Animación: las torturas aplicadas por la CIA según reporte /Univision

James Elmer Mitchell y Bruce Jessen han sido identificados como los psicólogos contratados por la CIA para dar recomendaciones técnicas como el "submarino", bofetadas en la cara y entierros simulados para prisioneros sospechosos de terrorismo, según el reporte presentado el martes por el Senado de Estados Unidos.

Ninguno de ellos tenía experiencia como interrogador ni tenía conocimientos especializados de al-Qaeda, antecedentes en la lucha contra el terrorismo, o cualquier experiencia cultural o lingüística relevante.

El reporte senatorial dice que una compañía dirigida por los dos psicólogos recibió un pago de $81 millones de dólares por la CIA.

En 2003, en un incidente en una prisión secreta, Abd al-Rahim al-Nashiri, sospechoso de ser el autor intelectual del ataque contra el USS Cole en Adén en 2000, fue sometido varias veces al "submarino", debió permanecer con las manos en la cabeza por horas y fue amenazado, con los ojos vendados, escuchando el zumbido de un taladro eléctrico cerca de su cabeza.

Pese a que algunos miembros de la CIA que participaron en el interrogatorio concluyeron que Nashiri no tenía información significativa sobre planes terroristas lo sometieron a métodos aún más agresivos.

Kamil Shah fue encarcelado en Bagram, una prisión militar del norte de Kabul, cuando tenía 17 años.

publicidad

De sus años en Bagram, Kamil Shah recuerda una mezcla de torturas violentas y no violentas, la falta de luz, los golpes de sus carceleros, los interminables interrogatorios "durante nueve o diez horas", las torturas con electricidad.

"A veces, traían perros, y me decían que si no les decía la verdad, me lanzarían en medio de ellos" relata.

El reporte de la Comisión de Inteligencia del Senado describe cómo los detenidos fueron torturados durante días en la oscuridad, colgados de las manos, privados del sueño por más de 180 horas  manteniéndolos de pie o alimentados a la fuerza vía rectal, lo que suscitó reacciones de indignación y escándalo en el mundo.

El resumen ejecutivo agrega que múltiples detenidos que fueron interrogados por la CIA fueron sometidos a las técnicas donde sufrían de alucinaciones, paranoia, insomnio y trataron de mutilarse.

En una instalación, dice el informe, un detenido murió de hipotermia tras permanecer "parcialmente desnudo" y encadenado a un piso de concreto, mientras que en otras ocasiones, los prisioneros desnudos estaban encapuchados y eran arrastrados por los pasillos mientras eran abofeteados y recibían puñetazos.

Ante el asombro generado tras la revelación del informe, uno de los dos psicólogos que diseñaron el programa de interrogatorios defendió el tratamiento que se le dio a los presos.

publicidad

James E. Mitchell, identificado en el reporte por el seudónimo de Grayson Swigert, dijo a The Associated Press en una entrevista telefónica desde su casa en Florida que el reporte de la comisión de inteligencia del Senado revela sólo parte de la realidad y presenta una narrativa falsa.

Y añadió que un acuerdo de confidencialidad le impide confirmar su participación o defenderse plenamente.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad