publicidad
Los psicólogos que idearon los interrogatorios usados por la CIA nunca tuvieron experiencia como interrogadores.

Los psicólogos de la CIA no tenían experiencia en técnicas de interrogatorios

Los psicólogos de la CIA no tenían experiencia en técnicas de interrogatorios

Los psicólogos que idearon los interrogatorios usados por la CIA nunca experimentaron como interrogadores.

Los psicólogos que idearon los interrogatorios usados por la CIA nunca t...
Los psicólogos que idearon los interrogatorios usados por la CIA nunca tuvieron experiencia como interrogadores.

Simulaban asfixiarlos, los privaban de sueño por más de siete días, los torturaban, algunos incluso hasta la muerte, sin embargo a la hora de conseguir información de inteligencia, las indagaciones de la CIA no eran fructíferas. De acuerdo al resumen dado a conocer por la Comisión de Inteligencia del Senado acerca del programa de la CIA, los dos psicólogos contratados para idear los interrogatorios 'reforzados' ni siquiera tuvieron experiencia como interrogadores.

"La CIA contrató a dos psicólogos para desarrollar, operar y evaluar sus operaciones de interrogación. La experiencia previa de los psicólogos fue la escuela SERE ( Supervivencia, Evasión, Resistencia, Escape) de la Fuerza Aérea de Estados Unidos", afirma el informe.

publicidad

Ninguno de ellos tenía experiencia en interrogatorios ni tenían conocimiento a fondo de cómo funcionaba al-Qaeda. Tampoco conocían a fondo la lucha contra el terrorismo, o tenían alguna otra experiencia cultural o lingüística relevante.

Entre los hallazgos de este informe se encontró también que la CIA nunca llevó a cabo un análisis exhaustivo de la eficacia de estos programas.

Leer: Las 20 conclusiones al informe

En ocasiones, quienes hacían los interrogatorios utilizaron técnicas que no eran toleradas por sus superiores en la CIA o por los asesores legales de la Casa Blanca. No obstante, quienes hicieron esos interrogatorios y los funcionarios de prisiones que violaron las políticas de la CIA raramente fueron objeto de un proceso disciplinario o fueron reprendidos.

Según el informe, los psicólogos llevaban a acabo inherentemente funciones gubernamentales, tales como servir de enlace entre la CIA y los servicios de inteligencia extranjera, así como llegaron a participar en el interrogatorio de detenidos bajo custodia del gobierno en el extranjero.

Para el 2005 los psicólogos formaron la empresa Vktually con el propósito de vender su trabajo a la CIA. Con lo que la CIA terminó subcontratando de una forma abrumadora la mayoría de las operaciones relacionadas al programa.

Para 2006 el valor de dicha relación, con todas las acciones ejercidas, era de más de $180 millones. Los contratistas recibieron $81 millones antes de que el contrato terminara en 2009.

publicidad

En 2007 la CIA llegó a un acuerdo de indemnización de varios años para proteger a la empresa y sus empleados de toda responsabilidad legal derivada del programa de interrogatorios. La CIA ya ha pagado más de $1 millón de ese acuerdo.

Para 2008 el departamento encargado de las detenciones e interrogatorios de la CIA, estaba formado por algunos oficiales, mientras que 85% de su planta de trabajo estaba formada por contratistas que llevaban acabo el trabajo duro.

Se sabe también que los asesores jurídicos de George W. Bush se basaron en datos erróneos proveídos por la CIA al establecerlos como técnicas legítimas de interrogación y que incluyó el método del submarino (derramar agua en una toalla amarrada a la cabeza de un detenido) y otras nueve formas de interrogación adicionales.

De acuerdo al resumen, la CIA trató de impedir o evitar que el Congreso supervisara de manera activa estos programas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad