publicidad

Los padres de Peter Kassig: “Necesitamos tiempo para llorar y perdonar”

Los padres de Peter Kassig: “Necesitamos tiempo para llorar y perdonar”

“Necesitamos tiempo para llorar y perdonar”, dijeron los padres de Peter Kassig, el joven decapitado por ISIS. 

Lo intentaron todo por salvar a su hijo. Pero no pudieron evitar que Peter Kassig fuera decapitado por ISIS. Sin embargo, y a pesar del profundo dolor que sienten por la pérdida que acaban de sufrir, los padres del trabajador humanitario estadounidense aseguran que perdonarán a los verdugos de su hijo.

En una conmovedora conferencia de prensa, Paula y Ed Kassig dijeron que sus "corazones están magullados" y que ahora necesitan tiempo para "su duelo, llorar, perdonar y empezar a sanar".

Armados del mismo coraje y la valentía que los acompañó durante todo el cautiverio de su hijo, Paula y Ed Kassig dieron muestra de la fuerza que los mantiene en pie.

"Nuestros corazones fueron golpeados, pero se van a curar. El mundo está roto, pero serán sanados al final. Y el bien prevalecerá como el único Dios con muchos nombres", dijo su madre, Paula Kassig en una conferencia en Epworth United Methodist Church en Indianápolis.

El padre de Kassig, pidió: “Por favor recen por Abdul Rahman, o Pete si lo conocieron de ese modo, durante el atardecer. Oren también para todas las personas retenidas contra su voluntad en Siria, Irak, y en todo el mundo. Finalmente, denle tiempo a nuestra familia para estar de luto, llorar "y si, perdonar- para empezar a curar”.

El trabajador humanitario decapitado por ISIS había nacido como Peter Kassig, pero tras conocer la realidad en Medio Oriente decidió convertirse al Islam y se hacía llamar Abdul Rahman.

ISIS cometió una nueva decapitación Univision

Sus padres respetaron su decisión e incluso, Paula, se mostró en videos con su cabeza cubierta con un hijab, el pañuelo típico que usan las mujeres musulmanas.

A pesar de ese acercamiento, y de que hasta publicaron videos en YouTube subtitulados en árabe pidiendo por la salvación de su hijo, ayer ISIS dio a conocer un video en el que se puede ver la decapitación del joven de 26 años.

Kassig se convirtió en el quinto occidental " y tercer estadounidense- decapitado por ISIS desde agosto pasado, cuando el grupo terrorista dio a conocer el video con su primera víctima: James Foley.

Luego, vendrían Steven Sotloff, David Haines y Alan Henning.

Kassig había sido secuestrado hace un año, en octubre de 2013, mientras viajaba hacia una ciudad en el este de Siria para llevar suministros a los refugiados.

publicidad

El mensaje de la conferencia de hoy, llevada a cabo en una iglesia metodista, se suma a un comunicado que la familia dio a conocer poco después de que se supiera de la muerte del joven.

" Perdió la vida como resultado de su amor por el pueblo sirio y su deseo de aliviar su sufrimiento. Trabajaremos todos los días para mantener su legado de la mejor manera posible", dijeron. 

Peter Edward Kassig conocía de cerca los horrores de la guerra y los padecimientos de los refugiados. Era veterano de los Rangers que en 2012 decidió fundar una organización de ayuda a las víctimas de los conflictos armados.

Tenía 26 años, nació en Indiana y se mudó a Beirut tras participar de la guerra en Irak para ayudar a los refugiados y desplazados por el conflicto armado en Siria.

En julio de 2012, fundó Special Emergency Response and Assistance (SERA, en inglés) para asistir a los refugiados. Ese mismo año, había trabajado en un hospital de Trípoli en Líbano. Su experiencia allí lo cambió para siempre y decidió que debía dedicar su vida a ayudar.

“La cantidad de apoyo y respuesta de la gente de todo el mundo me motivó a organizarme y a desarrollar una plataforma a través de la cual las personas pudieran enviar donaciones para apoyar mi trabajo”, dijo en un artículo que publicó en Internet.

Indignación mundial por otra decapitación del grupo terrorista ISIS Univision

Así fue como Kassig y SERA llegaron a Siria con carpas, mantas, cocinas portátiles y otros utensilios para los más necesitados. “Puedo elegir entre entregar miles de dólares en antibióticos para mujeres y niños o puedo ser un joven más con un arma”, dijo.

Se sabe que Kassig estuvo trabajando en Siria con los refugiados, que enseñó primeros auxilios y distribuyó ropa, medicamentos y alimentos. Sin embargo, no hay demasiados detalles de cómo terminó en manos de ISIS.

Kassig se había enlistado con los Rangers en 2006, al año siguiente fue convocado para ir a Irak y en 2012 fue dado de baja por razones médicas. Estudiaba ciencias políticas en la Universidad de Butler cuando "durante el receso de primavera- decidió viajar a Beirut para ver de primera mano la crisis en Siria. 

publicidad

“Quería entender mejor mi rol en el conflicto de Irak y su impacto en Medio Oriente en general”, explicó en una entrevista con la revista Time publicada el año pasado.

“No conozco a una sola mujer, hombre o niño que no pueda esbozar una sonrisa y un mensaje de fortaleza y esperanza", agregó entonces el fundador de esta organización de ayuda de emergencia.

Su ONG se centra “en dar apoyo logístico y asistencia en áreas demasiado difíciles de operar con eficacia para otras organizaciones humanitarias. Por lo general, esto significa zonas de conflicto. Nuestro foco operativo actual es la guerra civil que ocurre en Siria”, había explicado Kassig.

Tras haber sido testigo de los sufrimientos de la población siria, envió un correo electrónico a su familia y sus amigos para anunciarles que no regresaría de inmediato, informa la Agencia France Press.

"Intenté vivir mi vida del modo que corresponde a lo que yo creo, pero la verdad es que casi toda mi vida no hice sino buscar mi vocación y aún no la había encontrado. Aquí, en este país, encontré mi vocación", escribió.

En junio pasado, en una carta enviada a sus padres, Peter Kassig reconocía su "miedo de morir".

"Evidentemente tengo miedo de morir, pero lo más duro es no saber, plantearse interrogantes, esperar y preguntarme si puedo aguardar sea lo que sea. Estoy muy triste por todo lo que esto produce y de que sufran en casa por ello", escribía.

publicidad

"Si muero, creo que nosotros, ustedes y yo, al menos podremos encontrar consuelo pensando que fui (a Siria) para intentar aliviar el sufrimiento y ayudar a aquellos que lo necesitan", continuaba su carta.

"De acuerdo a mi fe, rezo todos los días y en ese sentido, no estoy furioso por mi situación (...). Estoy en paz con mis convicciones", afirmó en ese entonces. Sus padres recordaron sus palabras.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad