publicidad
.

Los grandes problemas de Chiquita logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb...

Los grandes problemas de Chiquita

Los grandes problemas de Chiquita

María Elena Salinas opina sobre los pagos ilegales hechos por ejecutivos de Chiquita a paramilitares en Colombia.

Casi $2 millones fueron pagados por ejecutivos de Banadex, una filial de Chiquita Brands en Colombia, a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), nombre oficial de los paramilitares.

Los ejecutivos de la compañía admitieron haber hecho más de 100 pagos entre 1997 y 2004 al grupo para "protección", primero a una compañía de seguridad ficticia, y después directamente a Carlos Castaño, ex líder de los 'paras'.

Los ejecutivos aseguran que fue necesario para poder operar en la región y proteger a sus empleados.

Pago viejo

Es común que empresas multinacionales que operan en América Latina, o en otros países, paguen altas cuotas para "protección" en áreas de conflicto cuando el gobierno no está en capacidad de defenderlos.

Ese es el caso de Colombia, donde el gobierno y los militares están de por si saturados.

Aun así, la oficina del fiscal general de Colombia dice que el argumento de Chiquita, de que entregó el dinero para proteger a sus empleados, no tiene peso ya que no se trató de "una relación entre extorsionador y extorsionado, sino una relación criminal".

La compañía, a sabiendas, amparó a un grupo cuyo propósito, entre otros, es el de matar, dicen.

Los problemas legales de Chiquita se presentan en dos frentes: ha violado las normas colombianas que prohíben pagos por rescate, y ha violado las políticas norteamericanas que prohíben hacer negocios o tener tratos financieros con terroristas.

publicidad

Tanto los paramilitares como los grupos guerrilleros izquierdistas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), están en la lista de grupos terroristas del Departamento de Estado.

En Colombia ambos bandos, de izquierda y derecha, están en el negocio del secuestro, extorsión y asesinato, y los dos están enfrascados en una cruenta batalla para controlar el lucrativo negocio de las drogas.

Los problemas de Uribe

Pero últimamente ha habido un mayor escrutinio de aquellos con vínculos a los paramilitares, incluyendo a varios legisladores allegados al gobierno del presidente Álvaro Uribe, al igual que altos mandos militares.

Según informes de prensa, durante los años en que Chiquita pagó dinero por protección a los paramilitares, hubo 62 masacres en la región de Urabá que cobraron la vida de 430 personas, la mayoría de ellos campesinos pobres, muchos que incluso trabajaban en las plantaciones de banano.

A los paramilitares se les responsabiliza de tres cuartas partes de los asesinatos en 20 años, y están acusados de asesinar a más de 20 mil personas.

Años antes de hacer pagos a los paramilitares, Chiquita le pagaba "vacuna" a las FARC que controlaban la región de Urabá, pero no fue multada por esos pagos porque las reglas que permitieron el castigo fueron establecidas después de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001.

publicidad

Algunos líderes políticos de oposición en Colombia se quejan de que las grandes compañías multinacionales no sólo explotan los recursos naturales de su país para obtener ganancias económicas, sino que en el proceso se convierten en cómplices de las atrocidades cometidas contra personas inocentes financiando los grupos al margen de la ley.

El gobierno colombiano está pidiendo que Estados Unidos extradite a los principales directivos de la empresa que tiene su base en Cincinnati, y que aprobaron los pagos ilegales.

Posición incómoda

Es dudoso que lo haga, pero el pedido pone al país en una posición delicada con su más cercano aliado en Sudamérica.

Y es que Colombia ha extraditado hacia Estados Unidos a docenas de sospechosos buscados mayormente en éste país por crímenes relacionados con el narcotráfico.

La gran pregunta es si el gobierno del presidente George W. Bush estará dispuesto a entregar a empresarios norteamericanos acusados de hacer negocios con un grupo terrorista a un gobierno que tiene vínculos con esa misma organización.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
publicidad