publicidad

Llegaron a Miami los misioneros de Estados Unidos liberados en Haití

Llegaron a Miami los misioneros de Estados Unidos liberados en Haití

Ocho de los diez misioneros estadounidenses acusados de secuestro en Haití llegaron a Miami tras ser liberados.

Dos siguen presas

MIAMI - Ocho de los diez misioneros estadounidenses acusados de secuestro de niños de Haití llegaron la noche del miércoles al jueves a Miami (sudeste de Estados Unidos), tras ser liberados por un juez haitiano y haber abandonado la isla devastada por un sismo.

La líder del grupo Laura Silsby, y su ex niñera, Charisa Coulter, aún permanecen en una celda de Puerto Príncipe y se presentaron frente a un juez el jueves para responder a preguntas sobre sus planes de crear un orfanato en República Dominicana.

Silsby dijo a los reporteros antes de la audiencia que es optimista. Coulter, quien tiene diabetes fue hospitalizada brevemente tras haberse desmayado el día anterior, pero dijo que se sentía mejor.

Una fuente del Aeropuerto Internacional de Miami indicó que el grupo arribó alrededor de la medianoche local y que prevé alojarse en un hotel para pasar la noche.

Los misioneros, liberados en la tarde del miércoles por un juez haitiano, habían partido en un vuelo militar estadounidense de Puerto Príncipe con destino a Miami.

"Los ocho están aquí. Fueron traídos por policías", confirmó a la AFP una empleada del hotel, consultada telefónicamente.

La situación de los misioneros estadounidenses era seguida de cerca por la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton.

La secretaria de Estado para la Salud Pública de Haití Claudy Gassant autorizó que los estadounidenses fueron liberados y salieran del país.

publicidad

Tras esa orden, el juez haitiano, Saint-Vil, les otorgó la libertad sin fianza en la tarde del miércoles a la mayor parte de los religiosos aunque sin retirarle los cargos.

'No quisieron delinquir'

Los estadounidenses, misioneros bautistas pertenecientes al New Life Children's Refuge, del estado de Idaho, noroeste de Estados Unidos, fueron detenidos el mes pasado cuando trataban de cruzar sin autorización, con 33 supuestos huérfanos haitianos, la frontera con República Dominicana.

Tras conocerse que algunos de los niños tenían padres, los abogados de los detenidos argumentaron que los bautistas no quisieron delinquir sino que intentaron actuar con generosidad y brindar su ayuda en medio de la catástrofe en Haití, que causó al menos 217,000 muertos.

Los padres de varios de los niños involucrados admitieron que habían entregado a los pequeños al grupo de bautistas porque no tenían como alimentarlos y cuidarlos.

El abogado defensor de los misioneros no ocultó su preocupación de que el juez Saint-Vil quisiera interrogar a los religiosos para determinar sus vínculos con otro asesor legal del grupo, Jorge Puello.

La policía de El Salvador está investigando a Puello por supuesto involucramiento en una red de tráfico sexual en la región, aunque el letrado negó las acusaciones.

Puello dijo que no tuvo ninguna relación con los misioneros estadounidenses antes que fueran detenidos por supuesto tráfico de niños.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad