publicidad

Leyes para evitar el fraude electoral o para limitar los votos

Leyes para evitar el fraude electoral o para limitar los votos

Este año los grupos no-partidistas que lancen sus campañas para registrar votantes enfrentarán un nuevo desafío, un rompecabezas de ley.

Voto latino

Por Luis Megid

Este año los grupos no-partidistas que lancen sus campañas para registrar votantes enfrentarán un nuevo desafío, un rompecabezas de leyes estatales que dificultan el proceso y están ya desanimando a potenciales votantes hispanos.

Desde la última elección presidencial un creciente número de legislaturas estatales ha venido aprobando leyes supuestamente diseñadas para prevenir el fraude electoral. Siete estados exigen ahora que los votantes muestren identificación con foto para participar en la elección, otros 27 lo están considerando. Alabama, Kansas y Tennessee piden además prueba de ciudadanía cuando la persona se va a registrar.

Para millones de votantes los requisitos son más que una molestia. Estudios estiman que más de 21 millones de estadounidenses no tienen una tarjeta de identificación del gobierno, entre ellos hay un desproporcionado número de minorías, gente pobre, ancianos y estudiantes. Los hispanos son particularmente vulnerables y las nuevas reglas pueden opacar su participación electoral y afectar resultados.

Nuevas reglas

Lo que preocupa a organizaciones como la Liga de Mujeres Votantes es que leyes como las aprobadas en Florida también limitan su habilidad para registrar votantes imponiendo severas penalidades a grupos que no cumplan con las nuevas reglas.

Elizabeth Pines, directiva de la Liga de Mujeres Votantes en el condado de Miami-Dade dice que ahora solo tienen 48 horas para entregar al condado la documentación de los nuevos votantes registrados. Si no lo hacen enfrentan multas de hasta cinco mil dólares y posibles condenas a prisión.

publicidad

Quienes apoyan las controvertidas leyes como el Secretario de Estado de Kansas Kris Kobach insisten en que el objetivo es evitar el fraude electoral. Pero no hay pruebas de que ese tipo de fraude sea un gran problema en el país. Una investigación del Departamento Federal de Justicia conducida entre el 2002 y el 2007 no encontró una sola persona que haya tratado de hacerse pasar por otra para votar en una elección. Entre 300 millones de votos que se contaron en ese periodo hubo solo 86 casos de fraude, principalmente inmigrantes y ex-convictos que no sabían que no debían votar.

Los críticos de las nuevas leyes sugieren que el real objetivo es limitar el voto de las minorías. El Advancement Project, una organización que aboga por la justicia social, dice en un reporte que “si los estados están preocupados por proteger la integridad electoral, deberían comenzar a asegurar que todos los ciudadanos elegibles tengan acceso al voto”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad