publicidad

La sudanesa condenada a muerte llegó a Estados Unidos

La sudanesa condenada a muerte llegó a Estados Unidos

La mujer de 26 años, sus dos pequeños hijos y su esposo cristiano Daniel Wani, fueron recibidos con flores.

La sudanesa Meriam Ibrahim Tehya Ishag fue sentenciada a muerte por sus creencias religiosas. Desde ese momento su vida se ha vuelto un calvario. Cada día que pasa va un paso hacia adelante para dejar su pasado. Uno de esos, agigantado, fue llegar a New Hampshire, Estados Unidos. Acompañada de su esposo de origen estadounidense y de sus dos hijos, fue recibida por el alcalde Michael Nutter.

"Es una luchadora por la libertad en el mundo", dijo el alcalde de Philadelphia, Michael Nutter.

La mujer de 26 años, sus dos pequeños hijos y su esposo cristiano Daniel Wani, ciudadano estaodunidense, siguieron su viaje a New Hampshire, donde Wani tiene familia.

Una mujer es condenada a muerte y 100 latigazos por profesar su fe Univision

Allí fueron recibidos con vítores, globos y banderas de Estados Unidos, agregaron los medios locales.

"No puedo describir este sentimiento", dijo su esposo, Daniel Wani.

Tras abandonar Sudán, la familia pasó ocho días en Roma, donde la mujer fue recibida por el papa Francisco. Además visitó el Coliseo e hizo varias compras.

Meriam está contenta por tantas muestras de cariño. Aunque no ha querido hacer declaraciones, lo que sí ha hecho es devolver las sonrisas a todos los que la están apoyando a su llegada a Estados Unidos.

Meriam Ibrahim, de padre musulmán, había sido condenada a muerte el 15 de mayo en virtud de la ley islámica en vigor en Sudán, que prohíbe las conversiones.

publicidad

Fue encarcelada junto a su hijo Martin, que entonces tenía 20 meses, y condenada a la horca por apóstata y además a cien latigazos por adulterio. Días después de su condena, dio a luz a su hija en prisión.

La interpretación sudanesa de la sharia, en vigor en Sudán desde 1983, considera “adulterio”  la unión entre una musulmana y un no musulmán.

La condena desató la indignación internacional y fuertes presiones contra Jartum. Finalmente la Corte de Apelaciones ordenó su liberación. Después de recibir la noticia se refugió en la embajada estadounidense en Jartum para luego viajar a Roma y de allí a Estados Unidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad