publicidad
Al cruzarse con uno de sus guardias suizos el Papa le dijo sonriendo “será una guerra”.

La respuesta de Francisco a la broma del Vaticano: “será una guerra”

La respuesta de Francisco a la broma del Vaticano: “será una guerra”

Fiel a su carácter bonachón y simpático, el Papa dijo sobre la broma del Vaticano: “será una guerra”.

Al cruzarse con uno de sus guardias suizos el Papa le dijo sonriendo “se...
Al cruzarse con uno de sus guardias suizos el Papa le dijo sonriendo “será una guerra”.

Fiel a su carácter bonachón y bromista, el papa Francisco respondió a la viñeta publicada por el Vaticano vía Twitter en la que se mostraba la graciosa rivalidad del Pontífice con la Guardia Suiza previó al partido entre Argentina y Suiza.

Antes del encuentro entre ambas selecciones, el Papa se cruzó por la mañana con uno de sus guardias a quien le aseguró sonriendo “será una guerra”.

Opina sobre esta nota en nuestros foros

Y aunque los miembros de la Guardia Suiza invitaron al Papa a ver el juego con ellos, Francisco les dijo que no podía, aunque durante todo el encuentro los guardias esperaron que de último momento Bergoglio apareciera, de acuerdo con la agencia de información vaticana i.media.

publicidad

Leer: El Vaticano se burla del Papa Francisco por el partido Argentina - Suiza

Los 110 hombres que conforman la Guardia Suiza pontificia y están al servicio de la seguridad del Papa se organizaron para no perderse ningún partido de la Copa Mundial en la que su selección cayó 1 a 0 ante Argentina en tiempo extra.

En las "barracas" del Ejército más pequeño y antiguo del mundo, reina una pantalla gigante que permite a los "soldados del Papa", en sus horas de descanso, vibrar al ritmo de los partidos del Mundial.

Por otro lado, los argentinos no dudan que detrás del triunfo albiceleste se encuentra la ayuda divina de Jorge Mario Bergoglio quien, no obstante su jerarquía, es un confeso apasionado del futbol en general y del San Lorenzo en particular.

Varios memes sobre la intervención del Papa en la victoria de Argentina hacen que cualquiera se doble de la risa, como uno donde un Bergoglio fantasmal patea el balón fuera de la portería argentina o uno donde el Pontífice reza concentrado con las palabras “Gracias Dios, te debo una” en alusión al triunfo albiceleste.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad