publicidad

La 'pingüina'

La 'pingüina'

Jorge Ramos opina sobre las elecciones presidenciales en la Repùblica Argentina y el sucesor o sucesora del presidente Néstor Kirchner.

La política en Argentina es una adivinanza. Y eso es precisamente lo que quiere el presidente Néstor Kirchner para confundir a sus opositores.

Las leyes electorales le permiten a Kirchner buscar la reelección por cuatro años más en los comicios del 28 de octubre. Pero también existe la posibilidad de que su esposa, la senador Cristina Fernández de Kirchner, sea la candidata del partido Justicialista.

Para eso sería necesario que su esposo renunciara a la reelección y le cediera a ella la candidatura peronista. Todo es posible.

Qué dice el presidente

Durante meses el presidente Kirchner ha dicho que un 'pingüino' o una 'pingüina' ganará las próximas elecciones, en referencia a la gélida provincia austral de Santa Cruz donde ambos se iniciaron en la política.

Cristina Fernández es una brillante y experimentada política y podría gobernar con mejor tino que su marido. Nada le atemoriza. Igual se reunió en el 2005 con Laura Bush, en Mar del Plata, que hace poco en París con la candidata presidencial socialista, Segolene Royal.

Sin embargo, Néstor y Cristina son un equipo.

En la pasada conmemoración de los 25 años del inicio de la guerra de las Malvinas el presidente Kirchner, inexplicablemente, no se presentó. Pero su esposa sí.

La senadora Fernández dijo, en un durísimo discurso, que era "una vergüenza" que Inglaterra, "una potencia que se dice defensora de los derechos humanos (tuviera) un enclave colonial en pleno siglo 21".

publicidad

Ella, así, había hablado por su esposo y por todos los argentinos.

Los Kirchner, como los Clinton, están a punto de iniciar una dinastía. Si las cosas les salen bien, podrían pasar juntos 16 años en la presidencia.

Nestor Kirchner -hay que decirlo- estabilizó un país que hace solo 6 años tuvo cuatro presidentes en 10 días. Y sigue construyendo.

La economía argentina crecerá este año más de un 8 por ciento. La bolsa de valores ya aumentó casi un 6 por ciento en lo que va del año. Google escogió a Argentina para lanzarse a la conquista de Latinoamérica.

Miles de trabajadores argentinos están dejando a las compañías privadas de jubilaciones para saltar al nuevo sistema estatal de pensiones.

Punto de encuentro

La actual Feria del Libro de Buenos Aires es una de las más diversas y divertidas del continente. Y las recaídas del futbolista Diego Maradona ya no son interpretadas como un reflejo del estado de ánimo del resto del país.

Ante una oposición dividida y debilitada, Néstor Kirchner puede darse el lujo de reelegirse o de escoger por dedazo a su mujer para que lo reemplace.

Las encuestas revelan que el hombre Kirchner pudiera reelegirse en la primera vuelta, y que la mujer Kirchner necesitaría una segunda vuelta para vencer. Pero los dos ganarían.

Argentina es un país de mujeres fuertes y de hombres que las admiran y obedecen. Conozco varias parejas así. Y el fenómeno de la piingüina' es parte del llamado síndrome de Evita.

publicidad

Evita Perón tuvo en enorme poder de 1946 a 1952. E Isabel Perón estuvo al frente del gobierno por un par de años tras la muerte de Juan Domingo Perón, en 1974.

Pero Cristina Fernández sería la primera argentina en llegar a la presidencia a través de elecciones. Hablaría muy bien de los argentinos (así como de los franceses y norteamericanos) que en las próximas elecciones eligieran a una mujer. Nunca lo han hecho.

Resulta increíble que mujeres en países como Nicaragua, Panamá y Chile se les hayan adelantado tanto.

Los escenarios

¿Qué va a pasar con los pingüinos? Hay dos árticos escenarios.

Uno es el del amor antes que el poder. El presidente Kirchner se va a esperar hasta el último momento para tomar una decisión. Y si las encuestas y los expertos dicen que su esposa puede ganar confortablemente, es posible que le regale la candidatura a Cristina con suma generosidad.

El otro escenario es más realista y, desde mi punto de vista, el más probable. Es el del poder antes que el amor. Kirchner se quedará cuatro años más en el poder y luego promoverá la candidatura de su esposa.

El riesgo es que la actual popularidad de Kirchner se diluya en su segundo mandato. Pero para entonces él y ella ya habrán disfrutado 8 años de poder. Y lo bailado nadie se los quita.

Al final de cuentas, todo quedará entre pingüinos.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad