publicidad
El senador Marco Rubio, republicano por Florida, es uno de los opositores a las medidas de Obama.

La nueva política cubana de Obama provocó divisiones en ambos partidos

La nueva política cubana de Obama provocó divisiones en ambos partidos

La iniciativa de Obama frente a Cuba enfrenta una oposición enérgica y provocó divisiones en ambos partidos.

El senador Marco Rubio, republicano por Florida, es uno de los opositore...
El senador Marco Rubio, republicano por Florida, es uno de los opositores a las medidas de Obama.

"Es tiempo de plantear una nueva estrategia con respecto a Cuba", proclamaba Barack Obama en 2008, durante la campaña presidencial. Seis años mas tarde, y dos años antes de dejar la Casa Blanca, el presidente decidió anunciar el restablecimiento de relaciones diplomáticas con la isla. Pero su iniciativa se enfrenta a una oposición enérgica de parte de los republicanos en el Congreso.

Las críticas provinieron sobre todo de republicanos, quienes dicen que la medida gratifica las políticas cubanas de represión, abusos de los derechos humanos y agresión, pero también hubo voces disidentes entre demócratas influyentes.

Los opositores hablaron de congelar los fondos necesarios para instalar una embajada en La Habana, bloquear la designación de un embajador y otras medidas similares. Pero si pudieran aprobar una ley en contra de la medida de Obama, el presidente podría vetarla y no habría votos suficientes en el Congreso para anular un veto.

publicidad

Uno de los primeros en salir primero a la palestra, fue el senador de origen cubano Marco Rubio, con aspiraciones de convertirse en presidenciable en la elecciones de 2016.

"Tengo planeado usar todas las herramientas a nuestra disposición como mayoría, para revertir la mayor cantidad posible de estos cambios", ha dicho.

Rubio añadió que los planteamientos de Obama no harán absolutamente nada por impulsar los derechos humanos y la democracia en Cuba.

Otro de los pesos pesados de los republicanos, Jeb Bush, criticó la nueva "extralimitación de la autoridad ejecutiva" de Obama y acusó al presidente de "recompensar a los dictadores cubanos" que almacenan un "historial catastrófico" de violación de los derechos humanos.

Mientras que John Boehner, republicano por Ohio y presidente de la Cámara de Representantes, dijo que en el anuncio de Obama "no hay ningún 'nuevo rumbo', sólo otra en una larga lista de concesiones sin sentido a una dictadura que trata con brutalidad a su pueblo y conspira con nuestros enemigos".

El presidente saliente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, el demócrata Bob Menéndez, se opuso también a la nueva política hacia Cuba.

Menéndez, hijo de inmigrantes cubanos, dijo que el régimen no va a cambiar simplemente porque Obama cree que si les tiende la mano, los hermanos Castro "abrirán sus puños".

publicidad

La libertad de Gross "no fue un acto humanitario del régimen de Castro", dijo Menéndez. "Fue el intercambio de espías condenados a cambio de un estadounidense inocente".

¿Podrían impedir los esfuerzos de Obama?

Sin embargo, algunos analistas dicen que los opositores a la inesperada medida del presidente Barack Obama tienen escasas posibilidades de impedir sus esfuerzos en el Congreso.

Si bien los republicanos controlarán las dos cámaras a partir del 6 de enero, habrá fuertes presiones de exportadores y el sector agrario "que verán oportunidades para comerciar con Cuba" para que los legisladores no obstaculicen la ampliación de las relaciones.

La Cámara de Comercio invirtió $35 millones de dólares en las elecciones de noviembre para llevar al Congreso a legisladores proempresariales, principalmente republicanos. Su presidente, Thomas J. Donohue, dijo que la medida de Obama "serán un gran avance para permitir el florecimiento de la libre empresa".

El apoyo de algunos a sus medidas anunciadas

Luego de 54 años sin relaciones diplomáticas, Obama dijo que levantará parcialmente las restricciones económicas y de viajes a la isla y buscará la colaboración del Congreso para poner fin al embargo comercial. Lo hizo después de un intercambio de prisioneros: el contratista estadounidense Alan Gross y un espía cubano presos en Cuba a cambio de tres espías cubanos presos en Miami.

publicidad

El senador demócrata Patrick Leahy, uno de los tres legisladores que fueron a Cuba para acompañar el regreso de Gross, elogió la medida de Obama.

Leahy, el demócrata de mayor jerarquía en la comisión que supervisa la ayuda exterior, dijo que durante años ha escuchado al Congreso decirle a los presidentes, "sean inflexibles con Cuba, que los Castro caerán en cualquier momento".

"Se lo dijeron al presidente Kennedy, al presidente Johnson, al presidente Nixon, al presidente Ford, al presidente Carter... ya ven a qué me refiero", dijo Leahy. "El hecho es que siguen ahí. El hecho es que Cuba sigue ahí".

Pero el senador Jeff Flake, quien también fue a Cuba para acompañar el regreso de Gross, dijo que no se debe considerar la medida de Obama como una concesión.

"Tengo la sensación de que la mayoría de mis colegas piensan que ya era hora" de adoptar una posición más moderada hacia Cuba. "La medida sin duda es correcta, y a una medida correcta generalmente sigue una política correcta", dijo Flake.

El senador Dick Durbin, demócrata por Illinois, dijo que "abrir la puerta al comercio, los viajes y el intercambio de ideas con Cuba creará una fuerza de cambio positivo en Cuba que durante más de 50 años nuestra política de exclusión no consiguió".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El relanzamiento del Nokia 3310 después de 17 años es una de las propuestas más curiosas, además Blackberry vuelve también al ruedo tecnológico con el KEYone un poderoso móvil con capacidad de enfrentarse a cualquiera de sus adversarios. Por su parte LG impulsa su nuevo LGG6 un teléfono de una sola pieza a prueba de agua.
La entrega del último galardón de la noche fue una verdadera confusión. Se leyó 'La la land' en vez de 'Moonlight', al parecer porque la tarjeta entregada a los presentadores no era la correcta. La película que finalmente fue reconocida con la estatuilla tomó a actores y directores por sorpresa quienes corrieron al escenario para aceptar el premio.
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
publicidad