publicidad
La Navidad trae consigo para algunos estrés y depresión.

La Navidad no siempre trae felicidad, para algunos trae estrés y depresión

La Navidad no siempre trae felicidad, para algunos trae estrés y depresión

La depresión es uno de los males más comunes de nuestra época y puede agudizarse en la temporada navideñas.

La Navidad trae consigo para algunos estrés y depresión.
La Navidad trae consigo para algunos estrés y depresión.

Miami - La depresión es uno de los males más comunes de nuestra época y cuyos síntomas pueden agudizarse en la temporada navideñas, especialmente entre quienes se ven en situaciones de estrés o los que están lejos de sus familias y tradiciones, aseguran expertos.

La temporada navideña es probablemente la más agitada del año por las compras, reuniones sociales y obligaciones familiares que dejan a muchas personas agotadas y con la sensación de agobio.

Si a esto se le añade, en caso de los inmigrantes, el estar alejado de su hogares y tradiciones, se puede caer en un cuadro de depresivo, dijo en entrevista la doctora Francisca Azócar, vicepresidenta de Investigación y Evaluación de la Unidad de Ciencias de Salud Mental de Optum, parte del la compañía de seguros médicos United Health Group.

publicidad

Según datos recientes de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), uno de cada diez adultos estadounidenses experimentan síntomas de depresión, y son los negros y los hispanos los grupos que más la padecen.

Una época de mucha presión

La doctora Azócar, que junto a un equipo de investigadores estudia la depresión y sus efectos en la vida diaria y la productividad, afirmó que a pesar del ambiente festivo, hay una tendencia a la depresión.

“Uno piensa que la gente anda feliz, pero no es así para todo el mundo. Es una época con mucho estrés, presión en la familia y obligaciones porque uno sigue trabajando y a eso se agregan las reuniones, cenas, regalos. Mucha gente termina agobiada y resentida”, afirmó la psicóloga chilena, graduada de la Universidad de Berkeley.

“Para los que hemos inmigrado a este país y dejado atrás parte a la familia y las amistades, cuando llegan las navidades se convierten para muchos en un periodo penoso por la pérdida de la unión familiar. Pero también esta época es muy dura para quien ha visto morir a un ser querido durante el año”, señaló.

Desde el punto de vista clínico, Azócar destacó que “del estrés a la depresión no hay mucho trecho, especialmente cuando hay ciertos problemas o no se tiene un soporte emocional”.

La especialista apuntó que, según su experiencia, en diciembre y enero hay un aumento en las llamadas a las líneas de emergencia de prevención de suicidios.

publicidad

Las señales de la depresión

Por ello, destacó, es importante estar atentos y reconocer las señales que pueden ser síntomas de depresión, como la tristeza prologada, la incapacidad de sentir placer, la alteración de los hábitos alimenticios, la irritabilidad, el aumento del sentido de la culpa, el insomnio o disminución de la libido.

“Son una serie de síntomas que también pueden empeorar si la persona padece enfermedades crónicas como la diabetes, los problemas coronarios y obesidad, males muy comunes dentro de la comunidad hispana”, afirmó.

Azócar aclaró que es normal sentir tristeza, agobio o estrés en esta época y que es importante discernir entre las personas saludables pero estresadas, las que efectivamente tienen indicios clínicos de depresión y las que tienen ya pensamientos suicidas.

“Hoy en día hay tratamos de hacer tantas cosas a la perfección e intentamos mantener a todo el mundo contento que las situaciones nos sobrepasan, entonces ya las cosas ya no se hacen por una razón agradable sino porque se tienen que hacer”, opinó.

Por eso, la doctora hace un llamado a la reflexión para que en estas fiestas las personas hagan un recuento del año y analicen cómo se sienten y por qué.

“Durante las fiestas yo le recomiendo a las personas hacer listas para organizarse y cumplirlas, fijarse límites respecto a las expectativas de los demás, establecer un presupuesto familiar y aprender a delegar las obligaciones”, recomendó.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad