publicidad
Altares en honor a las víctimas y los heridos en la tragedia de Tucson se levantaron frente al hospital donde están siendo atendidos los heridos.

La masacre que viene

La masacre que viene

La masacre que viene

Altares en honor a las víctimas y los heridos en la tragedia de Tucson s...
Altares en honor a las víctimas y los heridos en la tragedia de Tucson se levantaron frente al hospital donde están siendo atendidos los heridos.

Armas al alcance de todos

Esta es la historia de cómo un intento de diálogo terminó con un disparo en la cabeza. Desafortunadamente no es un hecho aislado. Ha ocurrido en el pasado y, si nada cambia rápida y radicalmente, se volverá a repetir muy pronto.

Lo único que quería hacer la congresista Gabrielle Giffords el sábado pasado por la mañana era reunirse con posibles votantes frente a un supermercado en Tucson, Arizona. Pero Jared Loughner, cargando toda la intolerancia del mundo y con una pistola, terminó con el diálogo y con la vida de seis personas, incluyendo una niña de nueve años de edad.

¿Por qué ocurrió esto? Primero lo obvio. Por que el joven blanco de 22 años de edad pudo conseguir una pistola semiautomática que le permitió disparar en múltiples ocasiones sin tener que recargar el arma.

publicidad

Es facilísimo comprar rifles y pistolas en Estados Unidos. La segunda enmienda de la constitución estadounidense lo permite. Ese derecho tenía sentido en 1791. Pero en el 2011 ya no. Es necesario poner muchas restricciones a aquellos que quieran adquirir armas de fuego. Pero muy pocos políticos se atreven a proponerlo por el temor de ser atacados por el influyente National Rifle Association (NRA) y ser objeto de sus campañas durante las elecciones.

Pero por no limitar apropiadamente el acceso a las armas tenemos masacres como la de Tucson. Y la del Tecnológico de Virginia. El 16 de abril del 2007 un estudiante mató a 32 personas con dos pistolas.

Miles de esas mismas armas, de fácil acceso en Estados Unidos, son las que terminan en manos de narcotraficantes mexicanos.

Esa anticuada pero aún poderosa tradición política es en parte responsable por los miles de muertes en ambos lados de la frontera.

Sería fácil culpar de locos y desbalanceados a Jared Loughner y a Cho Seung Hui, quien perpetró la masacre del 2007 en Virginia. Quizás lo eran. Pero hay mucho más. Tenemos que reconocer que hay problemas sociales que permiten este tipo de comportamiento y que van más allá del fácil acceso a las armas.

Estados Unidos está viviendo un terrible período de intolerancia. Republicanos y Demócratas se atacan frecuentemente en público. La radio y la televisión están llenos de comentarios cargados de odio y de prejuicios. El diálogo está siendo reemplazado por el enfrentamiento y el conflicto. Los gritos dominan sobre los argumentos razonados.

publicidad

No es coincidencia que la última masacre haya ocurrido en Arizona. Fue ahí donde se aprobó hace poco una ley (SB-1070) que discrimina en contra de latinos e inmigrantes.

“Arizona”, dijo el sheriff del Condado de Pima, Clarence Dupnik, “se ha convertido en la meca del prejuicio y la discriminación”. Tiene razón. La masacre de Tucson es parte de una creciente cultura que promueve la intolerancia y la violencia.

Hay más. No podemos subestimar el factor guerra. A muchos sorprende que un jóven como Jared Loughner haya provocado una matanza como esta. Pero Jared y millones de jóvenes norteamericanos están creciendo en un país que está involucrado en dos guerras (Irak y Afganistán).

Ellos crecieron viendo a los adultos y a los líderes de su país resolver sus problemas y diferencias con otros por la fuerza. Eso es lo que vieron por televisión, repitieron en juegos de videos y aprendieron de niños. Y al crecer basta uno solo, armado con una pistola y algunos prejuicios, para ocasionar una matanza. 

Me parece magnífico y aleccionador el llamado a la cordura y a la civilidad por parte de muchos políticos y líderes de opinión tras la masacre de Tucson. Pero una vez que pase este ciclo noticioso, mi temor es que este tipo de tiroteos se repitan. Una y otra vez.

Todas las condiciones están dadas para otra matanza en Estados Unidos: las guerras como contexto, el creciente clima de intolerancia política, una crisis económica que exacerba los ánimos y millones de armas disponibles por muy pocos dólares. Todo esto es preámbulo de la masacre que viene.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Like most children in this country, Arlette Espaillat is fighting to improve her reading comprehension skills. This is especially difficult for Arlette: she moved to the US from the Dominican Republic only two years ago, and she cannot yet read at the level that experts recommend for her grade. Here is her story.
publicidad