publicidad

La mamá del adolescente baleado en Missouri asegura que no iba armado

La mamá del adolescente baleado en Missouri asegura que no iba armado

El chico muerto a tiros por la policía de Saint Louis, Missouri llevaba un sandwich en su mano, asegura mamá.

Syreeta Myers, mamá del joven muerto a tiros por un policía de Saint Louis, Missouri, asegura que su hijo no iba armado, como aseguran las autoridades. En cambio, dijo a la agencia The Associated Press, llevaba un sandwich en la mano cuando recibió los disparos.

Vonderrit Myers, de 18 años, recibió 17 tiros de un agente de 32 años que estaba patrullando el barrio de Shaw para una empresa de seguridad privada, a unas 10 millas de Ferguson, donde hace dos meses murió a tiros otro joven afroamericano a manos de la policía.

De acuerdo a las autoridades, el agente vio a tres hombres salir corriendo y por la forma de correr de uno de ellos (Vonderrit Myers), todo parecía indicar que iba armado, así que lo siguió. El joven se acercó al policía en actitud agresiva y se produjo un altercado.

Sam Dotson, jefe de la policía de St. Louis dijo que el joven disparó contra el agente, quien se defendió con su arma, matando al joven de 18 años.

Las pruebas balísticas de la escena indicaban que Vonderrit hizo tres disparos al policía antes de que su arma se atascara, señaló Dotson, añadiendo que también se había recuperado el arma.

publicidad

El agente realizó 17 disparos, dijo Dotson, indicando que no sabía cuántos habían alcanzado al sospechoso o por qué había realizado tantos disparos. El agente no resultó herido.

"Una investigación determinará si el comportamiento del agente fue apropiado", dijo en la comisaría de policía.

Personas que se presentaron como familiares del hombre fallecido dijeron después al St. Louis Dispatch que no iba armado.

Dotson describió al agente como un veterano con seis años de experiencia en el Departamento, y dijo que el fallecido era un hombre negro de 18 años.

De acuerdo a documentos de la corte en línea, Vonderrit Myers fue sentenciado en junio en St. Louis por uso ilegal de un arma, delitos menoes y resistencia a la autoridad.

Este suceso ocurre a dos meses de que Michael Brown, otro chico afroamericano, fuera muerto a tiros por el agente Darren Wilson.

Manifestantes anunciaron arreciar las protestas si no se resuelve pronto este caso, al que ellos llaman, una injusticia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad