publicidad

La huella y el sello de Rubén Salazar

La huella y el sello de Rubén Salazar

María Elena Salinas opina sobre Rubén Salazar, el periodista hispano honrado por EU con un sello postal.

Después de todo, si un rostro va a aparecer en una estampilla que viajará por el mundo representando a nuestro país, debe ser que de alguien que ha dejado un legado que nos llene de orgullo.Finalmente, la junta asesora de ciudadanos concedió ese tan merecido honor a Rubén Salazar. El México-Americano es uno de cinco periodistas cuyos nombres e imágenes fueron colocados en una nueva serie de estampillas lanzadas por el Servicio Postal de Estados Unidos.Salazar en bien conocido entre muchos periodistas y activistas latinos. Hay una escuela, un parque y una biblioteca con su nombre. Becas y premios de periodismo son entregados honrando su memoria. Hasta un corrido se le ha dedicado. Y ahora tiene un sello postal y hasta su propio día en la ciudad de Los Ángeles.Un verdadero héroePara algunos Salazar fue un gran periodista que documentó las luchas de los latinos durante casi dos décadas, para otros fue más que eso: un verdadero héroe norteamericano.Salazar comenzó su carrera como periodista en El Paso, Texas, y después se mudo al sur de California donde trabajó como reportero, corresponsal extranjero y columnista para el diario Los Ángeles Times. Fue también director de noticias en la estación de televisión en español KMEX.Su vida fue apagada a los 42 años al ser alcanzado en la cabeza por un proyectil de gas lacrimógeno cuando cubría una protesta en contra de la guerra de Vietnam en el Este de Los Ángeles, el 29 de agosto de 1970. Las autoridades sostienen que fue un accidente. Otros aseguran que él era el blanco debido a su periodismo crítico.Artículos que no muerenMucho se ha dicho de Rubén Salazar, de su cobertura valiente y su estilo incisivo, de su dedicación a informar y a cubrir los hechos de la comunidad latina y, por supuesto, del último sacrificio que pagó por su trabajo.Pero para captar realmente la esencia del legado que dejó en el campo del periodismo, en particular entre los latinos, le di un vistazo profundo a sus escritos y lo que encontré es realmente revelador.El primer artículo escrito por Salazar que encontré fue escrito hace exactamente 53 años para El Paso Herald Post. El 9 de mayo de 1955 Salazar documentó su experiencia en lo que él llamó una "Cámara de Horrores". Pasó 25 horas en la cárcel de manera clandestina y denunció las condiciones inhumanas en que vivían los presos y la invasión de drogas dentro de la prisión. Algo parecido a algunas de nuestras cárceles de hoy.

publicidad

Cuando

revisé más de su trabajo me di cuenta que muchos de los temas sobre los

que escribió y las atrocidades que denunció son muy semejantes a los

asuntos que preocupan a la comunidad latina hoy en día.De

hecho, si cambiáramos las fechas y nombres en las historias y columnas

escritas por Salazar, nos daríamos cuenta que muy poco ha cambiado a

través de los años.A comienzos de los años sesenta Salazar

escribió acerca del despertar político de los México-Americanos y su

falta de representación política. Escribió acerca de temas fronterizos,

inmigración, la disputa sobre la supuesta "invasión" de trabajadores

agrícolas y del programa Bracero.A mediados de los sesenta

Salazar escribió ampliamente acerca de las tensiones entre latinos y

afro-americanos, llamados Negros antes que fuera políticamente

incorrecto usar el término, y también sobre el pobre estado de nuestro

sistema educativo.Los artículos más fuertesAlgunos

publicidad

de sus artículos más fuertes fueron escritos durante el llamado

Movimiento Chicano en 1969 y 1970. Los latinos ya no sólo se quejaban

por no tener su debido lugar en la sociedad, sino que comenzaban a

tomar cartas en el asunto. Había protestas, marchas, huelgas y paros. Y

Rubén Salazar estuvo allí, en primera fila para documentarlo todo, no

solamente con pluma y papel, sino también con cámaras y micrófonos.Salazar

preparó el terreno para muchos periodistas latinos quienes han seguido

sus pasos y escriben hoy en día acerca de los mismos asuntos que le

inquietaban hace casi 40 años.Una vez le preguntaron en una

entrevista si él era un periodista de abogacía y respondió: "¿Usted

quiere decir que si abogo por mi gente que ha sido silenciada por el

resto de la prensa? Si eso es periodismo de abogacía, entonces soy

culpable de hacerlo".Por su valor, por su búsqueda implacable

de la verdad y por pagar el más alto precio en el proceso, Rubén

Salazar merece tener un sello postal y mucho más en su honor.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad