publicidad

La fiebre del Super Bowl contagia hasta a Obama

La fiebre del Super Bowl contagia hasta a Obama

Los ojos de millones de personas en todo el mundo estarán atentos al Super Bowl XLVII. Y entre esos millones de personas está Barack Obama.

El presidente de EEUU compartió foto

Los ojos de millones de personas en todo el mundo estarán atentos al Super Bowl XLVII. Y entre esos millones de personas se contará también a los del presidente Barack Obama.

El mandatario de Estados Unidos, quien ha sido calificado en publicaciones como el hombre más poderoso del mundo, hará por unas horas a un lado las múltiples preocupaciones que debe tener un mandatario de su calibre, para centrar su atención en el esperado juego.

Obama mismo compartió su emoción a través de su cuenta de Twitter, a donde subió una imagen donde se le ve listo, vestido muy formal, y con su balón en las manos.

El presidente se unirá al evento que rompe todos los récords de rating en televisión y que tiene los anuncios publicitarios más esperados y caros de la televisión.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad