publicidad

La ejecución del salvadoreño Alfredo Prieto es contraria a derechos humanos, dice UE

La ejecución del salvadoreño Alfredo Prieto es contraria a derechos humanos, dice UE

La ejecución en Virginia de Alfredo Prieto el pasado jueves fue contraria a los derechos humanos, consideró este viernes la Unión Europea.

La ejecución en Virginia de Alfredo Prieto el pasado jueves fue contraria a los derechos humanos, consideró este viernes la Unión Europea (UE).

En un comunicado, el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) señaló que la ejecución del reo, pese a las indicaciones de que sufría discapacidad mental “es contraria a las normas de derechos humanos ampliamente aceptadas y a los estándares mínimos establecidos de acuerdo con el derecho internacional de los derechos humanos”.

"Las numerosas llamadas de clemencia, incluidas las de la UE, no fueron escuchadas", añade.

LEA TAMBIÉN: EEUU autoriza la ejecución del salvadoreño Alfredo Prieto en Virginia

El SEAE reconoce, no obstante, la gravedad de los crímenes de que se le acusaban, pero sostiene que en cualquier caso la UE se opone a la aplicación de la pena capital en cualquier circunstancia e insta a su abolición universal.

Sobre Prieto, de 49 años, pesaban tres condenas a muerte por otros tantos asesinatos cometidos entre 1988 y 1990.

Su ejecución fue la primera aplicación de la pena de muerte en el estado de Virginia desde hace casi tres años, y la primera por inyección letal desde 2011.

Sus últimos momentos

Alfredo Prieto mantuvo, durante sus últimos momentos de vida, la misma mirada pasiva, y a la vez desafiante, negándose a mostrar algún remordimiento o arrepentimiento. Entre sus últimas palabras estuvo, como si fuese un atleta profesional, un agradecimiento a sus seguidores, para luego decir: “Acabemos con esto de una vez”.

publicidad

Entró a la cámara de la muerte a las 8:52 de la noche el jueves. Fue declarado muerto a las 9:17. Varios testigos observaron intensamente, algunos familiares de las víctimas acompañados de amigos. Unas 18 personas, también funcionarios y periodistas, miraron a través de un cristal.

Antes de encontrarse con la muerte, Prieto recibió en la correccional de Greensville la visita de Teodora Alvarado, su madre, así como sus hermanos Yolanda Loucel y Guillermo Prieto. También acudió un capellán. No está claro si la familia se quedó para la ejecución, ni tampoco si Alfredo pidió perdón por sus pecados.

Prieto pidió que no se revelara el menú de su comida final.

El salvadoreño pasó más de una década en el corredor de la muerte en San Quintín.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad