publicidad
Obama dice que profesa la fe cristiana, pero muchos creen que es musulmán.

La cruz de Obama, su fe cristiana

La cruz de Obama, su fe cristiana

La cruz de Obama, su fe cristiana

Obama dice que profesa la fe cristiana, pero muchos creen que es musulmán.
Obama dice que profesa la fe cristiana, pero muchos creen que es musulmán.

La derecha capitaliza con dudas

WASHINGTON, DC - La derecha de EU, animada tras su demostración de fuerza en un mitin en Washington, ha reavivado las dudas sobre la fe cristiana del presidente Barack Obama como el arma infalible contra los demócratas a meses de unas reñidas elecciones.

Desde que llegó a la Casa Blanca, los críticos más acérrimos de Obama han dirigido al jefe de Gobierno duros calificativos, como "socialista", una palabra maldita en el vocabulario estadounidense, o "no estadounidense", según una teoría que duda de la validez de su certificado de nacimiento.

Y también "racista", en palabras de Glenn Beck, el presentador que reunió, junto a la ex candidata republicana a la vicepresidencia, Sarah Palin, a miles de personas en un controvertido mitin el sábado pasado en Washington que arrastró a los seguidores del Tea Party, un movimiento popular conservador.

publicidad

Pero el epíteto "musulmán" es el que más ha confundido a los estadounidenses y que ha maltrecho los credenciales religiosos de Obama en un país donde más del 78 por ciento de su población se declara cristiana.

Según una reciente encuesta del centro de investigación Pew, un 43 por ciento no sabía qué religión profesaba Obama y un 18 por ciento pensaba que era musulmán.

El segundo porcentaje era incluso mayor al 12 por ciento de 2008 cuando, en plena campaña electoral, empezaron las teorías de la derecha que advertían de que bajo su apariencia cristiana se escondía, en realidad, una fe musulmana.

Tras la concentración del sábado, Beck puso de nuevo el dedo en la yaga frente a las cámaras de la cadena conservadora Fox.

"La gente no reconoce su versión de la cristiandad", manifestó la figura mediática que apela a Dios en sus discursos y que convoca rezos matutinos diarios a sus oyentes en las ondas.

En el plató televisivo, sus palabras revivieron el debate que la derecha ha espoleado desde que Obama empezó a ganar notoriedad pública.

Esta vez Beck volvió a cuestionar el pensamiento religioso del presidente que, en su opinión, se basa en una "teología de la liberación".

"Es todo sobre víctimas y victimización. Opresores y oprimidos. Reparaciones, no arrepentimiento. Colectivismo, no salvación individual. No sé qué es, algo que no es musulmán ni cristiano", se explicó.

publicidad

"Es una perversión del evangelio de Jesucristo como la mayoría de los cristianos lo conocen", concluyó.

Para Obama, que ha reiterado su afiliación cristiana a lo largo de su carrera y ha profundizado en ella en sus libros, defenderse de estas acusaciones es una pérdida de tiempo.

"No voy a estar preocupándome demasiado sobre los rumores que flotan por ahí fuera. Si me paso todo mi tiempo dedicándome a eso, entonces no podría trabajar mucho", respondió en una entrevista a NBC el mismo domingo.

La polémica vuelve semanas después de que Obama defendiera el derecho de los musulmanes a practicar su fe en EEUU, incluso cuando se trata de "construir un sitio de oración y un centro comunitario en propiedad privada en el Bajo Manhattan".

Sus palabras aterrizaron en pleno debate en Nueva York sobre el proyecto de una mezquita a dos manzanas del lugar donde fueron derribadas las Torres Gemelas en los atentados cometidos por extremistas islamistas el 11 de septiembre de 2001.

A poco más de dos meses de las elecciones legislativas en las que los demócratas se juegan sus puestos en el Congreso, esa cruz que pesa sobre Obama incomoda aún más a algunos demócratas.

Los más escépticos siguen preguntándose por qué Obama y su esposa, Michelle, siguen sin encontrar una iglesia de la que hacerse feligreses y acudir con regularidad en Washington.

publicidad

Y ante las dudas, que llegan desde todos los frentes, la Casa Blanca reiteró el pasado 19 de agosto que Obama es un "devoto cristiano" que reza "todos los días".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad