publicidad

Juzgarán derecho a tener armas

Juzgarán derecho a tener armas

Unos 8 mil estudiantes se han unido al grupo Estudiantes en favor del porte de armas, para defenderse de ataques.

Movimiento de 8 mil estudiantes

WASHINGTON - Grupos de estudiantes en Estados Unidos están exigiendo que se les permita portar armas en los predios universitarios, afirmando que es necesario para la defensa propia.

En la actualidad, unos 8 mil estudiantes a nivel nacional se han unido al grupo Students for Concealed Carry on Campus (Estudiantes en favor del porte de armas encubierto en las universidades), para defenderse de ataques.

La organización comenzó a crecer luego del tiroteo ocurrido en abril en la universidad Virginia Tech, donde un estudiante asesinó a 32 personas y luego se suicidó.

Cada estado norteamericano, excepto Illinois y Wisconsin, permite alguna forma de portar armas. Un total de 36 estados otorgan permisos a prácticamente cualquiera que acate las normas. La mayoría exigen que los solicitantes tengan al menos 21 años de edad y que completen un curso sobre el uso de armas.

Al mismo tiempo, muchos estados prohiben que quienes reciben permiso de porte de armas las lleven a campos universitarios. Y en estados donde la decisión corresponde a las autoridades universitarias, casi todas las instituciones académicas prohiben el porte de armas.

Utah es el único estado que expresamente permite a los estudiantes ir con armas, aunque no pueden exhibirlas.

Piden cautela

Los campos universitarios son diferentes de otros sitios públicos donde se permite el porte de armas. Miles de adolescentes viven en recintos cerrados, enfrentando fuertes presiones sociales y a nivel académico. Muchos usan drogas o alcohol.

publicidad

W. Gerald Massengill, presidente del panel independiente que investigó la matanza de Virginia Tech, dijo que ese panorama obliga a ser muy cauteloso a la hora de permitir el porte de armas en las universidades.

Nadie cree que la existencia de estudiantes armados en Virginia Tech hubiera podido reducir la cifra de muertos causados por alguien como el alumno Seung-Hui Cho.

"Soy un firme partidario de la Segunda Enmienda", dijo Massengill, aludiendo a la enmienda constitucional que autoriza a todo ciudadano a portar armas, aunque la intención de los padres fundadores era armar a los ciudadanos en defensa de la nación.

"Pero nuestra sociedad ha cambiado ... y el sentido común indica que no es buena idea tener revólveres disponibles", añadió Massengill, ex jefe de la policía estatal de Virginia.

Supremo revisará prohibición

Por otro lado, el Tribunal Supremo de Estados Unidos revisará por primera vez en 70 años si la prohibición de llevar armas cortas, vigente en varios estados y en Washington DC, es incompatible con la Constitución del país.

La Segunda Enmienda de la Constitución reza: "Siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado libre, no se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas".

Por ello, el Alto Tribunal tendrá ahora que decidir si la segunda enmienda de la Constitución protege el derecho de los ciudadanos estadounidenses a poseer armas o, por el contrario, establece el derecho colectivo de los estados a mantener milicias.

publicidad

El Tribunal Supremo anunció que revisará una sentencia de la Corte Federal de Apelaciones en la que se establece que el Distrito de Columbia, donde se encuentra la capital de EU, no puede prohibir a los ciudadanos llevar armas, basándose en la segunda enmienda de la Constitución.

Los responsables del Distrito de Columbia, sin embargo, defienden su derecho a prohibirlo, y temen que la interpretación que ha hecho la Corte Federal de Apelaciones de la Constitución pueda obligarles a derogar la ley que prohíbe el uso de pistolas y revólveres en la ciudad desde hace 31 años.

La disputa tiene su origen en una demanda que fue presentada por Dick Anthony Heller, un guardia de seguridad, después de que el Distrito de Columbia rechazó su solicitud de guardar su pistola en su casa para poder protegerse si fuera necesario.

Momento decisivo

El Tribunal Supremo emitirá su sentencia en un momento decisivo de la política estadounidense, que está ya centrada en las campañas electorales y que encontrará en la decisión de la Corte un jugoso tema que polarizará los debates.

Los partidarios de controlar el uso de las armas argumentan que la enmienda fue establecida para asegurar que los estados puedan mantener milicias, en respuesta al miedo que tuvieron en el siglo XVIII de tener que hacer frente a un Gobierno federal todopoderoso.

Mientras, aquellos que están a favor del derecho a llevar armas alegan que el artículo en cuestión otorga a los ciudadanos el derecho de llevar armas para uso privado, incluido para la defensa propia.

publicidad

Una mirada 70 años después

La última decisión del Tribunal Supremo sobre esta materia data de 1939, respecto de un caso de una escopeta recortada.

El dictamen del Alto Tribunal apoyó entonces la teoría del derecho colectivo pero no resolvió el fondo de la cuestión, según varios expertos en derecho constitucional.

El propio presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, dijo en la audiencia de confirmación de su nombramiento en 2005 que la "correcta interpretación del segundo artículo de la Constitución era todavía un tema pendiente".

Washington DC prohibió el uso de armas cortas (revólveres y pistolas) en 1976 con el argumento de que la ley fue concebida para reducir la violencia en la capital de EU.

Escucharán argumentos

Todos los argumentos El Ayuntamiento dijo entonces que la prohibición era justificada porque "armas de fuego no tienen un uso legítimo en un entorno puramente urbano, como es el Distrito de Columbia".

El equipo defensor de Washington DC prepara sus argumentos, entre ellos uno que señala que la prohibición es constitucional porque si bien limita la elección de armas de fuego no prohíbe a los ciudadanos del todo poseer armas, puesto que los rifles y las escopetas están permitidas si se guardan bajo llave o desarmadas.

Además, las empresas pueden tener armas cortas como forma de protección propia. Chicago tiene una ley similar, pero pocas otras prohibiciones sobre armas de fuego son tan estrictas como la de Washington DC.

publicidad

El Tribunal Supremo escuchará los argumentos de ambas partes a principios del año que viene, posiblemente en febrero o marzo, y decidirá a finales de junio, según el calendario previsto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad