publicidad

Juicio a policía en Denver

Juicio a policía en Denver

Un juez ordenó llevar a juicio al departamento de policía de Denver por la muerte hace tres años de un anciano hispano paralítico.

Méritos suficientes

DENVER, Colorado - Un juez federal de Denver ordenó llevar a juicio al Departamento de Policía de esta ciudad, por la muerte hace tres años de un anciano hispano paralítico quien fue baleado en su cama por un agente que confundió una lata de soda con un arma.

En un veredicto dado a conocer este martes, el juez de distrito Lewis T. Babcock rechazó algunos de los puntos incluidos en la demanda judicial de la familia de Frank Lobato, pero consideró que había méritos suficientes como para que un jurado escuche el caso.

El 11 de julio de 2004, el agente Ranjan Ford entró por una escalera al segundo piso de la casa en la que vivía Lobato, durante un operativo para buscar a un individuo que ya no estaba en esa residencia.

Lobato, quien tenía 63 años, sufría de varios padecimientos por adicciones y por haber vivido en la calle, hasta que su familia lo llevó a su vivienda en el oeste de Denver, donde permanecía recluido.

Lata de soda

Según los investigadores, Lobato, al verse sorprendido por la inesperada presencia de un policía dentro de su habitación, hizo un movimiento con sus brazos mientras tenía en su mano una lata de bebidas gaseosas.

Ford asumió que era un arma y disparó contra el anciano, quitándole la vida.

Aunque ese incidente llevó a cambiar los procedimientos que utiliza la policía de Denver tanto para ingresar a una vivienda como para usar sus armas reglamentarias, el juez Babcock consideró que el caso de Lobato debía proceder sobre la base que la policía no ofrecía en aquella época suficiente capacitación a sus agentes sobre cómo y cuándo usar fuerza mortal, ni castigaba adecuadamente a los uniformados que usaban fuerza excesiva.

publicidad

Ingreso ilegal

El magistrado también dictaminó que, de acuerdo con las investigaciones hasta ahora realizadas, el ingreso de Ford en la casa de Lobato fue ilegal, y que tanto Ford como sus supervisores pueden ser acusados de uso excesivo de fuerza.

El 21 de julio de 2004, el alcalde de Denver, John Hickenlooper, pidió públicamente perdón por la muerte de Lobato y prometió acelerar las investigaciones internas de la policía.

Pero, cuando la sanción para Ford fue sólo una suspensión de 50 días, la familia de Lobato presentó una demanda contra el Departamento de Policía de Denver.

Tras el fallo de Babcock, el alcalde Hickenlooper mantuvo una sesión a puertas cerradas con los concejales de Denver para debatir las alternativas de resolución del caso.

Por su parte, Kenneth Padilla, abogado de la familia Lobato, dijo que el nuevo fallo es "una reivindicación" de Lobato, y agregó que la decisión de Babcock debería impulsar a nuevos cambios en la policía de Denver.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad