publicidad

Jueza ordena revelar videos de cómo alimentaban a la fuerza a un preso en Guantánamo

Jueza ordena revelar videos de cómo alimentaban a la fuerza a un preso en Guantánamo

Las videocintas muestan cómo militares estadounidenses alimentaron a la fuerza a un prisionero en huelga de hambre.

Una jueza federal ordenó la divulgación de los videos que muestran la alimentación forzada de un preso en Guantánamo. En las cintas se pude ver cómo el sirio Abu Wa'el Dhiab, preso desde 2002, es sacado de su celda y alimentado mediante una sonda a través de la nariz.

La decisión de la jueza Gladys Kessler sucede luego de que un número creciente de organizaciones de medios de comunicación -incluyendo a The Associated Press y The Guardian- pidieran la liberación de los videos. Pero las cintas permanecerán selladas hasta que algunos detalles, incluidos rostros y voces, sean editados.

"Estamos muy satisfechos por esta decisión, lo que permitirá al pueblo estadounidense ver con sus propios ojos este tipo de abusos. Una vez que la verdad salga a la luz, creemos que estas terribles prácticas llegarán a su fin", dijo a AP el abogado de Dhiab, Jon Eisenberg.

En agosto pasado la jueza había hecho a un lado las objeciones del Departamento de Justicia y le ordenó al gobierno entregar 34 videocintas de un prisionero en huelga de hambre en la Base Aeronaval de Guantánamo, Cuba.

Los abogados de Dhiab han denunciado este trato como abusivo y dicen que el gobierno estadounidense ya ha autorizado su liberación.

Con apenas 70 kilos de peso, el preso sirio luce demacrado para un hombre de casi dos metros de estatura. Está pálido y débil, tan letárgico que, según su abogada, tuvo que tenderse en el suelo durante una reunión con ella en la cárcel de la base naval de Guantánamo, en Cuba.

publicidad

Una larga huelga

Abu Wa'el Dhiab, de 43 años, inició una huelga de hambre hace 18 meses en protesta por estar detenido por tiempo indeterminado y sin cargos. Hace unos cinco meses le dijeron que iría a Uruguay junto con otros cinco presos de Guantánamo, pero pasan los meses, la transferencia está estancada y su relación con las autoridades militares se ha deteriorado al punto de volverse violenta en ocasiones.

En julio, el Pentágono notificó al Congreso que en 30 días transferiría a Dhiab y otros cinco presos de Guantánamo "otros tres sirios, un tunecino y un palestino" a Uruguay, donde el presidente izquierdista José Mujica, que fue preso político, ofreció recibirlos como gesto humanitario.

Sin embargo, la transferencia a Uruguay no se realizará en el futuro próximo.

El 15 de agosto Kessler impuso una orden restrictiva temporal que ordenaba a las fuerzas armadas dejar de alimentar a Dhiab a la fuerza. El teniente coronel del Ejército Todd Breasseale, portavoz del Departamento de Defensa, ha dicho que sólo alimentan a los reos en contra de su voluntad para mantenerlos con vida y que eso se apega a todas las leyes vigentes.

Algunos prisioneros en Guantánamo se han declarado en huelga de hambre desde hace años para protestar por su confinamiento. Las fuerzas armadas los alimentan a la fuerza con una mezcla líquida de nutrientes a través de un tubo nasal cuando los médicos deciden que es necesario. Las autoridades ya no dan a conocer cuántos de los 154 prisioneros en la base están en huelga de hambre y cumplen los requisitos para que los alimenten a la fuerza.

publicidad

En total hay 136 videocintas de Dhiab. La jueza eligió las 34 cintas porque son "muy pertinentes", incluidas tanto el retiro forzoso del prisionero de su celda como la alimentación forzosa.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad