publicidad

Intoxicados en Virginia Tech

Intoxicados en Virginia Tech

Estudiantes volvieron a clases entre el amargo recuerdo del tiroteo de abril y una intoxicación en residencia estudiantil.

Con monóxido de carbono

WASHINGTON - Los estudiantes de la Universidad Politécnica de Virginia (Virginia Tech) comenzaron las clases entre el amargo recuerdo del tiroteo ocurrido en abril y una intoxicación de gas en un apartamento estudiantil por la que cinco personas fueron hospitalizadas, dos de ellas en estado grave.

La tragedia de Virginia Tech

Un día antes de que comenzaran las clases y se inaugurara un monumento conmemorativo del tiroteo que este año causó la muerte de 33 personas, con el autor de la masacre incluido; se produjo una intoxicación de monóxido de carbono en un apartamento que compartían cinco estudiantes en las inmediaciones del campus.

Al parecer el escape de gas se produjo durante el fin de semana por una válvula defectuosa del calentador de agua del apartamento, pero los cinco afectados no fueron descubiertos hasta el domingo por la mañana cuando un vecino llamó para quejarse del olor, informó el capitán de la Policía de Blacksburg (Virginia), Bruce Bradberry.

Dos de los cinco estudiantes afectados, ambos de 19 años y que cursaban su segundo año universitario, permanecen en estado grave en el Hospital de la Universidad de Virginia, en Charlottesville, según un portavoz del hospital.

Las otras tres víctimas se encuentran hospitalizadas y con diagnóstico estable en el Centro Médico de la Universidad Duke, en Durham (Carolina del Norte).

publicidad

Además de los ocupantes del apartamento, al menos otras 18 personas que residían en el mismo edificio donde ocurrió el escape fueron hospitalizadas durante el domingo debido a síntomas de intoxicación de gas, pero fueron dadas de alta ese mismo día.

Entre el amargo recuerdo de la tragedia y el susto por el recién ocurrido accidente, los estudiantes se preparaban hoy para la presentación de un monumento que recordará para siempre en el campus las muertes de 27 estudiantes y cinco profesores del centro.

Monumento conmemorativo

El monumento conmemorativo, situado dentro del campus, consta de 32 piedras con los nombres de las víctimas grabadas sobre ellas y colocadas en semicírculo.

Estas rocas, de la misma caliza gris de con la que están construidos muchos de los edificios universitarios, reemplazan a las colocadas por un grupo de estudiantes frente al aulario "Norris Hall", donde ocurrió el tiroteo, durante los días posteriores a la tragedia.

Con el fantasma de la masacre aún viva en la memoria, la Politécnica de Virginia se ha equipado con medidas de seguridad tales como cerrojos en el interior de las clases, seguridad 24 horas en las puertas de las residencias o un sistema de recepción de mensajes de texto de emergencia de la universidad.

Los "Hokies", como se conoce a los estudiantes de la universidad por ser ese el nombre que reciben sus equipos deportivos, tratan de volver a la normalidad y reanudar las clases rodeados del recuerdo de un episodio que nunca olvidarán.

publicidad

El pasado 16 de abril ocurrieron dos tiroteos en la Universidad Politécnica de Virginia que dejaron tras de sí un saldo de 33 muertos, incluido el agresor, que se suicidó después de perpetrar los disparos.

Las autoridades identificaron al autor de la masacre como Cho Seung Hui, un surcoreano de 23 años, inmigrante legal, que estudiaba en la universidad y considerado por los que le conocían como "solitario".

Investigaciones posteriores y una serie de videos y cartas que el asesino envió a una cadena de televisión estadounidense demostraron que Cho, que había estado bajo tratamiento por problemas mentales, premeditó y cometió el asesinato a conciencia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad