publicidad
.

Inmigración, la "papa caliente" logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9b...

El tema de los indocumentados en Estados Unidos se ha convertido en una "papa caliente" para los precandidatos.

Inmigración, la "papa caliente"

Inmigración, la "papa caliente"

El tema de inmigración se ha convertido en una "papa caliente" entre los precandidatos presidenciales de ambos partidos en la campaña.

El tema de los indocumentados en Estados Unidos se ha convertido en una...
El tema de los indocumentados en Estados Unidos se ha convertido en una "papa caliente" para los precandidatos.

El espinoso tema de la inmigración, y qué hacer con los más de 12 millones de indocumentados que residen en Estados Unidos, resurgió con fuerza en los últimos días a raíz de la propuesta del gobernador de Nueva York, Eliot Spitzer, de otorgar licencias de conducir a personas que carecen de papeles de inmigración.

La propuesta fue retirada finalmente por el gobernador, pero se estimaba que afectaría a unos 150 mil indocumentados en todo el estado. Spitzer aducía que convertiría a las calles y carreteras de Nueva York en más seguras, al tiempo que reduciría el costo de los seguros de automóviles.

Pero muchos creen que una medida como ésta solo le hace la vida más fácil a quienes han quebrantado la ley y residen en este país sin papeles. Semejante oleada en contra de esta propuesta, sacudió de alguna manera los rieles de campaña de algunos contendientes presidenciales, como los de la demócrata Hillary Clinton, quien hace unos días ofreció una respuesta más que ambigua durante un debate, cuando se le preguntó si estaba o no de acuerdo con la propuesta de Spitzer.

publicidad

Mientras tanto, y sobre el mismo tema, el precandidato demócrata Barack Obama dijo que la propuesta de Spitzer "es una idea razonable".

Por el lado de los republicanos, Mitt Romney y Rudy Giuliani -quienes encabezan las encuestas- han endurecido sus propuestas respecto del tema migratorio, y han dejado atrás posturas mucho más amigables hacia los inmigrantes sin papeles.

Sin ir más lejos, Giuliani, quien como alcalde de Nueva York estuvo de acuerdo con que la ciudad fuera un "santuario" para los inmigrantes indocumentados -cuando la policía no coopera con el servicio de inmigración en la detección de indocumentados-, cambió de parecer: hace unos días prometió que de ser electo presidente de Estados Unidos, en tres años acabaría con los indocumentados.

Para el columnista de El Nuevo Herald de Miami, Alejandro Gómez, el problema es que cuando el país está en crisis, la xenofobia hierve.

"La gasolina pasó los $3, la situación con los préstamos hipotecarios... son síntomas que ponen a la comunidad de mal humor. Y todo esto, fogoneado por los opinadores", dijo el periodista a Univision Online a través de la consulta telefónica.

"¿Qué pasa con esto? Pasa que los candidatos dejan de ser estadistas para convertirse en seguidores de opinión. Y caen en un discurso antiinmigrante, que no resiste el menor análisis. Ni un solo terrorista del 11 de septiembre cruzó la frontera con México", añadió.

publicidad

"Por otro lado -siguió Gómez- después de un año de redadas, no hay quien recoja el tomate y la lechuga en California. Como se dice en Washington DC, si sacamos a los indocumentados, no comemos".

En una directa crítica a los vaivenes en las posturas de los precandidatos sobre el tema de inmigración, Gómez sentenció que "no se puede ser seguidor de encuestas. Es muy fácil demonizar a los inmigrantes".

"Un suicidio"

En tanto, Marifeli Perez-Stable, del grupo Diálogo Interamericano, con sede en Washington DC, aseguró que darle la espalda a los inmigrantes de ascendencia latina "es un suicidio" ya que recordó que la mayoría de los votantes latinos se encuentra en los estados más importantes, como California, Illinois, Florida, Nueva York y Texas.

"El voto latino ya llegará como maduro en 2008. Y va a pesar como nunca". Por el lado de los demócratas, dijo que "están tratando de navegar entre dos aguas; por un lado, la clase trabajadora que se siente marginada por la migración. Y aquí, en este grupo, es donde Hillary Clinton tiene su fuerza. Y ellos se sienten muy confundidos con esta cuestión de la inmigración. Y por otro lado, están los latinos".

El tema de inmigración no es polémico desde solo hace unos días. Siempre ha sido una espina de considerable grosor en el talón del poder político de este país.

publicidad

Mientras en California hubo iniciativas para instaurar el inglés como idioma oficial del estado y para otorgar licencias de conducir a indocumentados, que causaron divisiones en todos los ámbitos, en otros estados pareció aumentar el número de propuestas de leyes antiinmigrantes, como las que prohibían a dueños de propiedades alquilar departamentos o viviendas a personas que no tuvieran papeles de inmigración.

"En lo personal, digo que el tema de inmigración ha sido una papa caliente desde el 2005, luego pasó al Congreso de 2006 y la propuesta fue derrotada en 2007", señaló Sergio Bendixen, reconocido encuestador de Miami, Florida, cuando fue consultado por Univision Online. "Ahora, los políticos de ambos partidos tienen una postura muy cuidadosa sobre inmigración".

Opinó que al voto hispano "no se lo ve ni organizado ni entusiasmado sobre el tema. Por un lado, tenemos a CNN, a Fox y a las radios, que se dirigen a unos 30 millones de votantes, que hablan inglés, que no quieren a los inmigrantes. Pero del otro lado, no hay nada. Tenemos entonces, 30 millones contra un vacío".

"En una situación así, la dinámica está contra el inmigrante. Y lo que tenemos es que el presidente está calladito, los demócratas están como asustados y los republicanos, quieren guerra", finalizó.

Habrá que ver si, como vaticinaba Groucho Marx, las medidas inmigratorias que tomen quienes lleguen al poder sean las equivocadas. O las acertadas. No es para menos, ya que más de 12 millones de hombres y mujeres aún esperan una respuesta.

publicidad

Una mirada a los sitios de internet de los cuatro primeros precandidatos de ambos partidos -Demócrata y Republicano- ofrece una idea de sus posturas respecto de una variedad de temas.

Sobre inmigración, éstas son sus posturas:

Demócratas:

Hillary Clinton: Está a favor de una reforma migratoria, con énfasis en la reunificación familiar, que favorezca a los millones de indocumentados que residen en Estados Unidos.

Barack Obama: También favorece una reforma migratoria, que benefice a los indocumentados, siempre y cuando paguen multas y demuestren manejo del inglés.

John Edwards: A favor de una reforma de las leyes de inmigración que posibiliten el camino de la residencia a los millones de indocumentados, previo pago de multas y demostración de que dominan el idioma inglés.

Bill Richardson: Favorece la reforma migratoria que le dé estado legal a los millones de indocumentados que ya residen en el país, junto al reforzamiento de la seguridad en las fronteras.

Republicanos:

Rudolph Giuliani: En las últimas semanas, ha resaltado que acabaría con el problema de la migración indocumentada y que se debe reforzar la seguridad en la frontera.

Fred Thompson: Resalta que se debe mejorar la seguridad en las fronteras para frenar la migración indocumentada.

Mitt Romney: A favor de un muro en la frontera y de incrementar la inmigración legal a Estados Unidos. En contra de las ciudades que ofrecen protección a los indocumentados (conocidas como "santuario").

publicidad

John McCain: A favor de asegurar la frontera para evitar el flujo de la migración indocumentada.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
La nueva sheriff del condado de Travis, Sally Hernández, desató una pelea con el gobernador Greg Abbott al anunciar que su condado no cumplirá ciertos 'detainers' de inmigrantes: "Nuestra cárcel no puede ser vista como un tanque de retención de ICE".
El presidente Donald Trump firmó para iniciar el retiro del propuesto Acuerdo Transpacífico, cumpliendo así con otra de sus promesas de campaña y 18 muertos es el saldo de un sistema de tormentas que han afectado al sur de Georgia y Mississippi.
El portavoz del gobierno de Trump intenta suavizar su relación con los medios tras unas declaraciones polémicas sobre la comparación de multitudes que asistieron a la toma de posesión de Donald Trump el pasado 20 de enero y la de Barack Obama en enero de 2009.
El incidente ocurrió en un avión de Alaska Airlines que cubría la ruta de Baltimore a Seattle. El video fue publicado por Scott Koteskey, un partidario del presidente Donald Trump que venía de celebrar la investidura del magnate inmobiliario.
publicidad